Cómo añadir movimiento diario a tu estilo de vida sedentario

Marzo 21, 2022

Es probable que hayas llegado a este artículo porque estás buscando vivir una vida saludable en vez de ponerte enfermo y tratar de curar tu enfermedad cuando sea demasiado tarde. Felicidades por tu mentalidad renovada. ¡Esto realmente podría allanar tu camino para convertirte en la mejor versión de ti mismo!

Debido a que tienes un trabajo de oficina sedentario con muchas tareas que cumplir, apostamos a que has estado sentado durante muchas horas. Es posible que no lo desees, pero has estado viviendo un estilo de vida inactivo por exigencias de tu horario. Estar sentado durante mucho tiempo puede tener efectos perjudiciales para la salud y puede causar que se desarrollen enfermedades con el tiempo.

Tienes que introducir más actividad en tu rutina diaria si realmente quieres un cambio de estilo de vida de 180 grados. Aunque tengas que estar sentado durante largas horas para terminar tu trabajo, esto no significa que no puedas incluir algo de actividad y movimiento en tu rutina diaria.

Qué hacer para arreglar un estilo de vida sedentario

Admítelo. En esta era de la tecnología es increíble que podamos obtener todo en un instante y a nuestra conveniencia. Pero debido a que es de fácil acceso, la tecnología ha hecho que la mayoría de nosotros adoptemos un estilo de vida más sedentario. Nos movemos menos y nos sentamos más, lo cual, aunque no lo notemos, ha estado afectando nuestra salud ahora y posiblemente en el futuro. Esta inactividad contribuye significativamente a la epidemia de obesidad.

Esto no debe tomarse a la ligera. Las investigaciones indican que las personas que se sientan durante largas horas todos los días se exponen a un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca y circulatoria, así como diabetes. Hemos enumerado algunos consejos que te ayudarán a mantenerte activo durante todo el día.

 1. Aprovecha cualquier oportunidad para ponerte de pie en vez de estar sentado

Sabemos que estar sentado puede ser relajante, pero también debes tener en cuenta tu salud. Ten en cuenta los momentos en los que puedes estar de pie en vez de sentado o ponte algunos recordatorios en el teléfono para alternar entre ponerte de pie y sentarte. Puedes ponerte de pie durante unos minutos mientras ves la tele, participas en reuniones, trabajas en tu escritorio o navegas por Internet. Un número cada vez mayor de empresas ha introducido escritorios de pie en sus oficinas. Los estudios demuestran que este tipo de escritorio puede reducir el estrés entre los empleados y hacerlos más productivos, lo que es beneficioso para ti si eres el jefe. FlexiSpot es una empresa ergonómica que tiene una serie de opciones de escritorio de pie que puedes curiosear.

Las estadísticas nos dicen que las personas que quieren mantener sus niveles de energía deben moverse cada 90 minutos. Administra tus recursos para mantener la mente fresca y eficiente. Haz un descanso y sal al jardín. Da una vuelta. Sube y baja las escaleras. Haz algunas flexiones y planifica algo en tu hora del almuerzo. Cocina algo.

2. Programa tiempo productivo

Es posible que te hayas vuelto sedentario durante mucho tiempo y que hayas eliminado el movimiento en las tareas y actividades diarias. Por ejemplo, en vez de cocinar, compras algo preparado y lo calientas para la cena. Deshazte de esta rutina y dedica tiempo en aprender una nueva receta. Internet es un tesoro de recetas que podrían ayudarte a crear la comida de tus sueños. Ahora es tu oportunidad de preparar una comida nutritiva desde cero. También es posible que desees tomar una clase de entrenamiento físico en línea. Puede ser una clase de baile, una transmisión en vivo de una sesión de zumba o vídeos de ejercicios gratuitos a los que puedes acceder en cualquier momento. También podrías aprovechar tu tiempo para terminar las tareas del hogar o pasear por tu barrio (siguiendo los protocolos sanitarios del COVID-19, claro). Hay cientos de actividades más que podrías hacer para mantenerte activo y en movimiento.

