Top 10 de remedios naturales para la alergia al polen

Junio 10, 2022

La alergia al polen causa picazón y lagrimeo en la nariz acompañado de estornudos, ojos irritados y dolor de cabeza. Puede hacer que incluso las tareas más simples sean difíciles. La mayoría de las personas experimentan alergia en respuesta al polen o al moho de las flores o los árboles, pero algunas personas también sufren alergias alimentarias.

Queremos compartir algunos de nuestros 10 remedios naturales favoritos para los síntomas de la alergia al polen. ¡Pero ten en cuenta que el cuerpo de cada persona es diferente, por lo que es posible que debas experimentar con diferentes métodos! Ten en cuenta también que esto no reemplaza el consejo médico.

10. Toma baños de vapor

Si tienes un caso leve de alergia, un baño de vapor puede ser útil. Date un baño caliente durante unos 20 minutos, luego respira el vapor durante unos 20 minutos.

9. Chupa limón y bebe menta

El limón y la menta tienen propiedades antihistamínicas que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la alergia al polen. Corta un limón y chúpalo. También puedes sumergir una bola de algodón en zumo de limón y colocarla dentro de tus fosas nasales para ayudar con la congestión. Beber té de menta es otra opción, pero si eso no funciona, prueba la menta verde, ¡tiene una actividad antihistamínica aún más fuerte que la menta!

No te olvides de beber mucha agua después. Tener la nariz seca puede empeorar los síntomas de la alergia, por lo que mantenerse hidratado es una excelente manera de combatirla. También ayudará a reducir los dolores de cabeza provocados por la alergia.

8. Aceite de clavo

El aceite de clavo se ha utilizado durante siglos como remedio natural para diversas dolencias, como el dolor, el estrés y la inflamación, entre otras. Esto significa que reduce el enrojecimiento y la hinchazón de la nariz y los senos paranasales, que a menudo son causados por los síntomas de la alergia al polen.

Mezcla dos cucharaditas de aceite de clavo en una taza de agua y bébetelo. Si este remedio no funciona, prueba con uno diferente. También puedes frotarte aceite de clavo en la cara con una bola de algodón. Hazlo durante unos diez minutos y repite dos veces al día hasta que desaparezcan los síntomas.

7. Aceite de menta

El aceite de menta se ha utilizado como expectorante en el tratamiento de la alergia al polen durante siglos. Se informa que tiene un fuerte efecto antiinflamatorio que induce una broncodilatación rápida. Lo mejor es usar el aceite de menta solo en vez de combinarlo con otros aceites. Solo tienes que frotarlo en la frente y las sienes y repetirlo todos los días hasta que desaparezcan los síntomas.

6. Milenrama

La milenrama es otro excelente remedio natural para la alergia al polen que proporciona efectos calmantes en los senos paranasales y las fosas nasales, reduciendo la inflamación y las molestias en el proceso.

Hierve dos cucharaditas de hierba de milenrama seca en dos tazas de agua durante 15 minutos. Cuela las hierbas y bebe el agua mientras aún está caliente. También puedes añadir una pequeña cantidad de miel. Repite el proceso dos veces al día hasta que desaparezcan los síntomas.

5. Té de hoja de albahaca

Las hojas de albahaca se han utilizado como tratamiento tradicional para la alergia al polen y otros problemas respiratorios en la India durante miles de años. Ayudan a reducir la congestión al descomponer la flema, lo que reduce la irritación causada por las partículas de polen que quedan atrapadas en las fosas nasales y los senos paranasales.

Hervir una taza de agua en una cacerola. Añadir una cucharadita de hojas de albahaca y llevar a ebullición durante unos cinco minutos. Deja que el agua se enfríe antes de bebértela. Repite con media cucharadita de hojas de albahaca todos los días hasta que desaparezcan los síntomas. Ten cuidado de evitar beber directamente de la cacerola, ya que algunas personas experimentan una reacción alérgica cuando lo hacen.

4. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana se ha utilizado como bebida y como tratamiento para diversas dolencias desde la antigüedad, incluidas las alergias. Tiene propiedades probióticas naturales que ayudan a prevenir la acumulación de bacterias en el cuerpo. También contiene ácido acético, que reduce la inflamación y equilibra los niveles de pH en el cuerpo, aliviando los síntomas de la alergia al polen.

Añade una cucharadita de vinagre de sidra de manzana a una taza de agua y remueve bien hasta que la sal se disuelva. Bebe esta mezcla dos veces al día hasta que desaparezcan los síntomas. También puedes añadir un poco de miel para darle sabor si lo deseas.

3. Zumo de cebolla

El zumo de cebolla es otro excelente remedio casero para quienes padecen alergia al polen, ya que es un antihistamínico y tiene propiedades antiinflamatorias que reducen la hinchazón y el enrojecimiento de la nariz y los senos paranasales. También ayuda a descomponer la mucosidad espesa en las fosas nasales y los senos paranasales, lo que facilita la respiración.

Pica una cebolla en trozos pequeños y exprime el jugo con las manos. Si lo deseas, puedes usar una gasa o una toalla para colar el jugo. Sumerge una bola de algodón en el jugo de cebolla y colócala en las fosas nasales antes de acostarte por la noche. Hazlo durante al menos diez días hasta que desaparezcan los síntomas.

2. Ajo

El ajo es un excelente remedio casero para la alergia al polen, ya que contiene muchos compuestos antiinflamatorios y antihistamínicos que ayudan a reducir la hinchazón y la irritación de la nariz y los ojos. El ajo estimula la producción de glóbulos blancos, lo que ayuda a combatir los alérgenos. También ayuda a equilibrar los niveles de pH del cuerpo y previene el crecimiento de bacterias.

Machaca un diente de ajo hasta obtener una pasta y aplícalo en las sienes durante unos quince minutos todos los días hasta que desaparezcan los síntomas. También puedes comer ajo crudo o incluirlo en la comida.

 

1. Duchas frías

Una ducha fría puede ser un gran remedio para la alergia al polen, ya que reduce la congestión y actúa como agente antiinflamatorio, reduciendo la inflamación de las fosas nasales y los senos paranasales. También ayuda a detener la respuesta inmune del cuerpo a los alérgenos.

Pon la ducha lo más fría posible y date una ducha fría durante al menos cinco minutos todos los días. Repite este proceso hasta que los síntomas desaparezcan. Si no soportas el frío, primero prueba a darte una ducha caliente y luego cambia la temperatura a fría durante unos segundos antes de seguir enjuagándote el cuerpo.

Si estos remedios caseros para la alergia al polen no ayudan a aliviar tus síntomas, consulta a tu médico de cabecera de inmediato. Estos son solo tratamientos naturales que pueden tardar más en mostrar resultados. También puedes buscar algunos de estos remedios caseros para las alergias estacionales y el asma si crees que podrían ayudar a aliviar tus síntomas más rápido.