HASTA 10 AÑOS DE GARANTÍA
ENVÍO GRATIS A ESPAÑA PENINSULAR Y PORTUGAL
60 DÍAS DE PRUEBA
Volver

Mantente en forma en el trabajo: 10 ejercicios para hacer en el escritorio

07 sep 2022
371 vistos

¿Es posible hacer ejercicio mientras trabajo? ¡Claro! De hecho, esta puede ser la solución para mantenerte activo si tienes un empleo que te obliga a estar toda la jornada delante del ordenador. Incluso en esta situación puedes ejercitarte y evitar que el sedentarismo ocupe la mayor parte de tu día. En el artículo de hoy queremos darte algunas ideas para mantenerte en forma en el trabajo. He aquí 10 ejercicios que puedes realizar frente al escritorio.

1. Pedalear mientras trabajas

Mientras tecleas en el ordenador y tus dedos se mueven a la velocidad de la luz, puedes hacer que tus piernas también se aceleren. En este caso, tienes dos opciones. Si tienes una silla de escritorio convencional, es tan fácil como hacer el movimiento del pedaleo durante varios segundos. Puedes hacer varias series para un ejercicio completo. Pero si buscas una eficiencia real, ¿qué te parecería sustituir tu silla por una bicicleta de escritorio? Este artículo no solo favorecerá tu postura, sino que mantendrá activas tus piernas sin que te des cuenta.

2. Hacer fondos

Un ejercicio que puedes hacer durante tus descansos o, por ejemplo, mientras lees un extenso correo electrónico son los fondos. Para ello, tu silla de oficina se convertirá en tu mejor aliada. En la misma posición sentada, apóyate en los reposabrazos, levanta los pies del suelo y trata de elevarte. Mantente en esta postura el máximo tiempo posible, descansa y haz algunas repeticiones. Sin darte cuenta, trabajarás los abdominales y tríceps, entre otros grupos musculares.

3. Realizar ejercicios hipopresivos

Durante tu jornada laboral, tanto si estás trabajando en remoto como en la oficina, hay un ejercicio que puedes hacer de forma 100 % discreta. Nos estamos refiriendo a los ejercicios hipopresivos, indicados para fortalecer el cinturón abdominal, pero también el suelo pélvico y para mejorar la postura. Para ello, debes respirar profundamente y exhalar todo el aire. Entonces, abre las costillas y aguanta la respiración al menos 10 segundos mientras notas cómo tu ombligo va hundiéndose.

4. Hacer ejercicios abductores

Para trabajar el interior de los muslos mientras estás sentado en la silla de oficina una buena idea son los ejercicios abductores. Algo tan simple como colocar un objeto entre las piernas como una botella de agua o un libro puede dar el mejor resultado. Entonces, haz presión como si quisieras evitar que se caiga al suelo.

5. Realizar ejercicios de espalda

Nuestra espalda es una de las grandes damnificadas en el trabajo de oficina. Las malas posturas pueden hacer que se resienta enseguida. Un ejercicio muy sencillo que puedes hacer para reforzarla es entrelazar los dedos de las manos por encima de tu cabeza hasta que la columna quede recta del todo. En esta actividad serán los omóplatos los que entren en juego.

6. Hacer sentadillas

En la posición de altura máxima de tu escritorio elevable lo tienes muy fácil para ejercitar y descongestionar las piernas. Mientras se envían los archivos o esperas una respuesta del interlocutor, puedes aprovechar para realizar algunas sentadillas. Asegúrate siempre de que tu espalda permanece recta al bajar para no hacerte daño. Para calcular la distancia de bajada, puedes ayudarte de tu silla de escritorio. Detente cuando notes que tus glúteos están próximos a rozar el asiento y continúa el ejercicio.

7. Alternar la posición sentada con la de pie

Es el pan de cada día, pero eso no significa que pasar ocho horas al día sentados en la silla sea saludable. La irrupción de los escritorios elevables (que afortunadamente puedes encontrar en FlexiSpot) ha hecho que ya no tengas excusa. Lo más recomendable es, entonces, combinar la posición sentada con la de pie. Al principio puede que te sientas raro, pero todo es acostumbrarse. Puedes alternar una hora sentado con una hora de pie.

8. Hacer movimientos circulares con el cuello

¡Es muy importante no olvidarse del cuello! Este junto con la espalda es uno de los perjudicados del trabajo con el ordenador. Para ello, dedica unos minutos antes y después de trabajar a realizar movimientos circulares con el cuello. Recuerda que esta es una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo, así que no te excedas ni tengas prisa.

9. Obligarte a andar

Durante la jornada laboral, es importante hacer varios minidescansos para descongestionar las extremidades. Una estrategia muy interesante es dejar la botella de agua o los snacks lejos de tu mesa de escritorio. Así, cada vez que tengas sed, deberás levantarte y caminar para ir a por ellos.

10. Hablar por teléfono de pie

Otra propuesta interesante para mantenerte en forma en el trabajo es asociar el teléfono móvil con caminar. Cada vez que te llamen (a no ser que debas estar necesariamente frente al ordenador), levántate de la silla y aprovecha para caminar o, incluso, para subir escaleras.