Qué es el quiste pilonidal y por qué es importante elegir una buena silla de trabajo

Marzo 01, 2022

Llevar un estilo de vida sedentario y, en concreto, pasar mucho tiempo sentado pueden favorecer la aparición del quiste pilonidal. Este abultamiento anormal de la piel suele presentarse en el área del coxis y produce dolor e incomodidad. Puedes imaginarte, entonces, lo desagradable que puede ser trabajar 8 horas al día sentado en una silla. Desde Flexispot queremos contarte qué es el quiste pilonidal exactamente y también hacer hincapié en la importancia de escoger una silla de trabajo adecuada para prevenir esta afección.

Qué es el quiste pilonidal

Si has llegado hasta aquí es probable que sospeches que estás sufriendo este inconveniente. El quiste pilonidal es, como su nombre indica, un quiste o bulto que se suele originar en la zona del coxis y se forma por la penetración de un pelo en su interior. Entonces, este quiste aparece cuando el vello se encarna. Si se infecta, suele producir bastante molestia, de ahí que pueda resultar incómodo incluso sentarse en una silla. No en vano, como acabamos de explicar, está localizado en una zona desafortunada.

Dado que el quiste pilonidal surge por la perforación de un pelo en la piel, se suele dar más en los hombres que en las mujeres, aunque nadie está a salvo.

En gran parte de los casos, esta afección cutánea se mantiene asintomática, pero si empieza a doler significará que se ha infectado y hay que tomar medidas. A pesar de que no es un problema de salud grave, sí que puede ser bastante molesto, sobre todo si necesita cirugía. La extirpación es sencilla y rápida, aunque el postoperatorio requerirá semanas de curas e incomodidades.

Causas del quiste pilonidal

Como hemos señalado, el quiste pilonidal se forma por la intromisión de un pelo bajo la piel. Sin embargo, hay ciertos factores que podrían favorecer la aparición de este inconveniente. Por ejemplo, les sucede con mayor frecuencia a aquellas personas que pasan mucho tiempo sentadas en superficies duras.

Así, parece que hay ciertas profesiones o hábitos más propensos a sufrir este trastorno. Por ejemplo, los conductores, que pasan largas horas dentro de su vehículo, podrían tener más probabilidades de tener un quiste pilonidal. También los ciclistas e, incluso, los jinetes. Pero quienes trabajan con el ordenador (sea en casa o en la oficina) pueden padecer esta infección.

Los síntomas no tardarán en aparecer: dolor e inflamación en los primeros estadios, aunque es posible que deriven en fiebre, lo que no es buena señal.

Cómo prevenir la formación de un quiste pilonidal 

La buena noticia es que es posible adoptar ciertos hábitos para prevenir la formación de un quiste pilonidal. He aquí algunos consejos:

  • Mantén una buena higiene en la zona. Lava con agua y jabón diariamente y a conciencia y, en la medida de lo posible, evita que se acumule mucho sudor.
  • Evita la vida sedentaria y practica ejercicio físico con regularidad.
  • Si posees mucho vello en el área del coxis, depila la zona.
  • Si debes trabajar mucho tiempo sentado, escoge una silla apropiada.

Elegir una silla de trabajo para prevenir el quiste pilonidal

Se acabó trabajar en cualquier silla dura e incómoda que tengas por casa. Es hora de que dispongas de mobiliario en condiciones. Te damos unas cuantas cualidades que deberías buscar en una silla de trabajo para prevenir la formación de un quiste pilonidal.

1. Asiento suave y estable 

Lo primero que tienes que mirar es que el asiento sea suave y cómodo, pero también que te ofrezca una óptima estabilidad. Esta silla de escritorio disponible en el catálogo de Flexispot incorpora un asiento de esponja suave de alta densidad que te proporciona confort incluso tras varias horas en la misma postura.

2. Soporte lumbar 

Para que, al estar sentado, no ejerzas mayor presión de lo normal sobre esa zona, es indispensable que la silla te permita tener la espalda erguida. Por este motivo, es esencial que incluya un soporte lumbar para que tu espalda mantenga su forma natural.

3. Material transpirable 

Para prevenir la aparición de un quiste pilonidal hay que evitar la sudoración en esa zona. Por ello, es importante contar con una silla confeccionada en materiales transpirables como este modelo.


4. Combina la posición sentada con estar de pie

¡Evita pasar más horas sentado de la cuenta! Pero, ¿cómo? Trabajar no es sinónimo de estar sentado, pues también puedes optar por escritorios elevables que te permitan combinar ambas posiciones durante la jornada laboral. No solo tu rendimiento te lo agradecerá; de igual modo, te sentirás menos cansado.

En Flexispot disponemos de un buen número de sillas de oficina para que elijas la más conveniente para tus necesidades y preferencias.