60 DÍAS DE PRUEBA
Hasta terminar la semana de FlexiSpot
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Trucos para no sobrecargarte en el trabajo antes de coger vacaciones

10 agosto, 2022

Para muchos profesionales, independientemente del sector en el que operen, que se acerquen las vacaciones es sinónimo de estrés. Qué incongruencia, ¿no te parece? Y es que para poder tener ese descanso merecido y esperado durante todo el año, las semanas previas a esos días libres pueden convertirse en una tortura. Toca atar bien los cabos, finalizar los proyectos y, en definitiva, poner todo a punto para poder irse de vacaciones sin nada pendiente. Pero esa sobrecarga de trabajo puede llegar a atormentar al trabajador. ¿Te sientes identificado?

Hay empleos en los que llega el día 1 de agosto y simplemente ya no se va a la oficina porque empiezan de manera oficial las vacaciones. Son unos pocos los afortunados que se mueven en este escenario. Sin embargo, para muchos trabajadores, atisbar el mes de agosto significa una carrera contrarreloj. Los profesionales independientes seguro que se sienten identificados, pues quizás no se pueden permitir el lujo de estar dos semanas de vacaciones y, entonces, el truco está en adelantar todo el trabajo posible para ese periodo. Efectivamente, el trabajo se multiplica por dos, lo que puede conducir a episodios de estrés, como es lógico.

Entonces, sí, por fin llega el primer día de vacaciones, pero es tal el cansancio que tenemos encima que necesitamos unos días para aclimatarnos a este bendito descanso. En tiempos de teletrabajo y de empleos freelance esto es el pan de cada día, pues esa necesidad de adelantar trabajo antes de coger las vacaciones es cada vez más común. ¿Hay algo que se pueda hacer? La buena noticia es que sí. He aquí unas cuantas recomendaciones.

1. Ser previsor

En un contexto como el descrito, es imperativo anticiparse a las vacaciones. Esto significa sentarse varias semanas antes con el propósito de dibujar una panorámica del escenario. En este punto, cabría preguntarse qué va a suponer esa semana o dos semanas de ausencia en términos de trabajo. Una vez calculadas las tareas de ese periodo, un primer consejo es ir abordándolas. Pero, eso sí, con la suficiente antelación. No en vano, no es lo mismo darse un atracón la última semana que ir racionando ese trabajo pendiente durante el mes anterior a las vacaciones. Por supuesto, esta recomendación va para aquellos profesionales que no pueden permitirse dejar un par de semanas sin cubrir.

2. Hablar con los compañeros

Aunque trabajes en remoto, es esencial que siempre mantengas una buena relación con tus compañeros. De este modo, podrás contar con ellos cuando lleguen tus merecidas vacaciones. A pesar de que tus obligaciones sean solo tuyas, nunca está de más que te echen una mano en las tareas más urgentes. Así, podrás irte de viaje y desconectar al máximo, pues tendrás la tranquilidad de que alguien está respondiendo por ti.

3. No ser demasiado exigente

Para no sobrecargarte en el trabajo antes de coger vacaciones, es importante que te detengas un momento y no te pongas metas demasiado exigentes. Eres una persona y no un superhéroe, ¿de acuerdo? Fijar los objetivos muy altos lo único que va a desencadenar es una mayor ansiedad y un mayor estrés. Entonces, en este punto es fundamental que seamos conscientes de dónde están nuestros límites y, por supuesto, estemos pendientes de no sobrepasarlos.

4. Centrarse en el presente

A menudo los episodios de estrés llegan porque nos agobiamos de pensar todo lo que tenemos por delante. Por esta razón, una recomendación que podemos darte es que te centres en el presente, en el ahora. Recuerda que lo que está por llegar llegará, así que no vale la pena estresarse con antelación. Cada día intenta llegar a las metas fijadas sin pensar en el mañana.

5. Hacer deporte

Un último consejo que podemos trasladarte es que por muy ocupado que estés, nunca abandones las buenas costumbres. Realizar ejercicio físico puede suponer la única válvula de escape que te impedirá no estallar, por lo que no debes dejar de hacerlo. Después de una jornada laboral frenética, lo que más te ayudará serán precisamente esos instantes de desconexión en los que estarás tan pendiente del dolor muscular que te olvidarás por unos minutos de tus obligaciones laborales.

Afrontar las semanas previas a las vacaciones no es fácil. No son precisamente las semanas más sencillas del año, pues son muchas las tareas pendientes que se van acumulando y que es preciso darles salida. La planificación es, entonces, la clave, aunque también la toma de conciencia de que existe un límite. Desde FlexiSpot te deseamos unas buenas y relajadas vacaciones. Te aconsejamos priorizar la salud en tu entorno de trabajo y, por ello, te animamos a echar un vistazo a las soluciones de mobiliario ergonómico de nuestro catálogo. ¡Prepárate para septiembre!