Los mejores hábitos matutinos para una mañana más positiva

Marzo 29, 2022

Cada día es un nuevo comienzo

Sin importar que seas madrugador o un ave nocturna, a todos nos gustaría aprovechar al máximo nuestras mañanas. Todos tenemos nuestras propias rutinas matutinas, que pueden variar desde ir a toda prisa para llegar al trabajo, preparar el desayuno para la familia o encender el portátil para trabajar en proyectos desde casa. Sin embargo, una cosa en la que la mayoría de nosotros podemos estar de acuerdo es que el estado de ánimo que esta rutina nos transmite puede influir en el resto de nuestro día.

Si te sientes particularmente agotado en tu semana laboral y las mañanas son complicadas, o si simplemente deseas mejorar tu rutina matutina, es posible que necesites algo de inspiración para actualizar tus hábitos matutinos. Sigue leyendo para ver cómo puedes incorporar algunos trucos nuevos y saludables a tu mañana para ponerte de buen humor, sea cual sea tu día.

Nuestros mejores trucos matutinos

¡Empieza temprano!

Algunos de nosotros estamos trabajando duro antes del amanecer, mientras que otros no se acomodan hasta el mediodía. Cualquiera que sea tu horario, empezar un poco más temprano de lo habitual por la mañana puede proporcionarte un comienzo más suave para el día y ponerte en un estado de ánimo más positivo para el día que se avecina.

Cuando pulsamos el botón de repetición, dormimos hasta tarde y dejamos nuestros preparativos matutinos para el último momento, empezamos el día con prisas y estresados incluso antes de haber desayunado. Levantarnos un poco más temprano puede permitirnos reducir la velocidad y despertar nuestra mente y cuerpo a nuestro propio ritmo, en vez de correr contrarreloj.

Levantarte más temprano también crea tiempo para completar algunos puntos de tu lista, limpiar los platos de la noche anterior o sacar algo de ropa para lavar; marcar algunas de esas molestas tareas de tu lista de tareas pendientes puede mejorar en gran medida tu estado de ánimo y concentrarte en el día que tienes por delante.

Sal afuera

Muchos de nosotros pasamos el día dentro de una oficina o perdidos en el estrés y los recados de nuestro día de trabajo. Sin embargo, tomarse el tiempo para salir, traer el exterior al interior o concentrarse en la naturaleza puede ayudarnos a reiniciar, recuperar la calma, mejorar nuestro estado de ánimo y disminuir los síntomas de estrés y depresión.

Ya sea que tengas el lujo de tener un espacio en el jardín o un parque cercano, o simplemente puedas abrir las ventanas y escuchar el canto de los pájaros por encima del tráfico, crear un espacio en nuestras rutinas matutinas para conectar con el mundo exterior puede ser un añadido  maravilloso a nuestro día.

¿Podrías sacar tiempo para correr por la mañana, para salir a la naturaleza o colgar un comedero para pájaros afuera de la ventana para atraer pájaros y hacerte compañía durante tu rutina matutina? Incluso poner algunas plantas de interior o cultivar algunas matas en el alféizar de la ventana de la cocina podría ser un buen comienzo.

Mantén un diario matutino

Tómate un tiempo por la mañana para sentarte y analizar tu estado de ánimo y tus pensamientos y crea un espacio para llevar un diario de estos como parte de tu rutina. El ritual de escribir en un diario puede ayudarnos a despejar, calmar y enfocar nuestra mente para el día siguiente, así como también darnos tiempo para conectar con nuestros sentimientos y mantenernos mental y físicamente bien.

Si aún no llevas un diario, podría ser una buena idea seleccionar un cuaderno en particular para anotar tus pensamientos. Elegir un cuaderno, un bolígrafo, una hora y un espacio específicos para escribir en el diario puede ayudar a establecer el diario como parte de tu rutina matutina y animarte a mantenerte motivado con esta práctica hasta que se convierta en un hábito fijo. 

Toma un buen desayuno

Por consistentes y nutritivos que sean tus otros hábitos matutinos, si te saltas el desayuno, tu rutina matutina solo te llevará hasta cierto punto antes de que te sientas agotado y exhausto a primera hora de la tarde.

Tomar un desayuno equilibrado seguramente hará que tu mañana sea lo mejor posible. Procura preparar una comida fresca cada mañana, dejarlo preparado durante la noche si tus mañanas tienen un horario estricto o incluso meter algo en tu maleta o bolso para comer más tarde en la mañana. Una combinación de carbohidratos complejos de liberación lenta, grasas saludables y proteínas es un desayuno ideal. Puede ser un panecillo integral de salmón y aguacate, granola con yogur natural y mantequilla de frutos secos o incluso el clásico bacon y huevos con tostadas.

Planea el día siguiente

Una mañana llena de hábitos saludables puede ser un comienzo maravilloso para el día y te permitirá asegurarte de mantener la positividad fluyendo durante todo el día. Pasar de tu rutina matutina a un día agitado y desorganizado de tareas mal administradas y mandados olvidados es una forma segura de desaprovechar tu día. Pero tomarte el tiempo cada mañana para planear el día siguiente puede asegurar que tu arranque positivo se convierta en una tarde positiva y productiva.

Trata de apartar un tiempo cada mañana para planear el día que tienes por delante, incluidas las tareas y reuniones de trabajo, así como los recados y las tareas del hogar que deben completarse. Tener un enfoque tranquilo y concentrado para planificar tu día te dará tiempo para asegurarte de que no se te olvide nada, de modo que puedas consultar tu lista con confianza durante todo el día.

¡Es hora de aprovechar el día!

Si te has sentido sin inspiración por tu rutina matutina o agotado y apático mientras trabajas durante la semana, algunos de nuestros hábitos anteriores pueden ser una excelente introducción a tu rutina matutina para un día más positivo.

Elige primero el truco más atractivo o más fácil de implementar y observa cómo te funciona durante la próxima semana. Introduce más hábitos en las semanas siguientes: un enfoque lento y constante para reinventar tu rutina matutina te dará más posibilidades de éxito que abrumarte con una rutina completamente nueva de golpe. Tómate el tiempo para adaptarte a tu nueva rutina, tiempo para reflexionar y disfruta de una perspectiva renovada en tu día.