Sí, puedes mejorar tu memoria

Junio 23, 2022

¿Cómo puedo tener una mejor memoria? ¿Has entrado alguna vez en una habitación para hacer algo, pero una vez dentro has olvidado qué era lo que habías ido a hacer? ¿Has ido a hacer la compra y te has olvidado de comprar la cosa más importante de las que necesitabas? ¿Has olvidado el nombre de alguna persona que era fundamental recordar? Si empiezas a darte cuenta de que los pequeños despistes y alguna pérdida de memoria empiezan a ser cada vez más frecuentes en tu vid y tienes la sensación de que estás envejeciendo demasiado pronto, el artículo de hoy te interesa. Vamos a darte algunos consejos para que puedas reactivar tu cerebro.

La verdad es que independientemente de tu edad, género, tu historia personal, tus estudios, tus conocimientos y tu situación financiera... tu memoria puede mejorar. Y no: ni la memoria, ni la inteligencia son algo fijo. De hecho, la ciencia ha descubierto mucho en relación a la capacidad de nuestro cerebro y algunos expertos sobre el tema afirman que infravaloramos todo lo que podemos hacer con él. En la actualidad, podemos afirmar que no hay buenas o malas memorias, más bien: memorias entrenadas o sin entrenar. De hecho, si el sistema educativo ha tenido una gran laguna a lo largo de las décadas es la de haberse centrado principalmente en qué aprender y no en cómo aprender... pero aprender a aprender es una de las habilidades que más nos servirá en la vida porque gracias a ella podremos adaptarnos a los cambios que se vayan dando.

Las investigaciones recientes determinan que, aproximadamente, un tercio de nuestra memoria está predeterminado genéticamente. Esto quiere decir que dos tercios están bajo nuestro control. Nada más y nada menos. Por eso, te vamos a dar algunos consejos para que puedas aprender y recordar más rápido.

En primer lugar, debes encontrar la motivación. Por ejemplo, si te dijeran que te van a dar mil euros la próxima vez que recuerdes el nombre de un presentador de televisión, seguramente, lo recordarías sin problemas, ¿no te parece? El dinero es en este ejemplo la motivación, pero a veces no parece tan sencillo encontrarla, ¿no crees? De todos modos, te ayudará siempre preguntarte por qué aprender esto. Cuando tienes el por qué” de querer recordar o aprender algo, tienes el motor para hacerlo. Si no lo tienes demasiado claro, probablemente, será porque no te vaya a interesar demasiado llevar a cabo la tarea planeada. Las razones es lo que hace que haya resultados.

Lo siguiente que debes tener en cuenta, para aprender correctamente y olvidar menos, es la observación. Efectivamente, muchas veces los problemas no están en la memoria, más bien están en la atención que ponemos que nos permite almacenar correctamente información nueva. Como sabes, muchas veces dividimos nuestra atención entre dos actividades. ¿Quién no ha conversado alguna vez por teléfono mientras realiza una tarea del hogar? ¿Has probado a seguir la trama de una película mientras revisas los emails de tu ordenador? Seguro que si no lo has hecho, habrás realizado alguna otra actividad en paralelo a otra de forma similar. Efectivamente, en la sociedad actual el multitasking está a la orden del día. Pero no solamente realizamos varias tareas a la vez de forma frecuente e intencionada. A veces, aunque no nos demos cuenta, nuestra atención se divide y somos incapaces de concentrarnos en una sola cosa. Por ejemplo, puede ser que tu amigo te esté explicando su última ruptura sentimental, y ya lleva un buen rato... quizás, tu atención se desvíe sin que te des cuenta hacia el colorido peinado de un paseante o (lo que es más frecuente) hacia tus propios pensamientos. Sí, sí... tienes que pedir cita con el dentista urgentemente.

Además de la motivación y la atención, hay muchos afectos que afectan a nuestro aprendizaje y retención. Por supuesto, entre ellos, están una alimentación equilibrada que nutra nuestro cerebro y nos proporcione energía. El ejercicio tiene, como seguro sabes, un efecto en nuestra salud tanto física como emocional. Esto, efectivamente, también repercute en la salud de nuestra memoria. Y por, último, pero no por ello menos importante: un buen descanso. Para descansar bien, hay muchas cosas a tener en cuenta (luz, ruido, temperatura, olores, etc.), pero una muy importante es la elección de una buena cama, pues es el lugar en donde pasas las horas de sueño. En Flexispot, nos dedicamos al mobiliario y complementos del hogar que te facilitan la vida y queremos contribuir a tu bienestar físico y emocional. Por eso, hemos creado la cama articulada EB01. ¿Quieres conocer sus detalles? Solo entra en la web, te los explicamos.

Hasta aquí hemos llegado por hoy. Esperamos que el contenido de este blog te haya resultado interesante y que te haya animado a aplicar los consejos, ¡pues tienes mucho que seguir aprendiendo y recordando! Ya lo sabes, la memoria se puede entrenar. Simplemente, necesitas de técnicas y algunos elementos para hacer que la máquina siga bien engrasada.