¿Funcionan realmente las pelotas y artículos antiestrés?

Marzo 23, 2022

¡Qué bien nos vendría tener a mano en ciertos momentos del día una pelota antiestrés! Y es que aunque trabajes en remoto, el estrés puede ser el mismo que si tu lugar de trabajo es una oficina. Estos artículos están al alcance de todos y se promocionan con el apellido de antiestrés, pero ¿de verdad cumplen lo que parece que prometen? En este caso, te hablamos de la función de las pelotas antiestrés y si merece la pena tener una en el cajón de tu escritorio.

El estrés laboral es uno de los principales problemas a los que deben enfrentarse los trabajadores en todo el mundo. Podemos definir el estrés como la reacción ante las exigencias y presiones en el trabajo que no se adecuan a nuestros conocimientos y capacidades, de ahí que pongan a prueba nuestras habilidades para asumir dicha situación.

Todos en algún momento hemos sufrido estrés en el trabajo. Siempre hay jornadas más intensas y exigentes que otras, por lo que es muy difícil que siempre los días transcurran con tranquilidad (aunque sería lo deseable). Eso sí, que haya ciertas jornadas laborales que nos mantienen en tensión, en principio no debería suponer un gran problema. La situación se complica cuando el trabajo se convierte en un estrés continuo. Si este nos desborda, puede convertirse en un auténtico problema de salud.

Las pelotas antiestrés representan un pequeño respiro

Para afrontar estas situaciones que a veces nos superan surgieron hace un tiempo las pelotas antiestrés. La realidad es que es más adecuado hablar de artículos, pues aunque el diseño más común es de una pelota, están disponibles en todo tipo de formatos. Eso sí, la idea es la misma. Se trata de objetos  blanditos que caben en la palma de la mano orientados a aliviar el estrés en momentos de tensión. Pero, ¿cómo?

Su funcionamiento es, según indican las instrucciones, muy sencillo. Basta con que sostengas la pelota antiestrés con una mano, la aprietes todo lo que puedas y, finalmente, reduzcas la presión poco a poco. Parece ser que esta acción repetida varias veces estaría encaminada a reducir los niveles de estrés.

¿Son efectivas las pelotas antiestrés?

Se han publicado varios estudios sobre el tema y, por lo visto, sí que funcionan. La explicación es simple y, además, puede razonarse desde el punto de vista científico para que lo comprendas. Para entenderlo hay que referirse a los dos canales presentes en nuestro cerebro. Por un lado, nos encontramos el canal sensorial, que está relacionado con todos aquellos estímulos que nos vienen de nuestros cinco sentidos. Por otro lado, está el canal intelectual, cuya misión es analizar la información que recibimos de los sentidos.

La clave reside precisamente en el canal sensorial. Si este está ocupado, entonces, parece que el estrés no nos invade de manera tan acuciante. Por este motivo, si te mantienes entretenido estrujando la pelotita antiestrés, es muy posible que el cerebro invierta una menor cantidad de recursos en esa parte intelectual, de ahí que los niveles de estrés desciendan.

Ocurre algo similar con los chupetes de los bebés. ¿Te has fijado en que los niños paran de llorar en cuanto les pones uno? Sencillamente, su parte sensorial se encarga de desviar la atención de aquello que le ocasiona el llanto.

Entonces, aunque a simple vista sean artículos muy simplones, curiosamente las pelotas antiestrés pueden ayudar a despejar tu mente en situaciones en las que necesitas un poco de relax.

Aprende a manejar tu estrés

Durante tu horario de trabajo, como decimos, no está de  más que tengas al alcance uno de estos artículos para apretarlo en el momento que lo necesites. Lo mejor es que ocupan tan poco espacio que puedes guardar la pelota antiestrés en el cajón de tu escritorio o bien situarla encima de la mesa. Pero, ¿qué otras acciones puedes llevar a cabo para mantener a raya tu estrés?

  • Prioriza la ergonomía de tu puesto de trabajo

Aleja el riesgo de sufrir estrés laboral disponiendo de un puesto de trabajo que respete los principios ergonómicos. Esto significa que tanto la silla como la mesa y, en general, el ambiente deben ser agradables.

  • Realiza ejercicio y meditación periódicamente

La actividad física y la meditación son dos excelentes herramientas para evitar que los niveles de estrés asciendan más de la cuenta.

  • Habla con tu superior

Si sientes últimamente estrés laboral, es recomendable ponerlo en conocimiento de tus superiores. Ellos tomarán cartas en el asunto y pondrán todo de su parte para que te vuelvas a sentir cómodo en tu puesto de trabajo.

¡Consigue una de las pelotas antiestrés! Del puesto de trabajo ergonómico nos encargamos nosotros. Echa un vistazo a nuestro catálogo en Flexispot para elegir entre las diferentes soluciones.