Escritorio ergonómico: indispensables para una oficina

Febrero 11, 2022

Un escritorio ergonómico en la actualidad es un tema que se suele tocar en el mundo de la decoración de ambientes, la mueblería y el trabajo en oficina. Se trata de un tipo de mueblería para trabajo o estudio que intenta mejorar la productividad ofreciendo una experiencia de usuario más placentera.

En breve, haremos una revisión de qué es un escritorio ergonómico, qué los caracteriza, cuáles son sus ventajas y por qué son tan importantes en el trabajo.

¿Qué es un escritorio ergonómico?

En pocas palabras, un escritorio económico es un tipo de mobiliario ajustado a la anatomía del usuario para hacer más cómoda su experiencia de estudio o trabajo.

Este tipo de escritorios se diseñan para que el usuario pueda soportar largas jornadas de trabajo sin llegar al punto de la extenuación mental ni dolores en el cuerpo. Asimismo, funcionan como incentivo para estimular la creatividad, el confort y la facilidad de movimiento.

A diferencia de otros tipos de escritorios, ellos se ajustan a ambientes de todo tipo. También, sirven para muchísimas tareas del día a día. No son solo para trabajar. Actualmente, se utilizan para cualquier cosa. Por ejemplo, trabajo en oficina, teletrabajo o estudio. Incluso, se emplean para jugar videojuegos o decoración de un espacio interior.

Características y funcionamiento de los escritorios ergonómicos

Sus características son sencillas y sobrias. Tienen patas delgadas, la superficie suele ser de manera e incluyen (en ciertos casos) incorporan compartimientos pequeños para depositar objetos (aunque no siempre es el caso).

A diferencia de un escritorio tradicional, los escritorios ergonómicos tienen diseños minimalistas, son sencillos en su construcción y no suelen ser ostentosos. Debido a la naturaleza adaptable y versátil de su uso, normalmente tienen una apariencia impersonal y modificable.

Con respecto a su funcionamiento, pueden ser, simplemente, escritorios pequeños ajustables al ambiente que sea. En muchos casos, solo incorporan pequeños espacios para guardar libros y documentos.

La idea de un mueble de este tipo es que no ocupe demasiado espacio, permita el movimiento, se ajuste perfectamente a cualquier superficie y sirva para todo tipo de tareas.

¿Cómo diferenciamos un escritorio ergonómico de uno que no lo es?

Es bastante simple diferenciar los escritorios ergonómicos de los que no son. Como ya adelantamos, los muebles ergonómicos tienen la particularidad de ser ajustables y adaptables tanto a la fisionomía del usuario como al espacio en el que se usan. Por tanto, la comodidad y la versatilidad son sus principios.

Los escritorios no ergonómicos, en cambio, tienen otros principios. Por ejemplo, los escritorios grandes de oficina colectivos buscan ser espaciosos. Su finalidad es que más de una persona pueda usar el mismo mobiliario para trabajar. Con ello se economiza presupuesto y se estimula el trabajo en equipo.

Otros tipos de escritorios tradicionales, como los de madera de caoba, suelen usarse en despachos, firmas y bufetes. Tienen una apariencia sumamente ostentosa, la cual trasmite un mensaje de autoridad. Ellos tienden a ocupar muchísimo espacio y generar un ambiente tradicional, rústico y antiguo.

Otros escritorios, como aquellos que incluyen bibliotecas, cajones y compartimientos, suelen ser utilizados en ambientes académicos o administrativos. Intentan ser funcionales y prácticos para tareas del día a día. Este es otro principio que un escritorio ergonómico intenta abolir.

Por último, existe el escritorio industrial. Suelen ser poco estético, hecho con materiales de metal y de gran calidad para exigencias extremas. Por ejemplo, se usan en constructoras o escuelas.

La ergonomía se basa en la creatividad, la comodidad, el pensamiento libre y la movilidad. Un escritorio moderno se desprende de la autoridad, la tradición y la funcionalidad para promover un ambiente jovial y agradable.