60 DÍAS DE PRUEBA
Hasta terminar la semana de FlexiSpot
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Consejos para ordenar un escritorio pequeño

03 noviembre, 2023

Mantener una mesa de trabajo ordenada es fundamental, pero si se trata de un escritorio pequeño es prácticamente una obligación. Si la superficie de trabajo no es muy amplia, conviene que todo esté en su sitio para que tu home office no se convierta en un caos y optimices el espacio al máximo. En esta ocasión, queremos ofrecerte algunas recomendaciones para organizar un escritorio de pequeñas dimensiones, de manera que tu día a día al frente de tus obligaciones no se vea enturbiado porque tu mesa de oficina es un caos.

Antes de pasar a los consejos para ordenar tu escritorio pequeño, debes conocer la importancia de mantener el área de trabajo limpia. Al menos una vez por semana, despeja la mesa y retira el polvo de toda la superficie, así como de todos los objetos situados sobre el escritorio. ¡No hay nada peor que trabajar en un área con polvo!

1. Sitúa en alto tu ordenador

¿Cómo ganar espacio en tu escritorio pequeño y, además, mantenerlo organizado? Una de las opciones más prácticas es hacerte con un soporte para monitor. Este accesorio cumple una triple función. Por un lado, como decimos, evita que tu ordenador portátil ocupe espacio sobre la mesa, algo a agradecer si este mueble de oficina es de pequeño tamaño. En segunda instancia, permite que tu cuello no sufra al estar situado a una altura más natural que si el portátil estuviera sobre la mesa. En último lugar, contribuye a que organices mucho mejor el espacio de trabajo.

2. Dispón sobre el escritorio pequeño solo lo necesario

A menudo, tenemos la tentación de utilizar nuestra mesa de oficina como un mueble en el que cabe todo tipo de objetos decorativos. No es una práctica en absoluto aconsejable y mucho menos si tu escritorio es pequeño. La recomendación general es colocar únicamente lo imprescindible, es decir, aquello que necesitas usar con frecuencia. Por ejemplo, un lapicero con bolígrafos, la agenda o la calculadora. Y si te apetece personalizarla un poco, prueba a situar una plantita o un marco de fotos pequeño con alguna instantánea que te ayude a relajarte durante la jornada laboral. No olvides que más es menos.

3. Echa mano de soluciones de almacenaje

Aunque hay escritorios pequeños que incorporan uno o dos cajones, hay modelos que no. Si es tu caso, no hay problema, dado que hay muchos accesorios de almacenamiento que puedes añadir a tu home office. Por un lado, puedes agregar un cajón bajo la mesa, aunque deberás asegurarte de que es compatible con tu mesa de oficina. Otra solución de almacenamiento y organización pasa por una cajonera con ruedas, que te permitirá contar con un espacio extra para guardar documentos y demás objetos indispensables en tu día a día. Este pequeño mueble de oficina asimismo evitará que los artículos estén desperdigados sobre la mesa.

4. Evita el desorden

Parece una recomendación obvia, pero para mantener la organización es esencial reducir el desorden. Esta máxima supone, por ejemplo, clasificar los artículos en función de su utilidad. Usa cestitas para depositar objetos como los clips, la grapadora o los post-its, pero también considera utilizar archivadores para ordenar los documentos en función de su importancia o temática. Un organizador de tablero perforado para la pared puede resultar muy práctico para pegar recordatorios de tu próxima reunión o agenda semanal y para organizar algunos objetos pequeños y evitar que se pierdan.

5. Guarda lo que no uses

Para mantener el orden en tu escritorio pequeño, no necesitas que ocupe espacio aquello que no usas todos los días. Por ejemplo, si solo realizas impresiones de vez en cuando, ¿por qué dejar la impresora sobre la mesa siempre cuando está ocupando un espacio precioso? Mucho mejor si la guardas en un armario y la sacas solo cuando verdaderamente la necesites.

6. Opta por escritorios versátiles

El espacio disponible es el que es, pero lo que sí puedes hacer es seleccionar un escritorio pequeño que sea práctico. Por ejemplo, puedes decidirte por un modelo de mesa de oficina que cuente con dos alturas, de modo que puedas jugar con el espacio. Así podrás organizar tus útiles de trabajo en dos superficies y no solo en una. Si precisas únicamente el mínimo espacio, un escritorio pequeño para ordenador puede ser lo que necesitas. Aunque en este tipo de mesas no habrá sitio para nada más, se puede convertir en un mueble funcional que emplear en diferentes escenarios.

A veces no necesitas un gran espacio, sino saber gestionarlo. Por eso, la clave es mantener el orden tengas un escritorio pequeño o uno más grande. Toma nota de las recomendaciones y anímate a revisar el catálogo de FlexiSpot para encontrar algunas propuestas de mesas de oficina. ¡Aprende a optimizar el espacio!