60 DÍAS DE PRUEBA
Hasta terminar la semana de FlexiSpot
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Cómo combatir (y vencer) el aburrimiento en la oficina

22 diciembre, 2022

El temido monstruo del aburrimiento acecha dentro de todos nosotros. Puede aparecer en cualquier momento y en cualquier lugar, ya sea que estés sentado en el sofá de tu casa mirando el teléfono, o en la oficina cuando tienes una montaña de trabajo que completar y solo la cantidad justa de tiempo para hacerlo.

Puede ser fácil agrupar todas las formas de aburrimiento en la misma categoría, pero eso no es del todo correcto. Podemos aburrirnos por muchas razones diferentes, algunas de las cuales pueden ser a corto plazo y relativamente superficiales, mientras que otras se derivan de una causa raíz mucho más profunda.

Cuando llega el aburrimiento a la oficina, puede ser una pesadilla y también puede ocasionar numerosos problemas, como plazos incumplidos, malas relaciones con los compañeros e incluso ser tildado de perezoso. Además, los que sufren de aburrimiento crónico tienen un mayor riesgo de alcoholismo y otras adicciones, por lo que vale la pena abordar la situación de manera adecuada.

¿Por qué estamos aburridos?

Descubrir las razones detrás del aburrimiento es como abrir la caja de Pandora: las cosas pueden volverse muy turbias a medida que avanzamos.

Probablemente la mayor causa del aburrimiento es que nos sentimos atrapados en un ciclo interminable de experiencias monótonas. Esto podría suceder si tenemos que hacer una tarea que no disfrutamos y, por lo tanto, nos sentimos agraviados de tener que hacerla. Después de todo, la vida humana es finita, entonces, ¿a quién le importan los informes, la limpieza y las reuniones aburridas?

El segundo problema es la falta de flujo, que se define como estar totalmente inmerso en una tarea que es desafiante pero que se ajusta a nuestras habilidades. También nos referimos al flujo como "estar en la zona de comfort" y, a menudo, es durante este período cuando las horas pasan repentinamente como si fueran minutos.

El flujo generalmente se asocia con actividades que nos apasionan, como pasatiempos y deportes, pero no siempre es así. Si logras sumergirte por completo en un proyecto en el trabajo y finalmente miras hacia arriba y ves que son las 8 de la tarde, sin duda has alcanzado un estado de flujo.

Otras razones incluyen la necesidad de novedad, emoción y variedad, que es mucho más fuerte en unos que en otros, así como problemas de atención, falta de autonomía y fallas en las habilidades internas de diversión, que a menudo hace que las personas busquen diversión externa porque no pueden regular sus propios deseos apropiadamente.

¿Qué pasa con el aburrimiento fuera del trabajo?

A continuación, llegamos al extraño caso del aburrimiento a pesar de la aparentemente interminable oferta de posibilidades. Si alguna vez te has sentido aburrido un domingo por la tarde, generalmente no es porque no te guste la actividad que has elegido hacer, es que el cerebro humano está haciendo todo lo posible para autosabotearse.

Los seres humanos tienen problemas terribles cuando se trata de disfrutar el momento. Constantemente buscamos algo mejor y el resultado es a menudo un completo desprecio por la actividad que se está realizando actualmente. Esto significa que comenzamos a clasificar el momento presente como aburrido o tedioso porque no puede estar a la altura del cuento de hadas que se desarrolla dentro de nuestras cabezas.

¿Cómo combatir el aburrimiento?

El aburrimiento es algo que todos los humanos sienten, pero la forma de reaccionar depende de cada uno. Cuando se trata de combatir el aburrimiento, es importante separar las cosas en soluciones a corto y largo plazo.

A corto plazo, se puede lograr vencer con éxito el aburrimiento de la oficina simplemente manteniéndose ocupado. Cuanto más tiempo estés pensando activamente en que estás aburrido, peor se pondrán las cosas y siempre es preferible estar haciendo algo en vez de quedarse sentado pensando en lo injusto que es el mundo.

Quizás preguntes a tus compañeros si necesitan ayuda, reorganices u ordenes tu escritorio, limpies tu bandeja de entrada o comiences a planificar un nuevo proyecto aunque técnicamente no lo necesites hasta el próximo mes. Sin embargo, sobre todo, evita las distracciones, ya que son un asesino absoluto. Perderte por Instagram solo aumentará tu deseo de hacer absolutamente cualquier cosa menos trabajar, y eso se aplica a cualquier red social e incluso a comunicarse con personas fuera de la oficina.

La conclusión aquí es que sentirse aburrido y alimentar el aburrimiento no acelerará el día. Más bien, tiene la desagradable costumbre de hacer que el tiempo se mueva a una velocidad agonizante. No sirve de nada enfurecerse contra ciertas actividades que deben realizarse, por lo que es mejor que continúes con ellas.

¿Cómo luchar contra el aburrimiento a largo plazo?

El aburrimiento a menudo es peor cuando sentimos que realmente no estamos viviendo. Solo tenemos una cierta cantidad de tiempo en este planeta y hacer cosas que no entran en la categoría de "diversión" puede hacernos sentir irritables e incluso enfadados.

Abordar esto a largo plazo no es tarea fácil ya que implica enfrentar el aburrimiento de frente y hacerse algunas preguntas difíciles. Si siempre te sientes aburrido en el trabajo, esto podría ser una buena indicación de que esto no es lo que en el fondo sabes que deberías estar haciendo. Si ese fuera el caso, tienes dos opciones; aprovecharlo al máximo o hacer un cambio importante.

Sin embargo, tu trabajo probablemente debería considerarse una situación única. No podemos simplemente cambiar cada actividad porque no es lo que nos gustaría hacer y todos debemos realizar innumerables actividades tediosas.

Para abordar realmente el aburrimiento a largo plazo, debemos comenzar a reconfigurar la mente. Cuando ese tirano interno comienza a gritarte y a instarte a coger el teléfono y salir de este estado de flujo, debemos aprender a superarlo. Una de las mejores herramientas para esto es la meditación, una forma de estado de flujo en sí mismo, pero que también nos ayuda a crear una sensación de calma que nos permite retroceder cuando el cerebro entra en modo de aburrimiento.