Bicicletas de escritorio: ¿son realmente prácticas?

Febrero 11, 2022

Si llevas ya un tiempo haciendo trabajo en remoto, es posible que estés en búsqueda de soluciones innovadoras para agregar a tu oficina en casa. Quizás te hayas cansado de trabajar en la misma mesa y silla de siempre y te apetezca algo diferente. Has escuchado hablar de las bicicletas de escritorio, pero ¿son realmente prácticas? ¿Cuál es su valor diferencial? ¿Me cansaré de ellas? Estas son algunas de las cuestiones que a lo mejor rondan en tu cabeza, así que trataremos de responderlas.

Qué es una bicicleta de escritorio exactamente

 

El universo del Homeoffice está en constante evolución, especialmente dado que el teletrabajo está en sus máximos históricos. Una de las desventajas obvias de trabajar en casa es que favorece el sedentarismo. Ya no tienes que caminar unos minutos para coger el autobús o para llegar a tu oficina. Al teletrabajar, el camino más largo que tendrás que recorrer será la distancia que separa tu despacho del cuarto de baño o cocina.

Por ello, son muchos los que tienen una bicicleta estática en casa como forma de compensar tantas horas sentados frente al ordenador. Pero, ¿qué pensarías si te dijéramos que hay muebles que son bicicleta y mesa de trabajo a la vez? Hablamos de las bicicletas de escritorio, formadas por un asiento más o menos cómodo, unos pedales y una mesa para trabajar. Son, digamos, productos 3 en 1 porque, como hemos indicado, incorporan silla, mesa y pedales.

El objetivo de las bicicletas de escritorio es ayudar a tu cuerpo a mantenerse en forma durante la jornada laboral. ¿Por qué esperar a terminar el trabajo para ejercitarte si puedes hacerlo a la vez?

Dependiendo del modelo, hay bicicletas de escritorio que cuentan con un sillín similar a los de las bicicletas estáticas de toda la vida y otras incorporan un asiento con respaldo para quienes busquen un extra de comodidad.

Aparca el sedentarismo mientras trabajas

 

El trabajo de oficina es cómodo y sedentario y no contribuye a alcanzar las recomendaciones que dicta la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a la práctica de deporte. La OMS aconseja realizar al menos 150 minutos semanales de actividades aeróbicas o bien 75 minutos de actividades intensas. Para maximizar los beneficios para la salud, lo ideal sería aumentar las primeras hasta los 300 minutos y las segundas hasta los 150 minutos.

Con una jornada laboral que en ocasiones se extiende hasta el infinito, parece misión imposible adaptarse a estas sugerencias. En este contexto, las bicicletas escritorio aterrizan casi como una salvación, pues su papel es hacer que te mantengas activo incluso durante las actividades típicamente sedentarias como trabajar frente al ordenador, leer un libro o estudiar.

Beneficios de teletrabajar sobre una bicicleta de escritorio

 

El deporte es salud, eso está claro, ¿verdad? Pero vamos a ser un poco más concretos a la hora de enumerarte los beneficios de teletrabajar sobre una bicicleta de escritorio.

1. Las piernas se mantienen en movimiento

 

¡Que no sean tus dedos los únicos que se mueven al teclear en el ordenador! Con este tipo de escritorios, tus piernas estarán en movimiento mientras tu cerebro se mantiene enfocado en el trabajo. Esta sencilla acción hará que la sangre circule, se eleve la frecuencia cardiaca y, en último término, el metabolismo se acelere.

2. Suponen una inyección de energía

 

Mientras pedaleas, tu cuerpo está activo y eso hace que estés lleno de energía. Tener energía es sinónimo de bienestar y te ayudará a llegar fresco al final de tu jornada laboral.

3. Mantendrás el estrés a raya

 

El ejercicio es el mejor aliado para deshacerte del estrés que tan inoportuno es a veces. Al pedalear, liberarás endorfinas, hormonas responsables del placer y encargadas de impedir que el estrés te quite la paz.

Comprar una bicicleta de escritorio, ¿sí o no?

 

¡Definitivamente sí! Las bicicletas de escritorio optimizan tu tiempo como ningún otro accesorio de oficina. Gracias a ellas podrás trabajar y hacer ejercicio al mismo tiempo, con la pérdida de calorías que eso supone. De acuerdo con un estudio de hace algunos años, puedes llegar a perder 500 calorías por día durante la sesión.

Pedalear mientras trabajas no significa estar exhausto ni sudar a mares, pues eres tú quien se encargará de regular la intensidad del ejercicio. Además, tú decides cómo combinar la bicicleta de escritorio con la silla convencional durante tu jornada laboral. Túrnalas según te vaya apeteciendo, así no te cansarás.

Es cierto que son artículos que requieren cierto espacio, por lo que solo te quitamos la idea de comprar una bicicleta estática si verdaderamente no dispones de ningún hueco libre en tu hogar.

En Flexispot disponemos de varios modelos de bicicletas de escritorio con diferentes características para adaptarse a tus necesidades. ¡Consulta nuestro catálogo sin compromiso!