Señales de un ambiente laboral tóxico

Marzo 22, 2022

Todos conocemos esa sensación, esa sensación desagradable e incómoda en el estómago cuando estás en el trabajo. No puedes identificarlo, pero simplemente algo no va bien. Lo más probable es que, si experimentas estos síntomas, tu ambiente laboral sea tóxico. Hay algunos signos definitivos que pueden indicar un ambiente de trabajo venenoso. Sigue leyendo para obtener una idea de los marcadores de un lugar de trabajo tóxico.

¿Qué es un ambiente tóxico?

Un ambiente de trabajo tóxico es un término coloquial para un clima organizacional caracterizado por conflictos personales, hostilidad y/o negatividad que influyen en el bienestar psicológico y/o físico de los empleados y disminuyen su rendimiento laboral.

Un ambiente de trabajo tóxico puede tener graves consecuencias para la viabilidad de una empresa. Los empleados que habitualmente experimentan estrés, miedo o humillación en el lugar de trabajo tienen más probabilidades de sufrir agotamiento, depresión, problemas de salud crónicos y un mayor ausentismo. También es menos probable que se sientan motivados para contribuir con su mejor esfuerzo o permanecer en la empresa a largo plazo.

Señales de un ambiente de trabajo tóxico

Puede haber muchas señales de un ambiente de trabajo tóxico, pero algunas de las más comunes incluyen:

Sentirse constantemente abrumado o estresado

Si te sientes constantemente abrumado o estresado, puede ser una señal de que tu ambiente de trabajo es tóxico. Este sentimiento puede ser causado por plazos poco realistas, cargas de trabajo excesivas, demandas o un jefe poco razonable. Si te sientes ansioso o estresado el domingo por la noche porque sabes que tienes que volver a trabajar el lunes por la mañana, sin duda no es una buena señal. Un lugar de trabajo tóxico agota tu energía y te hace sentir infeliz.

Comunicación rígida

Cuando una empresa tiene una comunicación inflexible, puede ser difícil transmitir tu punto de vista. Esto se debe a que la comunicación se usa a menudo como una herramienta para afirmar el poder y el control. Como resultado, las personas en posiciones de poder pueden sentir la necesidad de controlar la forma en que se transmite la información para minimizar su propio riesgo. Esto puede llevar a un estilo de comunicación rígido e inflexible.

En un ambiente de trabajo tóxico, la comunicación inflexible puede causar frustración y resentimiento entre los empleados. También puede conducir a malentendidos y confusión. Si te encuentras luchando constantemente para expresar tu punto de vista o sientes que tu voz no se escucha, puede ser una señal de que tu empresa tiene una comunicación inflexible.

Responsabilidades y límites laborales poco claros

Cuando los empleados no están seguros de sus responsabilidades y límites, puede generar un ambiente de trabajo tóxico. Esto se debe a que puede crear caos y confusión, resultando en conflicto. Es importante tener una estructura y unos límites claros para evitar la toxicidad. Esto incluye definir áreas de responsabilidad, políticas y procesos de forma clara y transparente.

Amiguismo y favoritismo

El amiguismo es el favoritismo que muestran las personas en posiciones de poder hacia aquellos con quienes son cercanos, en la mayoría de los casos amigos o parientes. El favoritismo es cuando alguien da una preferencia injusta a una persona o cosa, generalmente a cambio de una ganancia personal.

El amiguismo y el favoritismo pueden provocar un ambiente de trabajo tóxico porque crean una cultura de desigualdad en la que algunos empleados sienten que son más valorados que otros. Esto puede crear tensión y resentimiento entre los compañeros de trabajo y dificultar que todos trabajen juntos en armonía. También crea un sentimiento de derecho entre aquellos a quienes se favorece, lo que conduce a la complacencia y la disminución de la productividad. Finalmente, socava la integridad de la empresa y destruye la confianza entre los empleados.

Interacciones negativas, hostiles o agresivas con compañeros de trabajo

Puede haber muchas señales de que un ambiente de trabajo es tóxico, pero una de las más obvias podría ser las interacciones hostiles o negativas con los compañeros. Es importante tener en cuenta que no todas las interacciones negativas indican un ambiente de trabajo tóxico. Aún así, si hay episodios frecuentes de hostilidad o negatividad, puede ser motivo de preocupación.

