Yoga para combatir el estrés laboral

Mayo 30, 2022

El estrés es una sensación de angustia y de tensión ante las preocupaciones de nuestro entorno. En el entorno laboral puede suceder cuando nos encontramos bajo mucha presión ante la imposibilidad de cumplir nuestros objetivos o cuando el ambiente laboral es tenso o tenemos discrepancias con nuestros superiores o compañeros de trabajo.

Muchas veces no podemos cambiar estas situaciones, pero sí que podemos trabajar en el modo de afrontarlas. Debemos buscar actividades que nos ayuden a desconectar del trabajo y combatir este estrés que puede afectar a nuestra salud mental.

Practicar yoga nos permite afrontar nuestro día a día de una forma más positiva y encontrar un equilibrio tanto a nivel físico como mental.

El nivel de estrés y ansiedad generado en la actualidad por el tipo de vida que llevamos, siempre caracterizada por las prisas y preocupaciones, ha hecho que la práctica del yoga esté cada vez más extendida.

Recomendaciones para practicar yoga en casa

Puede que la idea de practicar yoga no te convenza porque no encuentres tiempo para acudir a un centro especializado a dar clases.

Sin embargo, no es necesario acudir de forma presencial a ningún centro ni gimnasio, ya que en la actualidad puedes practicarlo de forma sencilla desde tu casa, gracias a la gran cantidad de cursos online o tutoriales gratuitos que puedes encontrar en internet.

Desde la pandemia y el cambio en el modo de enfocar la práctica de ejercicio, el yoga online se ha extendido y se ha convertido en algo muy popular. A raíz de esto han surgido multitud de plataformas y páginas webs que se dedican a impartir yoga online y a ofertar clases virtuales.

También puedes encontrar en internet guías o canales donde ver o leer consejos para iniciarte en el yoga como principiante.

Las recomendaciones generales para comenzar a practicarlo son:

  • Utilizar ropa cómoda que te quede holgada y te permita moverte con facilidad, sin costuras ni cremalleras.
  •  Evitar el uso de calzado.
  • Establecer un lugar para su práctica. Debe ser siempre el mismo para que nuestra mente lo asocie a esta práctica. Tiene que estar bien ventilado, con una temperatura agradable, ser tranquilo y libre de ruidos y con las menores distracciones posibles.
  • No comer ni beber durante la sesión. Además, de no haber comido al menos durante dos horas antes de comenzar la clase.
  • Concentrarte en escuchar y respetar tu cuerpo y sus limitaciones. Para ello no hay que exceder nuestras capacidades físicas ni realizar posturas que nos dañen o nos resulten incómodas.
  • Tener paciencia para avanzar de una forma progresiva, siguiendo las indicaciones de la tutoría que hayamos escogido.
  • Si tenemos algún problema o dificultad médica, consultarlo con un profesional antes de comenzar a practicar yoga.
  • No dejar una sesión a medias. Es preferible que comencemos con sesiones cortas, pero que las hagamos completas. Lo ideal es establecer siempre la misma hora cada día, así nuestra mente estará más predispuesta cuando llegue el momento y nos será más fácil incluir el hábito en nuestra rutina.

¿Por qué elegir el yoga para combatir el estrés?

Con el yoga aprendemos a centrarnos en el ahora, a aprender a vivir con lo que tenemos, valorando lo bueno y dejando fluir lo malo, especialmente aquello que no podemos controlar, evitando que nos atormente. Convivir en paz con nuestra alma nos enseña a apreciar la esencia de la vida, quitándole importancia a lo material, como los bienes que no son necesarios, y alejando de nosotros a las personas tóxicas, así como a los pensamientos negativos y pesimistas. Si tenemos paciencia, en poco tiempo comenzaremos a notar sus beneficios en nuestro interior y en nuestra salud física. Si queremos que forme parte de nuestros hábitos, comenzar con el yoga online es una buena forma de iniciarnos en ello y conseguir tener una actitud más positiva y poder afrontar con entereza las situaciones que nos generan estrés laboral.

Algunos beneficios que aporta el yoga a nuestra salud son:

  • El principal beneficio es que su práctica reduce los niveles de ansiedad y estrés.
  • Ayuda a dormir mejor, aumentando la calidad del sueño, lo que también es clave para afrontar mejor nuestras jornadas laborales, influyendo de forma positiva en el rendimiento laboral.
  • Enseña a respirar de un modo consciente, ralentizando el ritmo cardíaco y relajando los músculos.
  • Ayuda a controlar nuestro peso y quemar calorías.
  • Si lo practicamos por la mañana, ayuda a despertar la mente y el cuerpo de un modo gradual, mientras que si lo practicas por la tarde, te sirve para relajarte y liberarte de las tensiones de la jornada de trabajo.
  • Mejora la concentración, fomentando la resistencia, fuerza y control emocional.

También nos beneficia en nuestra salud física, fortaleciendo huesos y músculos, potenciando la flexibilidad de las articulaciones y aliviando dolores crónicos y posturales.