¿Sirve cualquier candidato para trabajar en remoto?

Abril 25, 2022

Cada vez son más las empresas con modelos de trabajo en remoto, un nuevo escenario que añade un requisito más a la hora de contratar a un potencial candidato. A la necesidad de encontrar perfiles que, a nivel de conocimientos, habilidades y experiencia, encajen con determinado puesto de trabajo, se suma el hecho de que, además, estos deberían estar capacitados para trabajar en remoto. Pero, ¿no sirve cualquier candidato para trabajar en remoto? Vamos a tratar de despejar esta cuestión.

Según las estadísticas, durante la crisis sanitaria en torno al 60 % de las empresas se volvieron totalmente remotas, lo que, por supuesto, lleva a preguntarse si todos los empleados están preparados para trabajar de este modo.

Habilidades blandas vs. habilidades duras

¿Has escuchado hablar alguna vez de habilidades blandas y habilidades duras? Empecemos por las segundas. Estas se refieren a aquellas capacidades de los candidatos relacionadas con lo que saben hacer. Por ejemplo, dominar las tecnologías, saber idiomas, manejar ciertas herramientas o programas, etc. Estas, por supuesto, son muy valoradas por los reclutadores.

Por otro lado, están las habilidades blandas, ligadas a los rasgos interpersonales y cualidades del futuro empleado. Al contrario que las anteriores, no están vinculadas con los conocimientos aprendidos ni con las cosas que saben hacer, sino más bien con habilidades como la comunicación asertiva, la organización, el pensamiento estratégico y un largo etcétera.

La capacidad de trabajar en remoto encajaría dentro de las habilidades blandas. Entonces, no todas las personas disponen de esta habilidad.

Los rasgos vinculados al trabajo en remoto

A la hora de evaluar si un potencial candidato será apto para teletrabajar, hay ciertos rasgos asociados que el reclutador se esforzará en identificar. ¿Cuáles son?

En primer lugar, nos encontramos con la adaptabilidad, es decir, la capacidad del empleado para adaptarse a los cambios. En un entorno laboral híbrido, es fundamental que los trabajadores sepan abordar sus obligaciones tanto en remoto como en la propia oficina. Por este motivo, deben ser camaleónicos en este sentido.

En segunda instancia, otro rasgo asociado al teletrabajo es la resiliencia. La Real Academia de la Lengua (RAE) define este término como la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc. Es una definición un tanto dramática, pero así puedes entender mejor su profundidad. La resiliencia está relacionada en cierto modo con la capacidad de adaptación.

Otro rasgo que buscan los reclutadores es la iniciativa propia. En espacios de trabajo virtuales, está claro que los empleados deben ser más proactivos y no depender tanto del resto del equipo por motivos obvios. A la hora de reclutar a un candidato para trabajar en remoto, se valorará, entonces, que tenga iniciativa.

La automotivación es, por último, una cualidad altamente buscada. Precisamente una de las desventajas del teletrabajo es que quizás se potencia esa sensación de soledad y aislamiento. Por esta razón, se valoran a aquellos empleados que sepan motivarse por sí mismos y dar lo mejor de ellos incluso en las circunstancias más difíciles.

Pero hay muchos más rasgos que podrían ayudar a desenvolverse mejor en el trabajo en remoto como es la capacidad de trabajo en equipo, la creatividad, el liderazgo o las habilidades de comunicación.

Habilidades profesionales para teletrabajar

Aparte de valorar las habilidades blandas para identificar al teletrabajador ideal, está claro que también hay ciertas capacidades profesionales que conviene tener en cuenta.

En tiempos del teletrabajo, se debe seguir valorando la formación y experiencia en el puesto al que accede el candidato. La independencia es una habilidad muy buscada, pues se precisa más que nunca que el empleado pueda llevar a cabo su trabajo sin que el supervisor tenga que estar pendiente de él todo el rato.

¿Otra habilidad profesional ansiada? Que el candidato sea excelente en su campo supone que tenga la capacidad de revolver problemas entre sus competencias. Por último, se requieren empleados que manejen con soltura  las TIC. Esta última competencia es más que obvia, especialmente desde que nos encontramos en entornos virtuales.

En conclusión, no parece que todos los perfiles sean aptos para trabajar en remoto. Para quienes ya estén en la empresa será necesario invertir en formación para que se adapten a estos nuevos espacios lo mejor posible. En cuanto a los aspirantes, es conveniente estar atento para identificar estas cualidades.

En Flexispot conocemos la importancia del teletrabajo en los tiempos que corren. Esta modalidad está creciendo a pasos agigantados. Conscientes de esto, queremos ofrecer a los empleados en remoto un catálogo de soluciones de mobiliario para que se sientan como en la oficina, pero en su propia casa. Anímate a consultar nuestra selección de productos sin compromiso.