60 DÍAS DE PRUEBA
VIVA ESPAÑA 10%DTO EN TODO: ES2024
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Cómo evitar ir al quiropráctico

19 enero, 2023

Acudir a un quiropráctico es algo que se está volviendo cada vez más común con cada año que pasa. ¿Y por qué ocurre? Bueno, dadas nuestras formas modernas de trabajar desde casa, además del hecho de que los trabajadores de oficina pasan, como promedio, un 75% de sus vidas sentados, nuestra postura y articulaciones han estado sufriendo como resultado. Ya sea dolor de espalda, dolor de hombros, dolor de cuello o simplemente encontrarte cada vez más encorvado en tu vida normal, al igual que lo harías estando frente a tu ordenador, ir al quiropráctico parece ser una decisión inteligente para tu bienestar físico.

¿Qué es un quiropráctico?

Un quiropráctico es un profesional de la salud clínicamente capacitado que trabaja con tu cuerpo para corregir problemas como la mala postura, la curvatura de la columna y otros dolores y molestias. Cuando tengas una consulta con un quiropráctico, es probable que tome radiografías de tu cuerpo y verifique si hay problemas como curvatura, degeneración y desalineaciones. Es posible que puedan diagnosticar la causa subyacente de un dolor de espalda o rigidez en el cuello. También pueden ser muy útiles si has tenido un trauma físico como un accidente automovilístico, ya que pueden ayudar con problemas como el latigazo cervical. Un quiropráctico puede cobrar entre 30 y 300 € por sesión, por lo que, aunque es útil, el proceso de ver uno regularmente puede ser costoso. Por ello, lo mejor es intentar evitar a toda costa tener que acudir al quiropráctico, quizás con la ayuda de un mobiliario ergonómico como el que ofrece Flexispot.

¿Funciona?

Aunque visitar a un quiropráctico no puede solucionar todos tus dolores y molestias, puede hacer cosas notables para aliviar el dolor y, de hecho, diagnosticar la fuente de los problemas de dolor. Pongamos como ejemplo el dolor lumbar, que es una de las condiciones más comunes tratadas todos los días por quiroprácticos en todo el mundo. Con solo un toque y una presión muy leve, los quiroprácticos pueden analizar y diagnosticar el origen de este dolor y tratarlo simplemente con las manos.

Hace un par de años, el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI) realizó un estudio con respecto a la manipulación de empuje manual (MTM) frente a la manipulación asistida mecánicamente (MAM) y la manipulación frente a la atención médica habitual (UMC). La conclusión fue que el 94% de los pacientes que consultaron a un quiropráctico experimentaron una reducción del 30% en el dolor lumbar después de 4 semanas. Sin embargo, el 56% de los pacientes que consultaron a un médico solo experimentaron una reducción del 30% en el dolor lumbar después de 4 semanas.

Esto demuestra la eficacia de la ayuda quiropráctica en términos de aliviar el dolor, pero idealmente nadie querría estar en esa posición en la que tiene que aliviar el dolor. Entonces, echemos un vistazo a algunas cosas que podemos hacer y formas que podemos usar para evitar incluso visitar al quiropráctico.

Controla esa postura

La postura es una de las principales causas del dolor de espalda, cuello y hombros, y es algo en lo que muy pocos de nosotros nos enfocamos cuando estamos sentados o de pie. Lo que se siente cómodo al estar sentado y de pie a menudo no es beneficioso para nuestra postura. Solo piensa en ello: ¿por qué alguien se molestaría en encorvarse si le doliera hacerlo? El problema es que encorvarse y otras cosas que matan la postura parecen cómodos, pero con el tiempo harán que lo que es bueno y natural se vuelva doloroso.

Mantener una buena y adecuada postura en todo momento es extremadamente importante si quieres evitar una visita al quiropráctico. La razón por la que esto es importante es que al mantener una postura adecuada puedes ayudar a evitar la curvatura de la columna, que puede convertirse en un problema mucho mayor que el mero dolor de espalda si continúa durante años y años.

Tu postura también es muy importante para mantener la columna vertebral en la alineación adecuada, por lo que al trabajar en tu postura, estás trabajando efectivamente en tu postura y ganando esa memoria muscular que te ayudará a largo plazo. Otra cosa que puede ayudar es estirar regularmente el cuello. Esto es particularmente útil después de estar sentado y trabajando durante horas, donde definitivamente debes estirar el cuello al menos una vez por hora. Hablando de trabajar en la oficina...

Cómo puede ayudar Flexispot

Una forma fantástica de aliviar el dolor de espalda y corregir la postura es mediante el uso de una silla ergonómica. Nuestras sillas ergonómicas están diseñadas específicamente para este propósito y dan como resultado poco o ningún dolor de espalda al usarlas. Nuestras sillas ergonómicas también disminuyen la rigidez y el esfuerzo de las caderas, lo que mejora el flujo de la sangre y puede ayudar a impulsar el metabolismo del cuerpo. Todo esto conduce a importantes efectos beneficiosos para la salud a largo plazo y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Si deseas obtener más información sobre nuestros productos y cómo pueden ayudarte a reforzar tu actual impresionante oficina en el hogar, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.