60 DÍAS DE PRUEBA
ENVÍO GRATIS A ESPAÑA PENINSULAR Y PORTUGAL
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS
Volver

Cómo cuidar tu salud mental en verano

16 ago 2022
168 vistos

No existen dudas de que las altas temperaturas de la época veraniega afectan a nuestra salud física y tenemos riesgo de sufrir golpes de calor, entre otras incidencias.

Sin embargo, a pesar de que esas son las afecciones más evidentes, debemos tener en cuenta que el calor y el verano también inciden sobre nuestra salud mental.

Las temperaturas extremas pueden agravar la sintomatología de diversas enfermedades mentales, lo que provoca que aumenten las visitas psicológicas en esta época.

Por ello es indispensable que en esta época de vacaciones nos preocupemos por nuestro bienestar y el de los seres queridos que nos rodean.

Algunos de los motivos que contribuyen de un modo negativo a nuestra salud son las dificultades para poder dormir ante las noches más calurosas, la dificultad de la conciliación familiar, los problemas para desconectar del trabajo y los cambios de rutinas.

Debemos saber que este periodo no solo puede acentuar los síntomas de las personas que ya sufren algún tipo de trastorno en su salud mental, sino que se pueden generar de cero problemas como el estrés o la ansiedad.

Razones que afectan a la salud mental en verano

Si nos referimos a los trastornos afectivos estacionales, estos dependen principalmente de los cambios climáticos, como el clima y la luz. Sus síntomas habituales suelen ser la tristeza, la pasividad, el desinterés y la falta de voluntad.

Otro de los problemas inherentes a la época veraniega está relacionado con la imagen corporal. En esta época donde se llevan menos prendas de ropa, como en el caso de las playas y piscinas, muchas personas tienen una imagen negativa de su cuerpo y deben enfrentarse a sus inseguridades, especialmente los adolescentes que, como búsqueda de la construcción de su ego y de la aceptación social, pueden obsesionarse con su figura y desarrollar desde trastornos alimenticios a problemas de ansiedad o incluso de depresión al no verse aceptado o atreverse a disfrutar con naturalidad.

También existen otros motivos que pueden trastornar la salud mental, como pueden ser el cambio de rutinas drásticas. Por ejemplo, en el caso de padres divorciados, el tener que alejarse por periodos grandes de tiempo por las custodias vacacionales, puede ser un trastorno tanto para progenitores como para hijos.

Claves para mejorar la salud en verano

Vamos a compartir algunas claves que pueden ayudar a que nuestra salud mental no se vea resentida en verano y se puedan adaptar a todo el año.

Reduce el uso de las pantallas

Aunque parezca complicado, es necesario realizar una desconexión digital en vacaciones y disminuir el tiempo que dedicamos a revisar nuestro teléfono.  No hace publicar y compartir todo lo que vivimos en vacaciones en redes sociales pero, si no somos capaces de esa desconexión, podemos establecer un límite de tiempo diario y guardar el teléfono el resto del tiempo, o dejarlo en casa si acudimos a playa, piscina, etc.  Lo más importante es encontrar un equilibrio entre la interacción de las redes sociales y el disfrute de la vida real.

Establecer una rutina

No se trata de crear una gran agenda con muchas actividades, ni de tener que madrugar, ya que entonces no se conseguiría el efecto de descansar y relajarse, pero sí que hay que tener un mínimo de orden y control en las actividades básicas, tales como la hora de dormir y comer, para reducir la posibilidad de sufrir estrés.

Una vez que se ha establecido un horario para dichas actividades, se puede dejar tiempo suficiente para el disfrute y la improvisación.

En vacaciones es tan importante estar activo como tener tiempo para descansar en el tiempo libre.

Evitar las altas temperaturas

Aunque parezca una misión imposible, en las horas centrales del día hay que mantenerse hidratado y permanecer en lugares frescos ya que las temperaturas extremas pueden afectar de forma muy negativa a tu salud. En este caso, sobre todo a la salud física, pero también a la mental, ya que pueden causar cansancio e irritabilidad.

Mantén activo tu cerebro

Ya que seguramente dediques parte de tu tiempo libre a jugar con tu teléfono móvil, aprovecha para practicar con juegos que mejoren tu memoria y tu pensamiento, como sopas de letras, sudokus y crucigramas, que puedes encontrar disponibles en diversas aplicaciones. No obstante, lo más recomendable es ser más clásico aún y hacerlo con bloc y lápiz, que podrás encontrar fácilmente en cualquier tienda de regalos o de objetos de playa. Así, además, descansará tu vista de las pantallas que, como hemos dicho en otro apartado anterior, es importante esa desconexión digital.

Practica meditación

Introducir la meditación en tu vida es un elemento importante para mantener la sensación de calma y bienestar. Si nunca lo has practicado, puedes comenzar con unos diez a quince minutos al día, y será suficiente para relajarte y apartar los pensamientos negativos de tu mente.