60 DÍAS DE PRUEBA
VIVA ESPAÑA 10%DTO EN TODO: ES2024
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Cómo los espacios de trabajo ergonómicos aumentan la productividad

11 marzo, 2024

¿Sabías que la productividad y la comodidad están estrechamente relacionadas? ¿Y que el teletrabajo mal gestionado puede hacer que la eficiencia se reduzca? De estos temas hablaremos a continuación.

Vamos a ir al grano. La ergonomía aumenta la productividad en un 25 %. No lo decimos nosotros, sino las estadísticas, pero estamos convencidos de ello. Si lo piensas bien, tiene su lógica. Pasamos ⅓ de nuestra semana al frente de nuestras obligaciones, sea haciendo teletrabajo o en la oficina. Esto significa unas cuantas horas semanales que se convierten en miles al año. ¿Cómo acaba tu cuerpo y mente si tu espacio de trabajo no reúne las condiciones de confort mínimas? Está claro que todo resulta mucho más sencillo si el entorno en el que nos movemos es cómodo.

Al hablar de ergonomía y de confort en el trabajo nos referimos a una serie de elementos, como el mobiliario de oficina, por supuesto, pero también a la iluminación o el nivel de ruido.

Elementos clave para mejorar la productividad

Vamos a ver los elementos más importantes que entran en juego en lo que respecta al rendimiento en el trabajo.

Los colores

Quizás nunca se te había ocurrido, pero los colores son clave para rendir en el trabajo. Aunque una oficina en rosa chicle te parezca de lo más innovadora y coqueta, al final no es la más recomendable porque tarde o temprano puede resultar cargante. Hay otros colores que favorecen la relajación, como las tonalidades marrones o beige, mientras que otros estimulan la concentración, como los verdes o azules.

La iluminación

La luz natural potencia la productividad. He aquí otra verdad como un templo. Esta invita a la concentración y hace que la vista sufra menos si, por ejemplo, la luz artificial no es la apropiada o si esta es escasa.

El puesto de trabajo

Que la mesa y silla de oficina sean cómodas se traducirá en un plus para tu bienestar y productividad. ¿Qué se le exige a una mesa de trabajo? En primer lugar, una superficie amplia sobre la que poder trabajar, pero también una altura correcta. En este sentido, la mejor idea es disponer de un escritorio regulable en altura, pues permite alternar periodos de estar sentado con otros de estar de pie. De este modo, podrás cambiar de posición cuando lo necesites, lo que te permitirá enfocarte en tus tareas y no en la rigidez de tus articulaciones.

En este contexto, te hablamos del escritorio elevable E7, una fantástica opción para tu home office. ¿Qué tiene de especial? Por ejemplo, su enorme estabilidad incluso en movimiento gracias a que está fabricada en materiales robustos como el acero al carbono. Se regula en un rango de altura de 58 a 123 cm, adaptándose a todo tipo de usuarios, y tiene una capacidad de carga de 125 kg. ¡No se le puede pedir más!


--shopstart--{"id":230001,"link":230001,"name":"Mesa Elevable de 3 Secciones E7","shortName":"E7","url":"//s3.springbeetle.eu/prod-eu-s3/trantor/attachments/ES/E7W+Bamboo.jpg","salePrc":469.99,"originalPrc":469.99,"itemFootMarkType":"CUSTOMIZE","itemFootMarkInput":"-150€"}--shopend--

En lo que respecta a la silla de oficina, la ergonomía debe ser su seña de identidad. Busca un modelo con respaldo sólido, pero a la vez adaptable. Sería interesante que incorporase elementos como reposacabezas, reposabrazos y ajuste del respaldo.

El entorno

Por último, es importante que el entorno en el que trabajamos sea motivador. Por ejemplo, hay que evitar trabajar en áreas donde el nivel de ruido es demasiado elevado, dado que esto acabará agotándonos y generándonos estrés y ansiedad. De igual modo, el entorno debe contar con la climatización adecuada, lo que significa que no debe hacer ni mucho frío ni mucho calor. Una temperatura extrema repercutirá negativamente en nuestro rendimiento laboral.

Otras formas de elevar la productividad

Acabamos de ver los elementos básicos para ser más productivos en el trabajo, estrechamente relacionados con la ergonomía y confort de los espacios. Eso sí, hay otros detalles que también pueden ayudarte a concentrarte y a estar más motivado durante la jornada laboral.

● Escuchar música. Para estimular la concentración, una buena idea puede ser escuchar música. Eso sí, esta debe ser instrumental para evitar distracciones.

● Llevar una buena alimentación. Tu productividad no depende en exclusiva del entorno laboral, sino también de tu estilo de vida y, en concreto, de tu alimentación. Mantener una dieta saludable se traduce en una mayor eficiencia.

● Centrarte en una única tarea. No intentes abarcar todas las cosas que tienes que hacer porque acabarás no terminando ninguna.

● Hacer ejercicio. Volvemos a las estadísticas para confirmar cómo la práctica de deporte nos vuelve más productivos. Hacer ejercicio al menos 4 veces por semana aumenta la eficiencia en un 300 %.

Como ves, la productividad es la suma de varios elementos. Si necesitas que te echemos una mano en lo relacionado con el mobiliario de oficina, te animamos a revisar nuestro catálogo.