60 DÍAS DE PRUEBA
Hasta terminar la semana de FlexiSpot
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Contratar candidatos para trabajar en remoto: las mejores (y peores) preguntas a hacer en la entrevista

24 agosto, 2022

En FlexiSpot somos conscientes de que las tendencias laborales han cambiado. El teletrabajo era una fórmula que tarde o temprano iba a imponerse, si bien es obvio que la emergencia sanitaria de la Covid-19 ha acelerado las cosas. En un escenario como este, no queda otra que adaptarse y obrar en consecuencia. En el artículo de hoy queremos ponernos del lado de las empresas en busca activa de candidatos para trabajar en remoto. Aún nos encontramos en un terreno desconocido para muchos, de ahí que te ofrezcamos una pequeña guía para la entrevista de trabajo con el futuro empleado.

¿Cuáles son las preguntas básicas a realizar para saber si te encuentras enfrente del mejor trabajador para afrontar sus obligaciones en remoto? También es preciso que conozcas aquellas cuestiones que es mejor no formular en la entrevista de trabajo, aunque a priori sí parezcan una buena idea.

Las mejores preguntas para captar candidatos en remoto

Con el teletrabajo aún en ciernes, es posible que cueste un poco de esfuerzo identificar a los mejores candidatos para trabajar a distancia. Por eso, te enumeramos una serie de cuestiones que puedes formular como reclutador en la entrevista.

1. “¿Tienes habilidades de autogestión?”

En trabajos a distancia, no cabe duda de que los empleados deben ser más autónomos y disciplinados que nunca. No en vano, no se hallan en un entorno laboral convencional en el que pueden preguntar inmediatamente cualquier duda a sus compañeros de área o a su jefe. La primera clave para el éxito del teletrabajo es la autogestión, es decir, la capacidad para gestionar el tiempo para la consecución de objetivos.

2. “¿Por qué quieres trabajar en remoto?”

Otra de las preguntas mejores a realizar en la entrevista es acerca del interés del candidato para trabajar a distancia. ¿Por qué cree que es lo mejor? En su opinión, ¿cuáles son las ventajas de esta fórmula? Asimismo, puedes aprovechar para indagar en la situación concreta del empleado y así averiguar un poco más sobre su estilo de vida.

3. “¿Cómo definirías la manera en la que te comunicas?”

Al trabajar en remoto, la comunicación debe ser fluida entre los miembros del equipo para asegurar que el trabajo salga adelante. En estos escenarios, es deseable que los empleados sean proactivos. Es posible que el teletrabajo suponga cierto aislamiento, pero nos referimos solo al físico, pues la idea es que la comunicación sea el eje vertebrador.

4. “¿Por qué quieres trabajar en la compañía?”

Se trate de una oferta de trabajo remoto o no, esta pregunta es básica en toda entrevista laboral. Y es que ¿no te apetece saber qué mueve al aspirante a querer formar parte de tu empresa? Con esta cuestión, asimismo, descubrirás qué sabe el candidato sobre la compañía y el trabajo de investigación que ha realizado. Un candidato que menciona la cultura de la empresa es uno a considerar seriamente.

Las preguntas que no necesitas hacer en la entrevista

En la otra cara de la moneda, lo cierto es que hay preguntas cuya respuesta, aunque te parezca que sí, no van a aportar demasiada información valiosa. Te citamos a continuación aquellas cuestiones de las que es mejor prescindir en una entrevista de trabajo.

1. “¿Cómo es tu oficina en casa?”

Aunque tengas curiosidad por saber cómo es el espacio que el futuro empleado ha dedicado en casa para trabajar, la realidad es que es aconsejable evitar esta pregunta. No en vano, puede generar incomodidad en el aspirante y, además, es posible que tengas delante a alguien de alma nómada que prefiere ir de aquí para allá mientras afronta sus obligaciones. Que el trabajo salga adelante es lo único que debería preocuparte.

2. “¿Dónde te ves en los próximos 10 años?”

Esta es una pregunta muy habitual en los procesos de selección, si bien no significa que sea apropiada. La actualidad nos ha demostrado precisamente que no se pueden hacer planes, pues lo que sirve ahora nada tiene que ver con lo que vendrá en unos 5 o 10 años. ¿Quién te iba a decir a ti en el año 2015 que en 2022 estarías trabajando en remoto y no pisarías jamás una oficina?

3. “¿Cuál es tu punto débil?”

Otra de las clásicas en las entrevistas de trabajo. La pregunta de cuál es la mayor fortaleza suele venir acompañada de cuál es la peor virtud. Al ser tan común, es normal que los entrevistados tengan bien preparada la respuesta. Otros, por su parte, es posible que se pongan a la defensiva. Una posible alternativa a esta cuestión puede ser pedirle al solicitado que relate una situación inesperada en una empresa anterior y preguntarle cómo pudo superarla con éxito.