60 DÍAS DE PRUEBA
VIVA ESPAÑA 10%DTO EN TODO: ES2024
GARANTÍA HASTA 10 AÑOS

Nuevas necesidades de bienestar en la oficina

25 octubre, 2022

A raíz de la pandemia y la paralización laboral en casi todos los sectores, los trabajos de oficina se vieron relegados a un nuevo modelo: el teletrabajo.

Actualmente, a pesar de que se ha vuelto a la normalidad en los puestos administrativos y han reabierto las empresas, muchas personas se han acostumbrado a trabajar desde la comodidad de su hogar. Esto ha supuesto una revolución en el modo de ver el trabajo de oficina, y cada vez son más los empleados que exigen que su puesto cumpla unos requisitos mínimos de confort para aceptar volver a él.

Para que la gente vuelva a la oficina, las empresas deben disponer de un entorno más dinámico y flexible, que constituya un buen motivo para volver a la oficina.

Entre las principales comodidades que demandan los trabajadores, tanto para una mejor conexión con sus compañeros como para un mayor bienestar en la oficina, destacan las siguientes: contar con espacios de relajación, servicios de comida sana y zonas al aire libre. Veamos por separado cada una de ellas.

Espacios de relajación en la oficina

Es imprescindible cuando se están realizando trabajos que implican un desgaste mental realizar pequeños descansos que ayuden a desconectar por un momento y después retomar con mayor energía y motivación las tareas.

Tener un espacio orientado a la relajación dentro de la oficina puede servir como un buen aliciente para la motivación de los trabajadores, quienes podrán apartar la vista de las pantallas por unos minutos y estirar las piernas.

También pueden aprovechar ese tiempo y espacio para interactuar con los demás.

Por otro lado, para que en su puesto de trabajo el empleado se sienta lo más agusto posible, podemos optar por una opción que está en tendencia en la actualidad: los escritorios de pie.

El objetivo principal de los escritorios regulables es acortar el tiempo que los trabajadores pasan sentados, ya que en ellos se puede alternar entre estar de pie o estar sentado. Así se consigue mejorar la salud y aumentar los niveles de energía, entre otros muchos beneficios, tales como pérdida de peso, disminución del dolor de espalda, beneficios para la salud mental, disminución del azúcar en sangre, reducción en el colesterol y una mayor expectativa de vida.

Servicios de comida saludable

Las empresas deben permitir que en la pausa destinada a comer sus trabajadores puedan acceder a alimentos saludables, que contribuyan a su salud y al propio rendimiento laboral.

Las grandes empresas que tienen la posibilidad de ofrecer comida a sus empleados para el descanso, deben disponer de diversas opciones saludables, tales como zumos naturales, bocadillos, frutas, etc.

Además de los alimentos, deben disponer de un espacio bien acondicionado para su consumo.

En cuanto a las oficinas más pequeñas, se puede optar por disponer de una nevera en la que los trabajadores depositen sus propios alimentos. Se trata de hacerles sentir cómodos para que sean más productivos.

Espacios exteriores

Está comprobado que los espacios al aire libre alivian el estrés y proporcionan bienestar, generando mayor satisfacción laboral. Por eso es una de las demandas de los trabajadores para las nuevas oficinas.

A la hora de diseñar este espacio, no se necesita una gran inversión, aunque, por supuesto, depende de la ubicación y las posibilidades de la empresa. Pero es suficiente con unos bancos al aire libre, una pequeña zona ajardinada o simplemente facilitar la salida a un espacio al aire libre en el que los trabajadores puedan despejarse.

Si la empresa no tiene la posibilidad de estas opciones, puede introducir plantas de interior en la oficina, que, aunque en menor medida, tener una zona verde también es beneficiosa para reducir el estrés.

Además de estos tres importantes aspectos a mejorar para adaptar una oficina a las necesidades actuales, se pueden realizar algunas actividades y acciones para mejorar la relación laboral y la productividad.

Algunas de ellas son fomentar la interacción social informal, el aprendizaje entre todos los trabajadores, la buena atención a los clientes, el uso de equipos técnicos actualizados que faciliten las tareas laborales y la celebración de reuniones informales no planificadas que ayuden a expandir la colaboración entre todo el equipo de trabajo.

Pero no todo es trabajo en equipo. También es importante que en las oficinas se tenga en cuenta que deben existir espacios adaptados donde se pueda tener cierta privacidad y concentración, tanto para tener conversaciones ajenas al resto de empleados, como cualquier situación que requiera una mayor privacidad. 

En definitiva, se trata de hacer todo lo posible para que el trabajador se sienta satisfecho, lo que a su vez repercute de forma positiva en la forma de desempeñar su trabajo. De hecho, un empleado que disfrute de un estado físico y emocional saludable es un trabajador competitivo y productivo para la empresa, beneficiándose así ambas partes de la relación laboral.