Ventajas e inconvenientes de solicitar un microcrédito

Julio 22, 2022

Los microcréditos son pequeños préstamos que se conceden de forma muy rápida. Sus requisitos suelen ser simplemente ser mayor de edad y tener residencia en España. Algunos de ellos incluso te los conceden aunque estés incluido en una lista de morosidad. Su tramitación no suele exigir ni nómina ni aval y su plazo de tramitación es de aproximadamente 24 horas.

Esta forma de financiación consiste en prestar pequeñas cantidades de dinero (no más de mil euros) a amortizar en cortos plazos de tiempo.

Uno de sus mayores atractivos es precisamente la rapidez en entregarte el dinero una vez cumplimentas tu solicitud, que suele ser un formulario muy sencillo, en el que no te preguntan ni la finalidad del dinero, ni te realizan un estudio previo de tu solvencia financiera. Por tanto, es una buena alternativa ante una situación de emergencia económica inesperada, aunque debes tener en cuenta sus intereses.

En este artículo te hacemos un repaso sobre sus principales ventajas e inconvenientes.

Ventajas de los microcréditos

Rapidez. Como decíamos en el encabezamiento del artículo, sin duda una de las mayores ventajas es su rapidez. En apenas 15 minutos puedes realizar el proceso, todo online, y recibir el dinero en tu cuenta bancaria ese mismo día.

Facilidad de concesión. Estos microcréditos permiten la oportunidad de acceder a un dinero extra a aquellas personas que no tienen capacidad de solicitar un préstamo ante una entidad bancaria, al tener menos recursos.

Favorecen el emprendimiento. Si estás pensando montar o has iniciado recientemente un negocio, te pueden ayudar a fomentar su creación. Aunque no sean la opción más recomendable, son una alternativa cuando no dispones de otro modo de pagar tus gastos. Además, algunas de las entidades que ofrecen microcréditos también ofrecen información y consejos sobre cómo emprender para sus clientes.

Apoyan a diferentes grupos sociales. Aunque algunos de estos microcréditos no te exigen que especifiques el destino del préstamo, otros sí que lo hacen, con el objetivo de ayudar a diferentes grupos sociales. Por ejemplo, existen microcréditos orientados a ayudar a mujeres desfavorecidas, a negocios, o a estudiantes, entre otros.

La flexibilidad de sus plazos. Los plazos de devolución de los microcréditos suelen ser bastante cómodos de asumir, además de poderse consensuar con la entidad prestataria. 

Por otro lado, al ser cantidades pequeñas, no necesitan ningún aval, al contrario de las entidades bancarias, que solicitan muchos requisitos para conceder un préstamo, entre ellos el tener una persona tras de ti que avale la operación y se comprometa a hacerse cargo de ella en caso de impago.

También está demostrado que los microcréditos provocan un descenso de la morosidad, ya que algunas entidades se enfocan en los emprendedores, que no suelen tener problemas en su devolución. Sin embargo, aunque algunos microcréditos se ofrecen a personas que estén incluidas en listas de morosos, y esto sea una buena solución para gente con pocos recursos, también puede conllevar que luego no sean capaces de devolverlos.

Desventajas de los microcréditos

A pesar de que los microcréditos pueden ser una solución puntual ante un gasto extra con el que no esperábamos, y de todas sus ventajas explicadas en el punto anterior, también tenemos que tener en cuenta sus principales inconvenientes.

Cantidad mínima. Debemos tener en cuenta que estos microcréditos son cantidades pequeñas y que en muchas ocasiones las cantidades concedidas dependen del salario o ingresos de que dispongamos. 

Por otro lado, debemos saber también que algunas entidades, antes de conceder una cantidad mayor, necesitan confiar en que sus clientes les van a devolver la cantidad prestada.  Esto significa que la primera vez que te registras y realizas una solicitud en ellas, solo te conceden una mínima cantidad (entre 200 y 300 €) y, una vez que se la has devuelto, puedes solicitar un importe mayor.

La ventaja de ese primer microcrédito es que no lleva intereses, el inconveniente es que su plazo de devolución es muy corto, y te suelen exigir que lo devuelvas a los quince días. No obstante, es una opción a tener en cuenta si crees que posteriormente vas a necesitar un importe mayor.

Eso sí, procura devolverlo como sea, porque el mayor inconveniente de un microcrédito es que si te atrasas en su devolución los recargos son bastante altos, teniendo que pagar incluso el doble de la cantidad prestada.  Es decir, que los intereses moratorios por atraso de pago son bastante importantes, por lo que no lo pidas si no tienes la seguridad de que lo podrás devolver.

Otra desventaja es que, salvo este microcrédito inicial de 200 o 300 € que te dan algunas entidades financieras, estos préstamos tienen unas tasas de interés bastante superiores a las del mercado tradicional y del resto de créditos bancarios, derivadas del hecho de que tienen un mayor riesgo de impago, al estar dirigidas a un público generalmente con recursos mínimos. 

En definitiva, un microcrédito puede ser una solución puntual, pero ten en cuenta las consecuencias derivadas de su no devolución antes de solicitarlo.