3. Haz descansos frecuentes para no pasar largas horas mirando fijamente la pantalla de un ordenador

No hay nada de malo en hacer microdescansos; incluso pueden ayudar a aumentar la productividad. Querrás que tu sangre fluya y circule, así que ponte de pie, estírate y camina. A veces, cuando estás demasiado ocupado en el trabajo, la tendencia es olvidarte de lo demás. Pon una alarma para que no te olvides de hacer un descanso para estirarte. También puedes probar algunas posturas de yoga de pie, como sentadillas, zancadas, flexiones de pared y planchas. Todos estos ejercicios podrían hacer que tu sangre bombee; es fácil de hacer si trabajas en casa, pero también puedes hacerlo en un rincón tranquilo de la oficina. Al ver la televisión, un buen recordatorio para ponerte de pie son los anuncios. En el trabajo, no pases largas horas frente a la pantalla del ordenador y realiza intervalos regulares. Ponte de pie y bebe un poco de agua. Sal un rato y camina. Manda un mensaje a un amigo. Además de poner un recordatorio en tu teléfono, pega notas adhesivas en la pantalla de tu ordenador para recordar que debes hacer un descanso de la pantalla.

4. Actualiza tu lugar de trabajo para satisfacer tus necesidades

Cambiar a un escritorio de pie te traerá muchos beneficios. Como se mencionó antes, FlexiSpot tiene una amplia gama de escritorios de pie para elegir. También hay otros muebles ergonómicos disponibles en el sitio. También puedes usar una cinta de andar debajo del escritorio o sentarte en una pelota de ejercicios de vez en cuando; esta última promueve la forma de sentarse activamente que involucra el core.

Un escritorio con altura regulable es perfecto para pasar de estar sentado a estar de pie mientras se trabaja. Puedes hacer parte de tu trabajo regular en el ordenador mientras estás de pie.

5. Añade a tu rutina de trabajo algunos ejercicios sentado

Hay ejercicios que puedes hacer mientras estás sentado. Puedes entrelazar los dedos, girar las palmas hacia afuera, estirar los brazos y rotar los hombros y la columna. Esto te llevará solo unos minutos de tu tiempo.

 

Efectos negativos de vivir un estilo de vida sedentario

Muchas personas se han dado cuenta de los efectos nocivos para la salud de un estilo de vida sedentario. Este tipo de estilo de vida está ligado a diferentes culturas y es común en muchos países como causante de problemas de salud crónicos.

Es sabido que permanecer sentado durante mucho tiempo causa problemas de salud, como la obesidad y el síndrome metabólico, trastornos caracterizados por presión arterial alta, niveles altos de azúcar en la sangre, exceso de grasa corporal alrededor de las caderas y altos niveles de colesterol.

Hay muchas condiciones que tu cuerpo puede experimentar al llevar un estilo de vida sedentario. A continuación enumeramos cuáles podrían ser estas experiencias:

1. Debido a que te mueves mucho menos y quemas pocas calorías de todo lo que comes, existe una alta probabilidad de que aumentes de peso.

2. Puedes perder fuerza muscular y resistencia porque tus músculos no están en uso.

3. Los huesos pueden debilitarse y perder material mineral.

4. Puedes dañar tu metabolismo haciendo que a tu cuerpo le resulte difícil descomponer las grasas y los azúcares.

5. Aunque no notes daños visibles, es posible que tu sistema inmunológico no funcione correctamente, lo que podría significar que el suministro de sangre no funciona a su nivel normal.

Conclusión

Comienza poco a poco pero seguro. Facilita la incorporación de movimiento y actividad a tu vida, especialmente si has estado inactivo durante mucho tiempo. Al ser constante, podrás aumentar la cantidad de ejercicio que haces. Cuantos más ejercicios hagas, mejor. Pero si no puedes hacer mucho por ahora, no te sientas abrumado. Hacer algo es mejor que no hacer nada. Solo esfuérzate al máximo y con el tiempo llegarás al nivel que deseas. El objetivo debe ser realizar la cantidad de ejercicio recomendada para tu edad y estado de salud.

Hay varias formas de hacer ejercicio. Es necesario pensar en cuáles son los ejercicios adecuados para ti. Recuerda que hay muchas formas de incorporar el movimiento en tu vida de manera sutil, sin importar dónde trabajes.