Separadores de ambientes: qué son y para qué sirven

Agosto 03, 2022

Un separador de ambientes es una solución para distribuir de forma fluida y polivalente un espacio. Es una opción para la distribución de espacios principalmente en el diseño de oficinas.

Al tener cada uno un espacio delimitado y definido de forma adecuada, aumenta la organización de la empresa y la productividad de los empleados, al eliminar posibles distracciones, puesto que cada uno se encuentra en el lugar correcto para cada tarea.

Los separadores de ambiente otorgan una sensación de amplitud y, a la vez, de privacidad, por lo que son una idea muy versátil, además de que existen una gran variedad de diseños.

Tipos de separadores de ambientes

Vamos a hacer un repaso por los principales tipos de separadores de ambientes que existen.

Puertas correderas

Si quieres instalar puertas correderas para separar espacios, puedes encontrar una gran variedad de modelos, hechas de distintos materiales, como de madera, tanto natural como pintada, de cristal o metálicas.

Su mayor ventaja es que se pueden integrar en cualquier tipo de espacio, y se pueden instalar de una o varias hojas. Su desventaja, por otro lado, es que requieren una obra de instalación.

Este tipo de separador de ambiente está recomendado especialmente para el hogar. Por ejemplo, para separar el salón del pasillo donde se encuentran las habitaciones, o  para separar la entrada de la casa del resto de la vivienda.

Biombos

Se trata de un elemento bastante económico para separar espacios. Sus ventajas son que no requiere obra ni instalación y se adapta con facilidad a cualquier espacio. Los más habituales son de tela o de bambú, aunque también se pueden hacer de cristal. Se utilizan sobre todo para separar la ubicación de baños y aseo de otro tipo de zonas.

Además, los biombos modernos suelen contar con varias láminas giratorias, por lo que puedes regular su posición según la privacidad que requieras.

Cortinas

Son el tipo de separador más sencillo, aunque no queda muy bien en una oficina. Sus funciones se limitan al hogar. Por ejemplo, en un dormitorio pueden servir para separar la cama de un vestidor, o en la cocina para separar una galería o balcón del resto de la estancia. Se pueden encontrar infinidad de tejidos y colores que se adapten a nuestro hogar y su colocación es muy sencilla, ya que únicamente dependen de una barra o guía instalada en el techo.

Paneles de vidrio

Este tipo de paneles son una alternativa útil tanto para oficinas como para viviendas. En el hogar se pueden usar por ejemplo en la cocina para aislar los olores de las comidas. También son útiles para aislar alguna habitación acústicamente.

Este tipo de separadores de ambiente dan mucho juego, puesto que se pueden combinar diferentes tonalidades de cristales, creando efectos con la luz.

Su principal inconveniente, además de que requieren una instalación, es que el vidrio o cristal es un material muy sensible y requiere un mantenimiento de limpieza constante.

Otras formas de separar ambientes

Por otro lado, no es necesario adquirir un separador de ambientes para crear diferentes espacios en tu hogar. Los propios elementos que componen el mobiliario de tu hogar te pueden servir para separar ambientes, tanto con estanterías, armarios, encimeras, vitrinas, sofás, sillones, etc. Además, el utilizar los muebles para esta función, te permite aprovecharlos también como almacenamiento y, al no tener que instalarlos puedes modificarlos si no te convence la distribución.

También se pueden separar espacios mediante el uso de diferentes suelos, ya que, por ejemplo, las baldosas de baño o de cocina suelen ser diferentes a las del resto de la casa.

Otras formas de delimitar espacios pueden ser por medio de la pintura, escogiendo diferentes colores para cada estancia, o mediante la iluminación, ya que el efecto visual puede crear ambientes diferentes, por ejemplo, combinando luces amarillentas en una estancia, con blancas o más cálidas en otras.

Beneficios de los separadores de ambientes

Algunos de los principales beneficios de tener un separador de ambiente son:

Distribuir de este modo un espacio permite aprovecharlo al máximo, pudiendo convertir una oficina pequeña en un lugar totalmente cómodo y apto para el trabajo de varios empleados.

Favorecen la concentración, ya que, al tener zonas más discretas,  eliminan gran parte del ruido ajeno, por lo que evitamos mejor las interrupciones cuando estamos manteniendo una llamada telefónica o realizando una tarea complicada,

Aunque no sea la más importante, lo cierto es que también cumplen una función estética. Para que no desentonen con el resto de la oficina, debemos escoger entre los tipos de separadores de ambientes mencionados el que más armonice con el estilo de nuestra oficina. Además, también debe sintonizar con el resto del mobiliario, para que se cree la sensación de tener un ambiente equilibrado, moderno y que transmita bienestar a los empleados, además de otorgar buena imagen para los clientes que nos visiten.