60 DÍAS DE PRUEBA
Hasta terminar la semana de FlexiSpot
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

¿Qué es el modo gravedad cero en una cama articulada?

27 septiembre, 2022

Las camas articuladas son muy versátiles, ya que permiten adoptar diferentes posturas tanto para relajarse y realizar actividades en ellas como leer y ver la televisión como para conseguir un sueño de alta calidad.

Además, dichas camas articuladas se recomiendan para cualquier tipo de persona, a pesar de que en sus inicios se usaban solo por enfermos crónicos o gente con dolencias puntuales.

Dichas camas regulables tienen muchos beneficios, tales como permitir un gran confort al regular la inclinación del cuerpo, ayudar a mejorar el sueño de personas con patologías como reflujo gástrico, facilitar las labores de higiene y alimentación para los cuidadores de personas enfermas y aportar una mayor independencia a sus usuarios, ya que posibilitan una gran número de posiciones y movimientos sin grandes esfuerzos, ya que son muy sencillas y cómodas de manejar.

Dentro de las diferentes posiciones, la denominada de gravedad cero es una de las posiciones más cómodas para dormir. Se trata de la posición más parecida a la situación flotante de ingravidez que puede sentir un astronauta cuando se encuentra en el espacio.

La posición de gravedad cero tiene sus raíces en las investigaciones para el confort y la seguridad de los astronautas, y forma parte del programa de la NASA para el desarrollo de sistemas biomecánicos que favorezcan el mantenimiento de las funciones del cuerpo humano, la productividad y la ergonomía, así como la calidad del descanso y el sueño.

Esta posición ayuda a incrementar la capacidad natural del cuerpo para el descanso, ya que se experimenta una distribución equilibrada de la gravedad corporal.

La posición gravedad cero consiste en dormir con la cabeza y los pies ligeramente levantados con unos ángulos de inclinación precisos, de tal forma que nuestra vía respiratoria se expande y tenemos un proceso de oxigenación más eficaz.

Se trata de una posición muy relajante, ya que con ella te sientes como si flotases, al salvar a tu cuerpo de la presión de su propio peso. Las vértebras de la columna no se comprimen, las caderas se liberan de su tensión y las rodillas levantadas alivian la presión de la zona lumbar, por lo que es totalmente seguro que descansarás con esta postura.

No obstante, existen varias claves que te ayudan a determinar si estás realizando correctamente la posición de gravedad cero.

Lo primero que debes comprobar es que el nivel de tu cabeza y de las rodillas se encuentre ligeramente por encima del estómago y del corazón. El torso y las piernas deben formar un ángulo de 120 grados.

Además, debes sentir que se relajan tus músculos y se ensanchan tus vías respiratorias. Por otro lado, a medida que se levantan las piernas, disminuye el estrés corporal. Para tener una idea gráfica de cómo dormirías en esta posición, el cuerpo debe estar en una posición de V.

Beneficios de la posición de gravedad cero

Como decíamos, la posición de gravedad cero es una de las más cómodas para dormir, pero, además de eso, tiene múltiples beneficios para nuestra salud.

Uno de los principales beneficios de esta posición es que mejora el estado general del corazón, asegurando que el flujo de sangre se transmita a intervalos regulares por todo el cuerpo. La circulación sanguínea se facilita al tener las piernas levantadas, lo que es beneficioso para reducir hinchazones en manos y pies, evitar enfermedades relacionadas con el corazón, así como la formación de coágulos de sangre.

Mejora la digestión. Esta posición ayuda a digerir mejor los alimentos, lo que evita interrupciones del sueño. Cuando estamos acostados, la gravedad perjudica al sistema digestivo, lo que dificulta la descomposición de los alimentos, y podemos sufrir indigestión, acidez o reflujo. En cambio, con la posición de gravedad cero, la parte superior del cuerpo está en posición vertical, por lo que la gravedad se alinea con el sistema digestivo.

Reduce los dolores de espalda y de cuello.  Esta posición ayuda a que el peso del cuerpo se distribuya uniformemente con la columna vertebral, lo que alivia la presión de la misma. Tener una posición con un ángulo de 120 grados garantiza que te despertarás sin dolores lumbares.

Alivia los ronquidos. Estos se producen cuando el movimiento del aire no es libre a través de la nariz y la garganta o está restringido. En dicha situación, los tejidos vibran y producen esos sonidos tan molestos y perturbadores denominados ronquidos. Al tener la cama en posición de gravedad cero se asegura un flujo libre del aire, al tener la cabeza más elevada. 

De esta forma, la posición ayuda a abrir las vías respiratorias y dormir mejor, por lo que se puede conseguir un sueño mucho más profundo y reparador.

También se recomienda esta posición como un alivio temporal del parto, los cólicos menstruales y la ciática.