Trabajar desde la playa: cómo combinar el trabajo y las vacaciones

Julio 18, 2022

En plena ola de calor y con el mes de julio bastante avanzado, son muchos los que seguro que están ya de vacaciones. Los más afortunados es posible que estén en modo desconexión total, tumbados bajo una sombrilla disfrutando del verano y de la buena vida. Otros quizás se encuentren en su apartamento estival, aunque realizando trabajo en remoto. Sí, está claro que no son exactamente vacaciones, pero al menos pueden despejarse un poco y aprovechar la playa en su tiempo de ocio. Si eres de los que forman parte de este segundo grupo, he aquí unos cuantos consejos para combinar el trabajo y la playa.

Trabajar en remoto es fácil cuando se reúnen todas las condiciones para hacerlo. Por este motivo, seguro que ya estás acostumbrado a afrontar tus obligaciones desde casa, pues ya habrás habilitado un espacio cómodo y agradable. Sin embargo, todo cambia cuando toca trabajar desde otro lugar quizás no tan bien acondicionado. Por ejemplo, desde tu apartamento de vacaciones o desde un hotel. Y, peor aún, lo más probable es que tengas que compartir un mismo espacio con otros miembros de la familia. Entonces, ¿es posible ser productivo en estas condiciones? ¡Por supuesto!

1. Asegúrate de que hay conexión a Internet

Si estás planeando trabajar desde cualquier otro lugar que no sea tu espacio de trabajo habitual, lo primero es asegurarte de que tienes conexión WiFi. Dependiendo de tu empleo, quizás sea suficiente con utilizar los datos de tu teléfono móvil, aunque siempre es mejor que dispongas de una conexión de Internet más estable en el apartamento o en el hotel.

2. Planifica bien tu día

Aunque tengas que trabajar, puede suceder que en la temporada estival tu jornada laboral sea más flexible, por lo que aprovéchate de esta situación. Si viajas acompañado, una buena idea es levantarte antes que el resto de habitantes para exprimir al máximo ese tiempo de silencio y tranquilidad absoluta. Puedes hacer un descanso para desayunar en familia y, cuando se vayan a la playa, ponerte de nuevo manos a la obra. Si planificas bien tu día, es posible que consigas tener las tardes libres por haber aprovechado la mañana.

3. Avisa de tus vacaciones

A pesar de que estés a medio gas y solo disponible para lo importante, es recomendable que lo dejes avisado. Por ejemplo, insertando un mensaje de este tipo en el correo electrónico. Por supuesto, tampoco está de más que lo avises a tus proveedores, clientes o en definitiva a aquellos que pudieran ponerse en contacto contigo por cuestiones laborales.

4. Habilita un espacio de trabajo

Sea que estés en tu apartamento de playa, en un hotel o en cualquier otro alojamiento, es indispensable que habilites un espacio de trabajo. Puede ser, por ejemplo, el escritorio de tu habitación de hotel. Si vas a pasar los próximos días en un apartamento, quizás puedas apañarte con la mesa del salón. Si cualquiera de estas opciones falla, siempre puedes identificar una cafetería cercana tranquila o, incluso, trabajar en el jardín o terraza.

5. No aceptes proyectos nuevos

En estos días de semidesconexión, no es momento de afrontar proyectos o exigencias nuevas. Como mucho, puedes abordar aquellas tareas que no pudiste concluir, pero bajo ningún concepto te comprometas con otras labores, pues muy probablemente requerirán el 100 % de tu concentración.

6. Considera la diferencia horaria

Si tu destino paradisíaco seleccionado no está en España, es importante que consideres la diferencia horaria, especialmente si estás sujeto a un horario específico. En cualquier caso y dado que tendrás que seguir trabajando, de nuevo te recomendamos que avises en la oficina.

7. Aprende a desconectar

Queremos brindarte un consejo final. Aunque no tengas la suerte de estar en modo desconexión total ni de vacaciones absolutas (no te preocupes, ya llegará el momento), sí que sería interesante que aproveches que estás en un nuevo escenario para hacer las cosas de manera diferente. En un entorno costero, quizás encuentres la motivación que te falta para darle un empujón al trabajo y así terminar lo antes posible. Cuando sabes que después de apagar el ordenador te espera un buen plan, se te quitarán las ganas de procrastinar. Y, entonces sí, después de cerrar el portátil, se acabó mirar el correo electrónico y pensar en el trabajo.

Desde FlexiSpot te deseamos un feliz verano, sea cual sea la situación en la que te encuentres. Como facilitadores del trabajo en remoto, queremos hacer hincapié en la necesidad de contar con un espacio de trabajo diáfano, cómodo y ergonómico. Sabemos que no siempre se puede, especialmente si estás en la playa. Aun así, solo nos queda animarte a que emplees bien tu tiempo de desconexión para volver a la carga con más fuerza.