Cómo entrenar tu concentración: 5 ejercicios útiles

Marzo 18, 2022

Imagina que la concentración es un músculo y como tal debes entrenarlo para que no se atrofie. Con esta idea, es posible que comprendas mejor la necesidad de ejercitar esta capacidad mental que tan importante es a la hora de trabajar. Cuanto más en forma esté tu concentración, más productivo serás en el trabajo. A continuación, te hablamos de 5 ejercicios muy fáciles para entrenar tu concentración.

El gimnasio es el lugar al que acudimos para moldear nuestra figura. En él ejercitamos todos nuestros músculos: las piernas, los bíceps, los tríceps, los abdominales, etc. Con mayor o menor pericia nos esforzamos para que los músculos avancen terreno en detrimento de la grasa. Sabemos que están ahí, ocultos, de ahí que debamos poner toda la carne en el asador para que queden bien visibles.

Con la concentración sucede algo parecido. Se trata de una capacidad que se adquiere y que, por supuesto, siempre se puede mejorar. Te recomendamos dedicar un tiempo de cada semana a ejercitar tu concentración y pronto observarás tus frutos. Estos son algunos de los ejercicios que puedes practicar.

1. Aprende a meditar

Uno de los ejercicios más interesantes para entrenar tu concentración es la meditación. Como bien sabes, se trata de una práctica orientada a calmar la mente. No te vamos a engañar: no es algo que se consigue de la noche a la mañana. Requiere disciplina, pero si te esfuerzas, poco a poco irás viendo los resultados. La meditación tiene múltiples beneficios. No solo mejora la concentración, sino que también reduce el estrés y favorece la memoria. Para adentrarte en esta práctica, te recomendamos escoger un momento del día y un lugar libres de distracciones. Ponte ropa cómoda y siéntate de manera correcta. Asimismo, deberás enfocar tu mente en la respiración.

2. Haz puzles

Los puzles no son cosa de niños. De hecho, sus ventajas son de sobra conocidas. Mejoran la memoria, pero también favorece las funciones cognitivas. Potencian la concentración y, al mismo tiempo, aumentan la productividad. No en vano, el hecho de tener que encajar las piezas responde a un ejercicio mental en el que entran en juego muchos elementos como el razonamiento, la reflexión o la toma de decisiones. Así que no lo dudes, un par de días a la semana después de trabajar, despeja la mesa del salón y ponte a hacer un puzle. ¡Te relajará y ayudará a desconectar de las obligaciones!

3. Realiza crucigramas y otros pasatiempos

Si creíamos que los puzles eran cosa de niños, es posible que asociemos los crucigramas y las sopas de letras a los ancianos. ¡Nada de eso! Lo cierto es que ocupar algo de tu tiempo libre en estos menesteres ejercitará ostensiblemente la concentración. Estos juegos en papel ponen el cerebro a funcionar, así que ni te imaginas lo bien que te va a venir hacerlos con cierta frecuencia.

4. Di sí a la organización

Para que te concentres al máximo durante la jornada laboral, hay un aspecto clave. Nos estamos refiriendo a la organización. Si todo a tu alrededor es un caos, no intentes enfocarte porque no lo vas  a lograr. Por el contrario, si estás trabajando en un entorno sin ninguna distracción, sobre una mesa de escritorio ordenada, entonces, lo tendrás mucho más fácil. También te puede ayudar hacer una lista de tareas al arrancar el día. Tener la jornada estructurada hará que te concentres en lo importante.

5. Practica la observación consciente

Como último ejercicio para entrenar tu concentración te proponemos practicar la observación consciente. ¿En qué consiste exactamente? Se trata de centrar toda tu atención en el objeto que tú elijas (puede ser cualquiera, desde las cortinas a un jarrón o un libro) durante un par de minutos. Obsérvalo sin distracciones.

Consejos para mejorar tu concentración

Poner los anteriores ejercicios en marcha, sin duda, puede dar buenos resultados. Pero hay mucho más que puedes hacer para que tu capacidad de concentración se vea favorecida. Una primera recomendación es que descanses lo suficiente. Recuerda que tu cerebro debe estar descansado para rendir al máximo al día siguiente y esto solo se consigue con un sueño reparador.

También es importante que lleves una dieta saludable e, incluso, agregues a tu alimentación ciertos productos que mejoran la concentración, como es el caso del plátano, las lentejas, los huevos, las nueces o el aguacate.

Por último, te aconsejamos que te centres en una tarea a la vez. Ya sabes lo que dicen: “Quien mucho abarca poco aprieta”.

No siempre conseguimos concentrarnos cuando trabajamos en remoto. Es una situación a la que hay que acostumbrarse, pero ¡todo es empezar! Desde Flexispot, te animamos a seleccionar un mobiliario de oficina cómodo para crear un entorno laboral en casa lo más agradable posible. Consulta nuestro catálogo sin compromiso.