¿Qué es el descanso digital y cómo realizarlo mientras teletrabajas?

Abril 01, 2022

El teletrabajo se ha impuesto en los últimos años, en buena parte, debido a la crisis provocada por el coronavirus, que propició que más de 3 millones de personas comenzaran a trabajar desde casa. Muchos han tenido que adaptarse a esta nueva realidad, lo que no ha sido fácil y es que la línea entre trabajar y tareas del hogar y otras labores es muy fina si tu oficina de trabajo está en casa.

Por ello se puede afirmar que, aunque estés teletrabajando, tienes derecho a realizar pausas, al igual que lo harías si estuvieras en la oficina, para así desconectar de tus labores y también de las pantallas, algo que garantizará tu mayor rendimiento a lo largo del día. El descanso digital es fundamental y a continuación te vamos a explicar en qué consiste y cómo puedes hacerlo.

¿En qué consiste el descanso digital?

A la hora de definir el descanso digital, este es un concepto que se debe diferenciar del de desconexión digital. Esta es el derecho de los trabajadores a no responder a correos, mensajes o al teléfono de trabajo fuera del horario laboral, vacaciones, días de permiso o días libres. En cambio, el descanso digital es la pausa que se realiza dentro de la jornada laboral para poder descansar la vista y el cerebro tras un rato frente al monitor. Es un tipo de pausa que está regulada. 

En jornadas de trabajo de más de seis horas continuas, como trabajador tienes derecho a 15 minutos de descanso a disfrutar a lo largo de la jornada (es decir, ni al principio ni al final).

 

 ¿Qué puedes hacer durante el descanso digital?

A la hora de disfrutar de tu descanso digital, existen una serie de pautas o estrategias que, como trabajador, podrás poner en práctica en tu día a día, para así desconectar digitalmente del trabajo y mantenerte unos minutos al margen de las pantallas. A continuación te enumeramos algunas de las principales que deberías tener en cuenta.

Programar tus descansos

A la hora de teletrabajar (aunque también si lo haces en la oficina) debes saber que el cerebro humano no es capaz de mantener su atención al 100% en un único aspecto. Lo mejor, por tanto, es que tengas previstas tus pausas para poder resetearte y olvidarte de lo que estás haciendo. Esto te va a permitir recargar las pilas y así poder volver a trabajar de forma más activa. Aunque no te lo creas, hacer una pequeña pausa de 2-3 minutos tendrá una repercusión muy positiva en tu productividad.

Apagar notificaciones y alertas

Es totalmente normal y algo que no puedas evitar que cuando te salta una notificación o alerta tiendas a consultarla de forma inmediata. Cuando ves una notificación, lo normal es que al final acabes haciendo otras en tu smartphone y, al final, no consigas disfrutar de tu descanso digital. Así que lo ideal, por tanto, es que cuando hagas una pausa, desconectes todas las notificaciones.

En la medida de lo posible, también será perfecto si puedes emplear diferentes dispositivos para el trabajo y tu vida personal y guardarlos en lugares diferentes. Con esto, cuando vayas a hacer tu descanso digital, será más fácil desconectar del trabajo.

Regla del 20-20-20

Para descansar en el trabajo y no forzar tu vista ante las pantallas, debes aplicar la regla del 20-20-20, la cual consiste en:

  • Cada 20 minutos.
  • Descansar 20 segundos.
  • Mirar 20 pies al horizonte.

El origen de esta técnica de descanso está en Estado Unidos y tan solo tienes que mirar algo que esté a unos 6 metros (20 pies) para descansar tu mirada un rato. También puedes aprovechar para cerrar los ojos un instante y respirar profundo, algo que agradecerán tus sentidos.

Descanso sin pantallas

Durante el descanso digital, el error de muchos trabajadores es aprovechar para revisar sus mensajes de WhatsApp, ver Instagram o contestar a correos electrónicos. Esto es un grave error porque pasar de una pantalla a otra (es decir, de la del ordenador al smartphone), no es descanso digital.

Durante el mismo debes mantenerte lo más lejos posible de cualquier pantalla (sea del tipo que sea). Lo ideal es que estires las piernas, vayas al baño o te tomes un tentempié o te pongas a hablar con algún vecino si hiciera falta (en el caso de que estés trabajando desde casa).

Si ves que por ti mismo no eres capaz de establecer tu descanso digital y no sabes parar durante tu jornada laboral, siempre puedes hacer uso de la tecnología. Existen softwares y apps con las que programar tus descansos perfectamente, para que puedas disfrutar de ellos y volver a la carga con las pilas a tope. Y tú, ¿Sabes bien disfrutar del descanso digital? ¿Conocías este concepto tan importante y que puede influir tanto en tu productividad de forma positiva aunque no lo creas?