Por qué es importante estar sano a los veinte

Marzo 17, 2022

La forma en que te cuidas ahora reflejará tu salud y bienestar general en el futuro. Nuestro cuerpo cambia a medida que envejecemos, por lo que nuestras elecciones cuando aún somos jóvenes determinarán el destino de nuestro cuerpo cuando seamos mucho mayores. Puede que no haya nada de malo en vivir siguiendo el lema "carpe diem" cuando eres joven, pero debes saber dónde trazar la línea y cómo lograr un equilibrio. Observa tus opciones de vida y piénsalo bien antes de hacer cualquier cosa.

Salir de fiesta, beber, fumar o comer sin pensar puede ser divertido para la mayoría y, como persona joven, es posible que nunca parezcas tener suficiente. Vives con la mentalidad de que “aún nos queda un mañana” para hacer las cosas mejor. Desafortunadamente, esta forma de vida hedonista y en busca de emociones solo te harán sentir bien en el momento. Cuando veas los efectos negativos en tu salud, te arrepentirás más tarde. Es posible que no sientas que nada cambie en la actualidad, pero espera 10 o 20 años y te arrepentirás de la suma de tus malas decisiones cuando eras más joven.

Es posible que tengas talento para los deportes y que tengas excelentes capacidades atléticas. Pero si te has pasado la última década fumando, te sorprenderás cuando ya no puedas subir unos cuantos escalones sin resoplar. Entonces es cuando entrarán en escena el arrepentimiento y la vergüenza y en ese punto ya no hay vuelta atrás. Entonces ¿qué podrías hacer ahora para evitar que esto suceda? Controla el presente. Cambia tus malos hábitos que pueden ser perjudiciales para tu salud. Cuida tu cuerpo y elige un mejor estilo de vida que promueva la buena salud y el bienestar.

Cuanto más vivas un estilo de vida saludable, más te darás cuenta de que hay más en la vida que vivir como si fueras a morir mañana. Incluso podrías acelerar tu muerte si continúas tomando malas elecciones sobre tu estilo de vida. No estamos aquí para quitarte la alegría o asustarte, sino solo para que estés más preparado para el futuro y tengas una perspectiva más amplia.

 

¡Es tiempo de despertar!

Hay muchos jóvenes de 20 años que no tienen en cuenta su estado físico en absoluto. Incluso vivimos en una generación en la que la mayoría de los alimentos son instantáneos: fideos instantáneos, hamburguesas y patatas fritas de comida rápida, alto consumo de cafeína y demás. Sí, son deliciosos y todos los comen de todos modos. Aún así, no tienes que privarte de esos alimentos, pero debes tener el control para tomarlos con moderación. No hay mejor momento para cuidarte que ahora.

Crees que eres imparable en tus años de adolescencia y juventud. Irradias con un brillo juvenil, pero dicen que esta fase de la vida a menudo se da por sentada. Como alguien que todavía es joven, crees ser invencible y que no te enfrentarás ni desarrollarás enfermedades terminales. Consideras que estás a salvo de visitar un hospital. Además, sientes que te saldrás con la tuya como siempre lo has hecho. Pero por mucho que odiemos desmentir esto, tus malas elecciones sobre tu estilo de vida pueden hacer que las próximas décadas sean difíciles para ti.

Comienza a dejar esos malos hábitos y comprométete con vivir de forma más saludable a partir de ahora. Esto te añadirá años de vida y podrás vivir con un cuerpo feliz y saludable en el futuro. Los estudios muestran que unas mejores opciones en el estilo de vida minimizan el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular en un 70 a 80 por ciento, ya sea en las primeras etapas de diabetes, ataques cardíacos, ataques cerebrales, demencia o cáncer.

Un estudio de la Universidad Northwestern dice que mantenerse saludable a los 20 años reducirá el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca en la mediana edad. Esta encuesta descubrió que la mayoría de las personas que siguieron cinco hábitos saludables a los 20 años (un bajo índice de grasa corporal, un consumo moderado del alcohol, no fumar, una dieta saludable y actividad física diaria) se mantuvieron saludables hasta la mediana edad.

