Teletrabajar y comer saludable es posible siguiendo una serie de consejos

Marzo 25, 2022

La pandemia provocada por la COVID-19 ha traído numerosos cambios, tanto a nivel social como laboral. En este último aspecto, el teletrabajo se ha impuesto y, durante el confinamiento, más de 3 millones de personas practicaron el "home office", una nueva modalidad de trabajo a la que muchos tuvieron que acostumbrarse debido a las circunstancias.

El teletrabajo puede llegar a suponer un drástico cambio en los hábitos del trabajo, pudiendo acarrear consecuencias negativas para la salud. La alimentación puede verse modificada y es por eso por lo que se debería vigilar adecuadamente la combinación teletrabajo y alimentación. Esto se debe a que pasar más horas en casa, sentado frente al ordenador, puede conllevar malas costumbres como viajes a la nevera en la búsqueda de alimentos ultraprocesados.

Por ello, si estás teletrabajando, la alimentación es un factor clave a tener en cuenta y que deberías vigilar. Si tu oficina, en estos momentos, está a una corta distancia de la cocina, seguro que harás más de un viaje a la despensa o nevera y esto, sumado a un estilo de vida sedentario, se convierte en grandes enemigos para el trabajador, fundamentalmente en momentos de aburrimiento y estrés. Así que lo ideal que es establezcas una rutina alimentaria para llevar a cabo una alimentación correcta mientras estás teletrabajando, todo ello combinado con el ejercicio físico, puesto que teletrabajar, implica moverse menos que si acudieras a la oficina.

Lo que debes saber es que si no comes de forma adecuada, tu cuerpo no va a tener la energía necesaria, algo que acabará pasando factura en tu productividad. A continuación te vamos a ofrecer algunos trucos clave para que comas de forma saludable si estás practicando el "home office", para que así una mala alimentación no te pase factura.

Establecimiento de un menú semanal

Los trabajadores en casa, normalmente, acaban diciendo la frase de "comeré cualquier cosa cuando acabe". Esto puede llevar a una mala alimentación. Si quieres que esta situación no se descontrole, puedes establecer el domingo como el día en el que planificarás el menú semanal. Si por ti mismo crees que no podrás, no dudes en acudir a un profesional de Dietética y/o Nutrición que te ayude en el establecimiento del menú semanal perfecto si trabajas desde casa.

Hacer la compra antes de trabajar

Aunque es difícil para muchas personas que trabajan desde casa, el trabajo es lo primero. Por eso, si no quieres perder tiempo de tu jornada laboral, lo mejor es que hagas las compras de alimentos que necesites antes de empezar a trabajar o cuando finalices. Esto es debido a que interrumpir tu tiempo de trabajo para ir al supermercado, puede hacerte sentir más disperso y esto es algo que influirá negativamente en tu concentración. 

 

Recetas sencillas

A la hora de cocinar si teletrabajas, lo mejor es que decidas decantarte por recetas sencillas, para así no perder demasiado tiempo de tu jornada laboral ante los fogones. Aunque el día que quieras un plato más elaborado, lo mejor será que lo cocines la noche anterior, teniéndolo listo al día siguiente solamente para calentar.

Ojo al consumo de snacks y azúcar

Como hemos dicho al inicio de este artículo, al trabajar desde casa, es normal que acudas de forma más continua a la cocina en busca de snacks poco saludables y con gran cantidad de azúcar. Evita este tipo de picoteo porque, aunque te sacian al momento, son tremendamente adictivos, haciendo así que engordes y que tu salud se vea perjudicada. Además, debes evitar los alimentos ultraprocesados, tan presentes, hoy en día, en cualquier hogar.

La importancia de la hidratación

Igual de importante que una buena alimentación, lo es una buena hidratación. Siempre que lo necesites, bebe agua y zumos naturales (se recomienda beber unos 2 litros de agua al día). Además, puedes tomar un café o té de vez en cuando durante tu jornada laboral.

 

No comer en el lugar de trabajo

Aunque tengas la oficina en casa, debes considerar el momento de la comida como un rito, un placer. Por eso, no es aconsejable que comas en la misma mesa en la que trabajas. Es decir, debes ver la comida como un momento de desconexión. Además, si comes frente a la pantalla de tu ordenador, esto puede hacer que comas en exceso y que tu cabeza llegue a ignorar las señales de saciedad.

La alimentación es algo esencial para cualquier tipo de trabajador y más aún para aquellos que trabajan desde casa. Por eso, no dudes en poner en práctica estos consejos para disfrutar de una alimentación saludable que influya positivamente en tu productividad, haciéndote rendir más y sintiéndote más a gusto contigo mismo en todo momento.

Y tú, ¿has visto cómo ha cambiado tu alimentación desde que trabajas en casa? ¿Cómo has modificado tus hábitos alimenticios desde que prácticas el “home office”?