60 DÍAS DE PRUEBA
VIVA ESPAÑA 10%DTO EN TODO: ES2024
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Consejos para afrontar la vuelta a la rutina

26 octubre, 2022

Después de los días de vacaciones es complicado retomar la actividad laboral. Este hecho, que provoca un malestar los primeros días, pero que hay gente que le puede durar incluso semanas, se denomina síndrome postvacacional.

“El regreso a la realidad” moviliza los mecanismos psicológicos de adaptación y de defensa y puede manifestarse con síntomas físicos como cansancio, dolores musculares, falta de apetito, somnolencia, taquicardia, sensación de falta de aire, falta de concentración, tristeza, ansiedad, irritabilidad, molestias de estómago e insomnio.

Compartimos algunos consejos para que la vuelta al trabajo se te haga más llevadera y no te veas afectado por dicho síndrome.

Retomar la rutina antes de volver a trabajar

En vacaciones solemos prescindir de los horarios y de las rutinas, por lo que una de las cosas que más cuesta de la vuelta al trabajo es adaptarse de nuevo a madrugar. Por ello es recomendable que un par de días antes se comiencen a retomar las rutinas, levantándose de forma gradual un poco más temprano y recuperando los horarios de las comidas y de sueño que se adaptan a nuestro trabajo. También podemos ir planeando las actividades de ocio que realizaremos a lo largo del año laboral.

Buscar el lado positivo

Tener una buena actitud es clave para aceptar la vuelta a la rutina. Para ello debes visualizar el trabajo de forma positiva, enfocándote en los aspectos positivos que supone volver, como puede ser ver de nuevo a tus compañeros. De esta forma también evitas tener una actitud de queja permanente. 

Para reforzar las relaciones sociales en la oficina y que así la vuelta se te haga más llevadera, puedes proponer una reunión informal a tus compañeros, en la que comentar vuestras vacaciones y compartir ideas sobre los nuevos proyectos laborales.

Establece nuevas metas

La vuelta al trabajo siempre puede ser un momento de renovación, perfecto para marcarse nuevos objetivos. Si planeas aquellas cosas que quieres cambiar y conseguir a largo plazo, encontrarás la motivación diaria para adaptarte a las exigencias laborales y tener un mayor grado de implicación.

Igualmente se puede aplicar esto a las personas estudiantes, ya que volver de las vacaciones es un momento para planear nuevas metas y luchar por conseguir tus objetivos.

Decora tu espacio de trabajo

Ya sabes que en tu espacio de trabajo vas a pasar mucho tiempo. Por ello, es imprescindible que conviertas este lugar en un sitio confortable y agradable para ti. Si estás cómodo, estarás más motivado. Una de las formas de sentir ese confort es incorporar elementos que te generen bienestar, por ejemplo, las plantas reducen el estrés y aumentan la productividad.

Repartir las tareas domésticas

La vuelta al trabajo no solo implica la jornada laboral, sino que conlleva planificar, en el tiempo libre que queda, las tareas domésticas. Si compartimos esta responsabilidad con toda la familia, la carga será menor, y sentiremos menos ansiedad por tener menos tiempo al haber retomado la rutina laboral.

Sigue un estilo de vida saludable

La vuelta al trabajo también es una oportunidad para establecer una rutina saludable, en la que dediques un tiempo a realizar deporte, lo que también te ayudará a reducir los niveles de estrés que te pueda producir el trabajo.

Con solo media hora al día que dediques al ejercicio ya podrás sentir sus beneficios. También es importante no descuidar la alimentación y mantener una dieta equilibrada.

La alimentación debe ser ordenada, rica en frutas, verduras y cereales, pobre en grasas y azúcares y con proteínas principalmente magras. Si nos sentimos saludables, tendremos más energía y una mejor actitud para hacer frente a las complicaciones laborales.

Volver al teletrabajo

Si tu vuelta al trabajo significa que vas a realizar tus tareas desde tu hogar, los consejos no son muy diferentes. Igualmente necesitarás ser disciplinado en cuanto a horarios y a rutinas, también deberás crear un espacio ordenado y cómodo que sientas como propio y debes encontrar tu tiempo libre para desconectar y realizar actividades de ocio.

En cuanto a las relaciones sociales, puedes contactar vía online con tus compañeros para evitar el aislamiento.

Ten paciencia con tu vuelta

El reajuste a la vida laboral debe hacerse de manera progresiva, sin forzar ningún cambio. Poco a poco conseguiremos alcanzar tanto nuestros objetivos personales como el cumplimiento de las exigencias laborales.

Paulatinamente se podrán ir retomando aquellas actividades de nuestro agrado para garantizar nuestro esparcimiento, debemos fomentar día a día los hábitos de vida saludable y usar la ansiedad por el futuro como semilla para la planificación y la puesta en marcha progresiva de nuestros proyectos.

En definitiva, se trata de ser consciente de que, en la mayoría de los casos, el síndrome postvacacional solo dura unos días, y no hay que darle mayor importancia, ya que es normal sentir alguna molestia por el reajuste de los ritmos a los horarios habituales.