Un buen diseño del salón y todo fluye

Julio 08, 2022

Volvemos con otra dosis de Feng Shui, uno de nuestros temas favoritos. En esta ocasión, de todos modos, te hablaremos exclusivamente sobre el diseño ideal de tu sala de estar, que es el lugar de descanso y de socialización por excelencia en todo hogar. Recuerda que el Feng Shui pretende facilitar que la energía (llamada Chi) fluya de forma positiva en los lugares que habitamos y para ello nos da unos consejos básicos que debemos tener en cuenta. Vamos a ello.

Los seguidores del Feng Shui creen que la buena energía es la que se mueve lentamente y de una forma más difusa. Por el contrario, la energía negativa es la que se mueve de forma rápida y en líneas rectas. Estos son los motivos por los que es interesante que aprendas a jugar con el mobiliario de tu sala de estar para, así, poder dirigir la energía como te guste (suponemos que te interesará más la energía positiva, lenta y difusa). Los entendidos en la materia afirman que se puede hacer que el Chi se desbloquee, evitando, por ejemplo, la acumulación de objetos que no se utilizan.

¿Qué es lo primero que deberías hacer teniendo en cuenta la afirmación del párrafo anterior? Efectivamente: eliminar de tu sala de estar todo aquello que no tenga un propósito y que está, simplemente cogiendo polvo sin ningún sentido. Además, como la sala de estar o salón es uno de los lugares más importantes de la casa, y es buen sitio para colocar “elementos de agua”: unos espejos, una bonita iluminación y algunos  símbolos de la suerte te irán bien en este lugar.

Para comenzar a diseñar el interior de este espacio, en Feng Shui, se suele recomendar  dibujar un boceto de la habitación. A continuación, se debe dividir en una parrilla de nueve celdas lo más similares en tamaño y forma que sea posible, de todas formas, no tienen porque ser perfectamente simétricos. A continuación, nos deberías colocar físicamente en el centro de la habitación, en el lugar que coincide con la celda central de nuestro dibujo. Hecho esto, debemos ser capaces de orientarnos y de saber dónde está el norte. Si no te sabes orientar, no te preocupes porque hay aplicaciones para el teléfono móvil que nos ayudarán con eso. Ahora, puedes anotar todas las direcciones en la parrilla que has dibujado anteriormente. Cada zona de nuestra habitación, tiene que seguir las reglas del mapa Bagua (mapa por excelencia en Feng Shui). En concreto, los rincones este y sureste están relacionados con el elemento de madera. Por eso, este es el lugar perfecto para ubicar unas bonitas plantas. Una planta del dinero, según los entendidos, es perfecta para energizar esta zona. No te olvides de que la planta tiene que lucir saludable, así que retira las hojas amarillas cuando las veas y mantenla bien nutrida. Ten en cuenta, que es mejor evitar las plantas secas o falsas y substituirlas por las vivas. Tampoco son recomendables las plantas con púas, ya sabes, como el clásico cactus.

La zona oeste y noroeste, se corresponden con el elemento metal. Por este motivo, es un lugar en el que puedes ubicar esculturas o decoración de metal. Incluso, te puede ir bien hacerte con un atrapavientos, hecho de este material. Ojo, nunca te sientes debajo de un objeto de metal, porque puede sugerir amenaza o arma... o eso opinan algunos.

El sureste y nordeste simbolizan el elemento tierra. Por eso, este sería un lugar adecuado en el que colocar objetos hechos de cerámica o minerales. En definitiva, el lugar perfecto para cosas hechas con materiales que podemos encontrar dentro de la tierra. Incluso, podemos incorporar un cuadro que tenga como protagonista el elemento tierra. El mármol también sería un material que funcionaría bien en este sitio. Además, en este rincón, puedes quemar incienso, que crea cenizas.

El sector sur está relacionado con el fuego y, por eso, se trata del mejor lugar para poner una chimenea o una gran lámpara. Incluso unas velas pueden dar un buen efecto.

El sector norte, está relacionado con el agua y, por eso, es perfecto para ubicar fuentes o un alguna decoración en la pared que tenga el agua como motivo central. Eso sí, la representación de agua que elijas, debería “estar en movimiento”.  Es decir, no interesan fotografías ni cuadros de estanques, jarras de agua... ni, en definitiva, agua estancada.

Como último detalle a tener en cuenta: no conviene colocar espejos delante de la puerta principal de la sala de estar, pues los espejos no deberían reflejar la puerta. Tampoco convendría situar ningún elemento de agua en el lado derecho de la puerta de entrada, pues se dice que afectaría negativamente a las relaciones matrimoniales.

¿Te parece interesante? Lo mejor es que las mismas reglas anteriormente descritas se pueden aplicar en las diferentes habitaciones de la casa... así que una vez las has aprendido solo tienes que trasladarlas a estos lugares.