Haz algo de ejercicio mientras trabajas en una silla fitness

Febrero 17, 2022

Puede que esta situación te resulte demasiado familiar. Piensas que hoy deberías hacer ejercicio, pero luego ves todo el trabajo que tienes y lo vuelves a poner en la lista de espera. Al día siguiente, te pasa lo mismo. Te repites que vas a hacer ejercicio al día siguiente, pero la sesión de entrenamiento nunca se materializa. Puede que incluso se haya convertido en una costumbre posponerlo hasta mañana para nunca llegar a hacerlo.

Puedes seguir sin problemas con tu estilo de vida sedentario. Pero tienes que saber que cuanto más mantengas las malas decisiones de salud, mayor será la tendencia a que surjan problemas de salud en el futuro. Aunque algunos aún pueden controlarse, hay otros que podrían no tener cura. Puedes sufrir enfermedades cardíacas, presión arterial alta, degeneración muscular, incluida la posibilidad de atrofia en las piernas, diabetes, dolor muscular, tensión en el cuello, dolor lumbar y otros trastornos relacionados. Vivir un estilo de vida sedentario también puede generar dificultad para concentrarse, depresión y ansiedad.

Como tenemos que pagar facturas y hay muchas cosas para las que necesitamos dinero, el trabajo ocupa más de la mitad de nuestra vida cotidiana. Teniendo en cuenta todas nuestras responsabilidades y nuestros sueños, el trabajo es una prioridad. Para algunos o, nos atrevemos a decir, para la mayoría de nosotros, la salud pasa a un segundo plano, lo cual nunca trae buenos resultados. Una vez que das por sentada tu salud, puedes sufrir las consecuencias ahora y en el futuro. Así que, antes de que esto suceda, hay muchas maneras de intentar vivir de forma más saludable. Algunos comen alimentos saludables; algunos intentan dormir mejor. Pero para la mayoría, el ejercicio no es una opción. Sin motivación y disciplina, es difícil incorporar el ejercicio a nuestra rutina. Deseamos descubrir la manera de incluirlo en nuestros horarios sin quitar tiempo de nuestro trabajo. Una situación aún más ideal sería que hubiera una silla capaz de proporcionar el entrenamiento que necesitas. Pues los sueños se hacen realidad, ¡porque la silla fitness existe de verdad!

Las sillas fitness están de moda y con razón. Añádela a tu lugar de trabajo y te sorprenderá lo que una silla puede hacer para incluir movimiento en tu rutina laboral diaria sin ser incómodo ni dejarte exhausto. Hoy en día, ya hay muchos estilos y tipos diferentes de sillas fitness disponibles en el mercado. También se le pueden añadir accesorios para que sea perfecta tanto para el hogar como para la oficina. Sin duda, podrías perder algunos kilos mientras eres productivo en el trabajo y sin ocupar espacio en tu oficina en casa.

Las sillas fitness se pueden clasificar en varios tipos. Los dos más importantes son la estabilidad y la resistencia, cada uno con más subclasificaciones. Las sillas de bola de equilibrio, por ejemplo, entran dentro de la categoría de estabilidad y son excelentes independientemente de si tienen una base de silla de bola. Las sillas ergonómicas son otra clasificación.

En cuanto a las sillas de resistencia, este tipo ofrece características que proporcionan un entrenamiento completo. Esto significa que los músculos reciben un buen entrenamiento con el que podrías perder significativamente algunos kilos si ese es tu objetivo. Ni siquiera hace falta que uses la silla de ejercicios durante horas mientras realizas tus tareas. Todo lo que necesitas es un breve descanso de 5 minutos, y ya conseguirás una gran diferencia. Podría servirte como un descanso mental del trabajo agotador a la vez que proporcionas al cuerpo el ejercicio físico que necesitas.

Un ejemplo famoso de este tipo de silla de fitness es la silla fitness sit2Go  de Flexispot. Está diseñada específicamente para proporcionar a sus usuarios la máxima comodidad durante el tiempo de trabajo o simplemente cuando te apetezca sentarte en ella. Viene con un respaldo de malla transpirable que mantiene la espalda fresca y estable al apoyarse sobre ella. Aparte de eso, el cojín del asiento soporta el peso del cuerpo sin ninguna presión. Muchos usuarios dan fe de lo cómoda que es hasta el punto de decir que parece que la hayan hecho para un estilo de vida sedentario.

Además, el asiento de esta silla es ajustable para que puedas adaptarlo a tu altura ideal. Si vives en una casa grande con personas de diferentes edades, la silla se puede ajustar fácilmente para adaptarse a diferentes alturas y edades. Además de usarlo durante el trabajo, también puedes animar a tus hijos a que comiencen a hacer ejercicio desde pequeños y pasen un tiempo en la silla en lugar de relajarse en el sofá jugando a videojuegos.

Si te preguntas dónde está la parte fitness en una silla, la parte inferior de esta silla es una bicicleta. Puedes verlo como un accesorio de fitness bajo el escritorio. Incluye ocho niveles de resistencia para que puedas ajustarlo a tu comodidad y necesidades. Algo que gusta mucho es que viene con un pequeño monitor que proporciona información importante en tu viaje hacia el control de peso, incluido un contador de calorías y un programa cardiovascular personalizable. Para comenzar tu entrenamiento, ni siquiera necesitas usar zapatos adecuados porque los pedales son muy cómodos.

En un espacio compartido, no hay que preocuparse por el ruido que pueda generar el movimiento del pedaleo por temor a molestar a los demás. El motor funciona de manera suave y silenciosa, independientemente de la velocidad a la que se pedalea. Esto también te ayudará a tener la mente clara y concentrada incluso mientras haces ejercicio.

Si lo que te preocupa es el espacio limitado de la habitación, entonces esta silla fitness es perfecta porque es compacta y ocupará aproximadamente la misma cantidad de espacio que una silla ergonómica para escritorio. También tiene ruedas giratorias resistentes que permiten moverla de una habitación a otra sin necesidad de levantarla.

Lo más importante es que esta silla tiene un diseño ergonómico que no te causará dolor de espalda, cuello, hombros, piernas o pies. Estarás invirtiendo en tu salud porque aunque estés sentado en la silla durante horas prolongadas, tendrás la opción de hacer todo el ejercicio que quieras en cualquier momento. Todo lo que necesitas es mirar hacia abajo y ahí tendrás el recordatorio para mover los pies.

Dato curioso: el ejercicio puede darte endorfinas u hormonas de la felicidad. Cuando te sientes estresado, con falta de creatividad o luchando con la productividad, puedes volver a la normalidad y mejorar tu estado de ánimo pedaleando.

Al final, independientemente de la silla que elijas, configúrala correctamente para obtener la máxima comodidad sin comprometer tu postura.