No se trata solo del “carpe diem”

No solo tenemos en cuenta la mentalidad a la hora de averiguar por qué a los adultos jóvenes les resulta difícil elegir una vida saludable. También puede deberse a las largas horas de trabajo, lo que les dificulta encontrar tiempo para hacer ejercicio y cuidar lo que comen. También hay muchas batallas mentales a las que se enfrentan, como la presión en el trabajo, problemas en las relaciones, conflictos familiares y problemas financieros. ¿Por qué pensarían en su salud y bienestar futuros cuando tienen problemas actuales apremiantes con los que lidiar?

Pero a pesar de que es difícil, no es excusa para que los adultos jóvenes den por sentada su salud. Deben tomarse el tiempo para recuperar fuerzas encontrando y viviendo un equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida.

Sé amable contigo mismo y hazlo poco a poco. Elimina tus malos hábitos uno por uno y reemplázalos por otros saludables. Comienza poco a poco si es necesario. Esto hace que ceñirte a tus objetivos sea más fácil y que puedas progresar a medida que creces. Cuando puedas identificar lo que necesitas cambiar y arreglar, entonces podrás controlar mejor tus actividades y tu rutina diaria para vivir una vida saludable.

Dejar los malos hábitos

La veintena se encuentra entre los años de la adolescencia y la fase adulta de pleno derecho. Te pasas diez años descubriendo y comprometiéndote con nuevos intereses, superando nuevos obstáculos de frente, aprendiendo de tus errores y esforzándote al máximo para convertirte en la persona que quieres ser. Realmente no hay una mejor fase en tu vida que tus felices años veinte para deshacerte de tus malos hábitos y trabajar para convertirte en la mejor versión de ti mismo.

Es más fácil romper con los comportamientos y hábitos rutinarios mientras aún eres joven y estás abierto al cambio. Esta es una buena fase para desarrollar los hábitos que deseas mantener por el resto de tu vida. A los 20 años, tu objetivo debe ser descubrir el tipo de vida que deseas vivir en el futuro, incluidas las principales opciones laborales y las relaciones contigo mismo y con los demás.

Sé joven, salvaje y libre, pero también sé lo suficientemente inteligente como para saber cuándo es demasiado y cuándo estás poniendo en peligro tu salud. Hay hábitos que están relacionados con el bienestar y la supervivencia, y hay aquellos que a largo plazo solo influyen negativamente en tu salud.

Esta es una situación en la que todos ganan. No lo mires como un sacrificio sino como una inversión para vivir una vida larga y feliz. Incluso las decisiones más pequeñas que tomes hoy tendrán el poder de abrir el camino hacia el éxito, tanto en el presente como en el futuro.

Es posible que estés abrumado por el trabajo y no duermas ni descanses lo suficiente en un día. También bebes mucho más café que agua e incluso te olvidas de beber agua. Es posible que estés trabajando en el ordenador con la espalda encorvada y la mente relajada. Tienes vicios y no controlas tus impulsos de ninguna manera. Acepta que estos hábitos son malos y que debes comenzar ahora para que no te sorprendas con lo que te deparará el futuro.

15 cosas que puedes hacer para cuidarte mejor

1. Cocina tus comidas por ti mismo. Si no cocinas, al menos aprende a preparar una comida decente.

2. No consumas azúcar procesada.

3. Ponte en forma.

4. Ve al médico regularmente.

5. Busca fuentes de felicidad.

6. No des por sentado el descanso.

7. Crea una rutina realista.

8. Invierte en productos para el cuidado de la piel y cuida tu piel.

9. Sé higiénico.

10. Distingue entre opciones divertidas y saludables.

11. Sé consciente y medita regularmente.

12. Tómate en serio tu salud mental.

13. No estés todo el tiempo con el teléfono.

14. Sal y toma un poco de aire fresco.

15. Haz pequeños cambios para cuidar tu cuerpo.

Pensamientos finales

Siempre es mejor prevenir que curar. Cuidar bien de tu salud ahora es mucho mejor que cuidarla después cuando algo vaya mal con tu salud. A los 20 años estás en el mejor momento de tu vida para pensar en hábitos saludables y aplicarlos cuanto antes. También liberas endorfinas u hormonas felices que te hacen sentir bien al ser más consciente de la salud. Resumiendo, la forma en que tratas tu cuerpo ahora afectará tu salud en las próximas décadas.