Los síntomas de un ambiente de trabajo hostil pueden incluir, entre otros, ira, irritabilidad, cambios de humor, ansiedad, miedo y depresión. Los conflictos frecuentes y continuos entre los empleados a menudo caracterizan los entornos de trabajo hostiles. Este conflicto puede llevar a interacciones negativas como agresión verbal, chismes, puñaladas por la espalda y culpas. Estas interacciones negativas pueden ser muy perjudiciales para el bienestar de una persona y, a menudo, pueden provocar una disminución de la satisfacción laboral, un aumento del ausentismo e incluso la pérdida del trabajo.

Dificultad para concentrarse o completar tareas

Las personas suelen tener más dificultades para concentrarse cuando están estresadas porque sus mentes están demasiado ocupadas con sus problemas en el trabajo y no consiguen mantenerse al día con lo que sucede a su alrededor.

La mayoría de las personas que se sienten abrumadas en el trabajo pasan mucho tiempo pensando en sus problemas a lo largo del día, lo que puede interferir con otras tareas que deberían realizar. Muchas personas recurren a distraerse o evadirse para evitar angustiarse demasiado por sus factores estresantes diarios y poder aguantar el día.

Síntomas físicos

Las personas que se sienten estresadas o abrumadas sufren muchos problemas de salud física y mental. Sentirse constantemente abrumado o estresado también puede causar síntomas físicos como dolores de cabeza, náuseas o mareos. Y, cuando los empleados constantemente sufren el estrés, pueden desarrollar afecciones más graves, como hipertensión, enfermedades cardíacas, problemas digestivos y úlceras. Si notas que estos síntomas aparecen con más frecuencia de lo habitual en el trabajo, o incluso cuando no estás trabajando, podría ser una señal de que el ambiente de tu lugar de trabajo es tóxico.

Tener pensamientos negativos sobre el trabajo o la empresa

Los empleados a menudo no sienten ningún entusiasmo por ir a trabajar cuando están expuestos a un ambiente de trabajo tóxico durante un período prolongado de tiempo. Esto se debe a que no queda nada positivo en su interior que les haga esperar con ansias el momento de ir a trabajar, ni siquiera por el dinero.

Desarrollar problemas con la bebida o la alimentación

Las personas pueden acudir a la bebida o la comida cuando experimentan estrés en el lugar de trabajo. Beber en exceso es una señal de que están teniendo problemas en el trabajo y al mismo tiempo contribuye al alcoholismo. El estrés también puede manifestarse en comer en exceso de forma compulsiva. Si ves que recurres a la comida para sentirte cómodo todos los días después del trabajo, no porque tengas hambre, sino simplemente porque comer te hace sentir bien, entonces esto puede indicar un problema en el trabajo. Esto puede llevar rápidamente a problemas de adicción u obesidad y puede afectar tanto a la salud física como mental.

Crecimiento profesional reprimido

Si sientes que no puedes avanzar en tu carrera, puede ser una señal de un ambiente de trabajo tóxico. Muchos jefes tienen políticas que prohíben que sus empleados continúen con su educación o capacitación para puestos mejor pagados. Esto te impedirá crecer como profesional y alcanzar mayores éxitos.

Alta rotación

Cuando los jefes tratan a sus empleados de manera injusta y les imponen cargas de trabajo indebidas sin una compensación adecuada, esto provoca altas tasas de rotación entre los empleados que no quieren permanecer en ese entorno.

Liderazgo narcisista

El liderazgo es una parte integral del éxito de cualquier empresa, por lo que debe ser justo y equitativo a la vez que inspira a los trabajadores a destacar en lo que hacen. Sin embargo, no todos los estilos de liderazgo son efectivos para lograr este objetivo. Una cosa que puede conducir a un rendimiento laboral deficiente son los líderes con un trastorno de personalidad narcisista.

Una persona con esta condición se siente demasiado autorizada, arrogante, segura de sí misma, carece de empatía o comprensión hacia los demás, obliga constantemente a otros a someterse a su voluntad, tiene una necesidad desesperada de admiración y atención. Este tipo de personalidad puede hacer que los empleados sientan que el líder está abusando de ellos, lo que genera resentimiento entre los trabajadores que optarán por no trabajar duro o incluso sabotearán las operaciones de la empresa en secreto.

