Cómo dejar de procrastinar con la técnica Pomodoro

Marzo 18, 2022

La Real Academia Española (RAE) define “procrastinar” como la acción de aplazar o diferir. A todos nos ha ocurrido alguna vez aquello de distraernos con cualquier cosa aplazando de esta manera nuestras obligaciones. En ocasiones, se nos cruza un chiste en Internet, una imagen graciosa o cualquier otra excusa que nos hace dispersarnos de nuestro trabajo. En el artículo de hoy te contamos cómo dejar de procrastinar con la técnica Pomodoro. ¿Habías escuchado hablar de ella alguna vez?

Durante la jornada laboral o una sesión de estudio, es normal que nuestra mente empiece a volar después de cierto tiempo de concentración. Por este motivo, es sano que hagamos pausas, de manera que demos una tregua a nuestro cerebro. Lo dicen los expertos: es prácticamente imposible mantenernos concentrados al 100 % durante 8 horas. Si no realizamos los descansos correspondientes, nuestra mente tenderá a procrastinar y dejaremos de ser productivos. Una posible solución parece estar en la estrategia de la que te hablamos a continuación.

En qué consiste la técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro es una estrategia de gestión del tiempo basada en nuestra actividad cerebral y capacidad de concentración. Esta técnica divide el tiempo en bloques de enfoque y separa cada uno de ellos con pequeños descansos. Normalmente cada bloque dura unos 25 minutos y cada descanso, alrededor de 5 minutos.

Entonces, la idea es mantenernos activos en el trabajo (sin distracciones de ningún tipo, simplemente enfocados) durante 25 minutos y, tras este bloque, darnos un merecido descanso de 5 minutos. Esta técnica ha demostrado ser eficaz, sobre todo porque la motivación juega un papel muy importante. Al saber que tras unos minutos llegará una pausa en el trabajo, entonces, parece que nuestra mente se activa y nos concentramos mejor.

Para llevarla a la práctica, muchos aconsejan utilizar un temporizador. Entonces, sería tan fácil como realizar nuestras tareas hasta que suene el aviso. En esos 5 minutos de descanso, puedes levantarte y estirar las piernas, revisar tu teléfono móvil, etc. Tras la pausa, llegarán otros 25 minutos de trabajo y así sucesivamente.

En este punto, es posible que te estés preguntando acerca del porqué de su nombre. Como hemos señalado, es necesario echar mano de un temporizador. Pues bien, el inventor de esta técnica solía recurrir al típico temporizador de cocina con forma de tomate.

Beneficios de la técnica Pomodoro

Esta sencilla técnica supone muy buenos resultados. Es especialmente eficaz para las personas que teletrabajan. Veamos algunas de sus principales ventajas.

  • Minimiza las distracciones

Procrastinar es un enemigo acérrimo de la productividad. Lo bueno de la técnica Pomodoro es que contempla un tiempo limitado para las distracciones. Como no tienes que renunciar a ellas, el periodo de enfoque será total.

  • Favorece la responsabilidad

Para muchas personas que trabajan en remoto, es complicado ser productivo cuando no tienes a un jefe detrás vigilando todo lo que haces. Sin embargo, la técnica Pomodoro ejerce cierta presión, por lo que serás más responsable.

  • Te mantiene motivado

Un tercer beneficio de esta técnica es que promueve la motivación. Parece que realizar una carrera de fondo se lleva mejor si sabemos que al final nos espera una meta muy dulce y, sobre todo, merecida.

Cómo iniciarse en la técnica Pomodoro

Para iniciarte en esta técnica, lo principal es que estés plenamente convencido. Conciénciate de que, una vez que has empezado, tienes que seguir. Es tan fácil como guiarte por estos sencillos pasos:

1. Escoge una tarea: por ejemplo, redactar correos electrónicos a clientes o hacer facturas.

2. Programa el temporizador con 25 minutos.

3. Enfócate en tu tarea durante estos 25 minutos. Deja tu teléfono móvil a un lado para evitar las distracciones.

4. Cuando suene el aviso, tienes 5 minutos de pausa.

5. Tras esos 5 minutos, vuelve a la carga otros 25 minutos.

6. Cuando hayas completado eficazmente cuatro series, entonces, tómate un descanso de 20 minutos.

Puedes utilizar tu teléfono móvil como temporizador o, incluso, adquirir uno de esos de cocina si te apetece. Otra opción es descargarte una aplicación móvil. Algunas de estas apps se toman tan en serio su misión que, incluso, durante esos 25 minutos de concentración bloquean el acceso a Internet desde tu teléfono para que no caigas en la tentación de consultar tus Whatsapps u otras redes sociales.

Algunas de las más descargadas son: Pomodoro Timer, Focus-To-Do o Forest. Y si no quieres descargarte ninguna app en tu móvil, te gustará saber que muchas tienen versión web, por lo que puedes seguir la técnica directamente desde el ordenador.

¡Mantente enfocado y productivo! En Flexispot estamos comprometidos con ofrecerte una oficina en casa óptima para afrontar tu jornada laboral con la máxima energía. ¡Echa un vistazo a nuestro catálogo!