¿Por qué deberías tomar vitaminas?

Marzo 11, 2022

Normalmente, podríamos pensar que una dieta equilibrada produce nutrientes más que suficientes para mantenernos sanos y fuertes a diario. Sin embargo, con el estilo de vida bastante agitado y moderno de hoy en día, se vuelve imposible reunir todos los minerales que el cuerpo necesita dependiendo únicamente de los alimentos que comemos.


Es terrible que la comida ahora no sea suficiente para mantenerse saludable. Es fundamental encontrar la manera de complementar las necesidades de nutrientes de nuestra dieta, y las vitaminas son nuestras aliadas.


Existen diferentes tipos de vitaminas, y el organismo requiere una dosis diaria de cada una por sus diferentes características.


Por ejemplo, necesitamos vitamina K para la coagulación de la sangre, vitamina A para mejorar la visión y vitamina V para absorber el calcio. Otros nutrientes son esenciales para apoyar las funciones corporales, como la integridad de la piel y el colágeno.


Dicho esto, es importante tener en cuenta que las vitaminas no son un sustituto de una dieta saludable, antibióticos o medicamentos, sino que pueden ser complementarias. Este artículo ampliará las razones por las que debemos tomar multivitamínicos con regularidad.

La importancia de tomar vitaminas


Las vitaminas son una clase de sustancias orgánicas que el cuerpo necesita para un funcionamiento normal y un crecimiento y desarrollo saludables. Son liposolubles y solubles en agua. Las vitaminas A, D, E y K son las liposolubles, mientras que las vitaminas B1 y B12 son ejemplos de vitaminas hidrosolubles.


Aunque estas sustancias están presentes en trazas en los alimentos naturales, juegan un papel fundamental en el funcionamiento normal de nuestro organismo. Sus beneficios son los siguientes:


1. Estimular el sistema inmunológico


Con la reciente pandemia de virus y, en general, de enfermedades, es importante mantener un sistema inmunitario en funcionamiento para mantenerse saludable. Afortunadamente, algunas vitaminas tienen propiedades inmunoestimulantes.


La vitamina D, por ejemplo, mejora la función protectora de ciertas células sanguíneas. Por su parte, las vitaminas E y C son antioxidantes que eliminan los radicales libres que podrían dañar tus células. Además de las vitaminas, minerales como el hierro, el selenio, el zinc u otros pueden ayudar a reforzar las defensas de tu organismo frente a las infecciones.


2. Visión mejorada

Pasamos gran parte de nuestro día a día frente a las deslumbrantes pantallas de los dispositivos digitales. Esto incluye desde teléfonos pequeños hasta grandes pantallas de TV. Pasar demasiado tiempo frente a una pantalla puede acelerar la progresión de ciertas patologías oculares. Tomar vitaminas A, C y E puede ayudar a reducir el proceso y mejorar la vista.


3. Fortalecimiento óseo


Algunas vitaminas específicas son importantes para el desarrollo de huesos fuertes. Por ejemplo, la vitamina D, que se produce cuando nuestra piel se expone a la luz solar, regula la absorción de calcio, que es esencial para la salud de los huesos. La vitamina D también se encuentra en el pescado, la leche y los huevos.


La vitamina K2 también apoya la formación de huesos. Se encuentra en queso, hígado, huevos, carne, etc.


4. Participación en el metabolismo


Las vitaminas son necesarias para el metabolismo de su cuerpo. Por ejemplo, las vitaminas tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), folato, biotina y ácido pantoténico (B5) funcionan como coenzimas en varios procesos metabólicos.


5. Ayuda a la función cerebral


Uno de los principales beneficios de tomar vitaminas es su acción para mantener el cerebro saludable. Cuando el nivel de homocisteína en el cerebro, que es un aminoácido esencial, cruza un cierto umbral, el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer aumenta considerablemente.


Sin embargo, el folato (B9), la cobalamina (B12) y la piridoxina (B6) ayudan a neutralizar esta sustancia en el cerebro. La vitamina B también participa en la formación de nuevas células cerebrales.


Además, la vitamina E, como antioxidante, mejora la función cerebral al reducir el estrés oxidativo. Al mismo tiempo, los suplementos vitamínicos se utilizan para tratar enfermedades mentales causadas por deficiencias de nutrientes.

6. Mejora del crecimiento del cabello


El cabello es el tejido de más rápido crecimiento en el cuerpo humano, y las vitaminas son esenciales para su crecimiento. Por ejemplo, las vitaminas B5 y D están relacionadas con la caída del cabello.


Gracias a su acción antioxidante, la vitamina C favorece el crecimiento del cabello previniendo el daño de los radicales libres. Finalmente, dado que la vitamina A está asociada con el crecimiento celular, se recomienda naturalmente para el crecimiento del cabello.


7. Salud cardiovascular mejorada


La enfermedad cardiovascular es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Dicho esto, uno de los muchos beneficios de tomar vitaminas es mantener un sistema cardiovascular saludable. Los efectos cardioprotectores están garantizados por la vitamina D, la vitamina B6, la cobalamina (B12) y el ácido fólico.


Además, el estrés oxidativo, que es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiovasculares, se puede reducir tomando vitaminas C y E.


8. Reducción del riesgo de cáncer


La ingesta diaria de multivitaminas se asocia con un menor riesgo de desarrollar cáncer. Además, las vitaminas desempeñan un papel en el tratamiento de los efectos secundarios que acompañan a la quimioterapia y la radioterapia para varios tipos de cáncer.


9. Mejora de la calidad de la piel


Las diferentes vitaminas también ayudan a desarrollar y mantener una piel saludable. Por ejemplo, la vitamina D ayuda a crear células sanas en la piel. Además, el cáncer de piel se puede prevenir gracias a las propiedades antioxidantes de las vitaminas C y E. También protegen tu piel del daño causado por los rayos ultravioleta.


Nota final


Ahora parece claro que las vitaminas juegan un papel importante en el funcionamiento diario de las células del cuerpo. Lo ideal sigue siendo obtenerlos a través de una dieta equilibrada basada en alimentos naturales.


Sin embargo, en caso de deficiencias, es importante considerar tomar suplementos. Estos deben ser recetados por un médico para evitar una sobredosis.