Diseño de interiores: teoría y práctica sobre los diseños de casas

Febrero 15, 2022

El diseño de interiores es un campo de estudio que ha adquirido notoriedad debido a que el ritmo de vida actual nos ha confinado al hogar. La aparición del teletrabajo como un modo de monetizar cualquier oficio genera una mayor reflexión sobre el espacio donde solemos estar más tiempo.

Por esta razón, es indispensable repensar la casa en función de algunas nociones y prácticas del diseño interior.

¿Qué es el diseño de interiores?

El concepto responde a esta necesidad de sentirnos a gusto dentro del hogar sobre la base de las necesidades. De hecho, el objetivo principal de esta área es optimizar la experiencia de las personas que habitan espacios interiores.

Este tipo de diseño intenta humanizar lugares, busca hacerlos semejantes a quienes hacen vida dentro de ellos. Para lograrlo, se proponen técnicas estéticas, arquitectónicas y funcionales.

No se debe confundir la decoración de interiores con el diseño, pues la primera solo responde al componente estético. El término que nos interesa trabaja de manera holística. Esto quiere decir que se transforma el espacio, no únicamente para ser bello, sino adecuado al uso particular.

¿Cómo funciona el diseño de interiores?

Tal como hemos adelantado, el diseño de interiores se fundamenta en examinar un lugar a través de un lente multifocal. El ojo de un buen diseñador se fija en las texturas y los colores, que sería la dimensión estética. Pero, también se propone evaluar las estructuras a partir de su potencial para generar confort.

Aspectos como la luz, la ventilación, la vista, e incluso las dimensiones y sensaciones empiezan a formar parte de la labor. El diseño debe hacerse preguntas que respondan al grado de facilidad y bienestar que puede aportar cada aspecto del sitio.

El espacio debe inspirar una acción: trabajar, estudiar, descansar. Por ello, el diseñador es el director de la orquesta, es el que toma las decisiones en todas las ramas involucradas en la configuración de interiores.

Tipos de diseños de interiores

El diseño interior debe conectar con el estilo predominante de una o varias personas que emplean determinado espacio. Para ello, existen diferentes tipologías encargadas de determinar el carácter que queremos imprimir en un sitio:

  • Diseño contemporáneo: se enfoca en los detalles de la arquitectura. Emplea recursos como las formas geométricas integradas a las paredes, techos altos y escaleras modernas. Los muebles suelen ser de estilo audaz pero de formas simples y limpias.
  • Diseño minimalista: la premisa de menos es más viene del minimalismo. La esencia de esta clase de diseño es conseguir mayor funcionalidad y belleza con la menor cantidad de elementos. Los colores son neutros, las paredes desnudas, líneas orgánicas y espacios despejados.
  • Diseño rústico: es un estilo que valora la naturaleza. La selección de materiales poco refinados es importante. La piedra, la madera, las fibras naturales son los indicados. La paleta de colores terrosos y el efecto desgastado es común.
  • Diseño industrial: trata de mostrar los componentes arquitectónicos que normalmente permanecen ocultos. Es común ver vigas y ladrillos expuestos, los cuales contrastan con paredes lisas pintadas de forma llamativa. En resumen, pone el foco sobre la arquitectura de interiores.

 

Ventajas del diseño de interiores

Los aspectos más importantes del diseño de interiores se concentran en varios vectores. Estos son:

  • Aumenta la funcionalidad: te enseña técnicas para adecuar el espacio a las actividades que desempeñas diariamente. De esta manera, incrementa el confort, haciendo que el entorno coopere con las acciones humanas.
  • Mejora la salud en general: el diseño de interiores configura entornos agradables para la mente y el cuerpo. Crea un lugar de bienestar garantizando buena ventilación, iluminación y apariencia para que el contexto fluya contigo.
  • Ayuda a transformar lugares: parece evidente, pero a veces queremos remodelar nuestro hogar porque las necesidades cambiaron y no sabemos por dónde empezar. El diseño nos proporciona innumerables ideas en estos casos.
  • Optimiza la productividad: un recinto que inspire a ejecutar las labores cotidianas es clave para mejorar la productividad. El diseño nos ayuda a generar ese ambiente que requerimos para hacerlo bien cada día.