¿Cómo afecta la subida de los precios al teletrabajo?

Marzo 23, 2022

La realidad es clara y los precios de numerosos bienes y servicios ha subido considerablemente en los últimos meses. La situación económica no es fácil para muchos y las personas que trabajan en casa, los denominados teletrabajadores, pese a que se piense lo contrario, también pueden verse afectados por este incremento en los precios.

 

El teletrabajo, tras la pandemia provocada por la COVID-19 ha llegado para imponerse y son muchos los que practican esta modalidad de trabajo. En España, por ejemplo, justo antes del estallido de la crisis sanitaria, solo unos pocos privilegiados podían trabajar desde casa (en torno al 10,9% de la población activa). Aunque las cifras cambiaron drásticamente con la propagación del coronavirus y más de 3 millones de españoles se vieron obligados a trabajar desde casa, según datos que ofrece el portal web Statista.

 

La tendencia del teletrabajo sigue en auge y son muchos los que optan por el home office para poder disfrutar de la tan ansiada conciliación familiar y laboral. Aunque está claro que con el panorama económico que existe hoy en día, son muchos los que ya se están replanteando volver a la oficina, debido al incremento en el precio de los suministros. Así que se puede afirmar que el teletrabajo se ve influenciado por esta situación económica tan desfavorable y te vamos a contar cómo. Aunque, también es cierto que la subida de algún bien podría incrementar el número de teletrabajadores.

 

Incremento del precio de la gasolina

 

Sin duda alguna, una de las cosas que más ha visto incrementado su precio ha sido la gasolina, incluso llegando a superar los 2el litro. Esto puede provocar que los trabajadores que pidieron volver a la oficina, ahora soliciten el teletrabajar, para así evitar los desplazamientos en vehículos, haciendo así que el gasto en gasolina se redujera considerablemente, quedándose trabajando desde casa.

 

El ahorro en gasolina será evidente si se vuelve al teletrabajo, aunque es cierto que sería un ahorro engañoso, ya que otros gastos tendrían lugar en el hogar.


Aumento de las facturas energéticas

 

El gas y la electricidad están más caros que nunca también. Esto es un inconveniente para quienes ya trabajan desde casa, puesto que trabajar en el hogar conllevará a que las facturas de gas y electricidad se vean aumentadas considerablemente y esto es algo que no están dispuestos a sufrir los teletrabajadores, un sector formado, mayoritariamente, por freelances o autónomos, quienes ya tienen que pagar numerosas cuotas e impuestos como para tener también que sufrir la subida de suministros básicos para su trabajo diario.

 

El precio de los alimentos también al alza

 

La cesta de la compra también ha visto aumentado su precio considerablemente en los últimos meses, algo que se ha acrecentado con la huelga de transportes que estamos sufriendo actualmente. Respecto al año pasado, los precios de alimentos aumentaron un 28,1%, un porcentaje imposible de pagar para muchos.

 

Esta es la mayor subida de los alimentos en los últimos diez años y se ha producido en todo tipo de alimentos, siendo los cereales, los más afectados por este incremento de precios. Aunque no solo los cereales han incrementado su precio, sino que los aceites vegetales han alcanzado su máximo histórico, incrementándose su precio un 65,8% respecto a 20202.

 

También subieron considerablemente, los precios de la carne, un 12,7% interanual. Los lácteos son un básico en cualquier hogar y su índice de precios, se situó un 16,9% mayor respecto al de 2020, debido al aumento de la demanda de las importaciones en Asia y la escasez de suministros para las exportaciones en las regiones productoras. A su vez, el azúcar se encareció casi un 30% debido, fundamentalmente, a las preocupaciones sobre la reducción de la producción en Brasil y también al incremento de la demanda a nivel mundial.


Esto influye, igualmente a los trabajadores desde casa, ya que al estar más horas en el hogar, es normal que haya más "picoteos" entre horas, algo que hará que haya que hacer más asiduamente la compra y, por tanto, gastar más dinero en el supermercado.

 

Como ves, los teletrabajadores, al igual que los consumidores normales, son uno de los grupos más afectados por la subida de precios que están experimentando, desde hace unos meses, algunos bienes y servicios tan básicos como la gasolina o la alimentación. Esto repercute en los trabajadores que practican el “home office” ya que se empiecen a plantear el volver a la oficina y aliviar algunos gastos o permanecer en casa, evitando otro tipo de gastos que conlleva el estar en el hogar mientras se trabaja. Y tú, ¿practicas el teletrabajo? ¿Cómo te está afectando la subida de precios que estamos experimentando desde hace unos meses y que parece no tener fin? ¿Qué soluciones has impuesto para paliar esta situación que afecta a la economía de cualquier ciudadano?