 

Grupos, chismes y rumores

La falta de diversidad en el lugar de trabajo puede llevar a que surjan grupos basados en intereses similares o egoístas. Estos grupos a menudo mantienen alejados a los demás ridiculizándolos con chismes y rumores. Cuando los grupos, los chismes y los rumores se apoderan del lugar de trabajo, pueden generar un ambiente de trabajo tóxico.

Si las personas pasan demasiado tiempo hablando de otros compañeros de trabajo a sus espaldas o difundiendo información falsa en la oficina, es probable que haya cierta tensión subyacente entre los compañeros de trabajo. Este tipo de comportamiento causa estrés y ansiedad a muchas personas en el lugar de trabajo. Cada vez que seas testigo de esta estratificación social, es importante preguntarte si la cultura de la empresa apoya el trabajo en equipo y la inclusión o cultiva un comportamiento excluyente.

Bajo equilibrio entre el trabajo y la vida

Cuando el trabajo comienza a apoderarse de tu vida, es hora de evaluar si estás trabajando en un ambiente tóxico o no. Cuando el estrés se vuelve abrumador, las personas descuidan sus relaciones sociales y responsabilidades fuera del trabajo ya que no pueden hacer frente a sus niveles de estrés en el trabajo. Esto puede causar problemas en las relaciones. Tu trabajo no debe atentar contra tu vida social o familiar. Si te encuentras constantemente pensando en el trabajo y sientes que no puedes alejarte de él, esto podría significar un ambiente tóxico.

Gestión no solidaria o microgestión

Hay momentos en que un jefe puede tender a microgestionar a sus empleados. Esta falta de confianza en las habilidades de sus trabajadores hace que estos siempre estén mirando por encima del hombro, lo que puede generar altos niveles de estrés entre los empleados que sentirán que no pueden hacer nada bien y, por lo tanto, comenzarán a experimentar ansiedad y otros problemas de salud debido a la estrés constante causado por este ambiente de trabajo.

Esto afecta las operaciones comerciales al aumentar la tasa de rotación, disminuir la moral entre los trabajadores, lo que disminuye los niveles de productividad y la calidad del trabajo porque las personas se preocupan más por que se les pille haciendo algo mal que por hacer las cosas correctamente.

Intimidación o acoso por parte de compañeros de trabajo o gerentes

Se puede crear un ambiente de trabajo tóxico cuando hay intimidación o acoso por parte de compañeros de trabajo o gerentes. Esto puede incluir intimidación, ridículo y comentarios ofensivos. Puede hacer que la jornada laboral sea insoportable y producir una disminución de la productividad. Las víctimas de este tipo de comportamiento pueden sentirse impotentes y estresadas. También pueden comenzar a dudar de sus habilidades y sentir que no son lo suficientemente buenas.

Las personas pueden sentirse inseguras acerca de su posición en la empresa si son acosadas constantemente por miembros de la alta gerencia que repetidamente señalan errores y faltas en todo lo que hacen mientras ignoran todas las contribuciones positivas que aportan.

Calumnias raciales, sexismo o cualquier tipo de discriminación

Si sientes que hay una falta de diversidad en tu lugar de trabajo debido a la raza, orientación sexual, religión, identidad/expresión de género, etc., esto podría provocar una fuerza laboral tóxica. Si las personas dentro de la oficina hacen comentarios discriminatorios hacia personas con diferentes antecedentes, no les están mostrando respeto ni atención. Este comportamiento no debe permitirse en la oficina y con el tiempo podría causar que un empleado se vaya por no sentirse aceptado.

Conclusión

Las señales mencionadas anteriormente pueden ocurrir en cualquier entorno de trabajo, pero cuando comienzan a ser comunes entre los empleados, existe una gran posibilidad de que sea tóxico. Los sentimientos de desesperanza y frustración causados por la mala comunicación, la falta de apoyo de la gerencia y las insuficientes oportunidades de crecimiento profesional son señales de advertencia que deben tomarse en serio. Si no se trata, la cantidad de problemas seguirá creciendo, lo que generará más complicaciones tanto para los miembros actuales del personal como para el negocio en general.

En Flexispot, somos defensores del bienestar de la mente, el cuerpo y el alma. Por lo tanto, síguenos en nuestro próximo artículo para obtener más información sobre cómo gestionar un entorno de trabajo tóxico.