Remedios naturales para las picaduras de insectos

Junio 15, 2022

El verano es una época que se caracteriza por la proliferación de muchos tipos de insectos y, como consecuencia de ello, las personas sufrimos sus picaduras, sobre todo de arañas, avispas, abejas y mosquitos. A esto se suma el hecho de que con el buen tiempo realizamos un mayor número de actividades al aire libre.

Estas picaduras te pueden dejar un picor y escozor constante durante varios días, muy molestos en la época de calor.

Para poder aliviar estos síntomas, existen algunos remedios naturales fáciles de conseguir o tener en casa para estar prevenidos.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son un gran alivio para después de una picadura, echándose sobre la zona afectada. No obstante, tenemos que tener algunas consideraciones con ellos, como evitar su uso en niños y que no todos los aceites esenciales tienen las mismas propiedades.

Algunos de los aceites esenciales más recomendados para las picaduras son:

  • De lavanda: actúa como anestésico, además de tener propiedades cicatrizantes y anti infecciosas.

  • De pachuli: Limita el enrojecimiento y las sensaciones de calor derivadas de una picadura.

  • De eucalipto: reduce el dolor, la hinchazón y el enrojecimiento.

  • De menta: detiene el dolor gracias a su sensación calmante de frescor.

Sal

Frotar sal directamente sobre la picadura calma sus efectos. Es más efectiva cuanto más rápido lo hagamos y es un elemento que siempre tenemos en casa.

Tomate

Es especialmente efectivo para las molestias de las picaduras de abeja, ya que ayuda a reducir la inflamación y facilita la retirada del aguijón, aplicando una rodaja de tomate directamente sobre la piel.

Barro

Tiene un gran efecto calmante y es una buena solución para cuando te encuentras al aire libre y no tienes otro remedio a tu alcance. Además, si te ha picado una abeja, aplicar barro de forma inmediata puede ayudar a la expulsión del aguijón. Cuando se seque el barro, hay que retirarlo con agua y lavarlo con abundante jabón para que no se infecte la herida.

Perejil

Se puede aplastar una ramita de perejil directamente en la herida, sin embargo, lo más eficaz es cocer cañas de esta planta hasta que hierva y aplicar el caldo resultante, ya que tiene un gran efecto calmante.

Limón

El limón también es un remedio natural que se puede aplicar para aliviar picaduras, aunque su duración es breve si no lo aplicas constantemente.

Papaya

Aunque no tenga evidencias científicas se suele decir que la papaya sirve para neutralizar el veneno de algunos insectos, y que sus semillas tienen efectos antibacterianos. No obstante, la mejor forma de utilizar la papaya en relación a una picadura es cortar una rodaja, dejarla en el frigorífico y aplicarla en la picadura cuando esté fría.

Bicarbonato de sodio

Es un remedio casero muy utilizado ya que disminuye la picazón y mejora el enrojecimiento. Se debe aclarar con bastante agua.

Hielo

Las temperaturas frías contribuyen a reducir las inflamaciones. Es recomendable no colocar el hielo de forma directa sobre la piel. Es mejor utilizar una bolsa u otro tipo de barrera entre la piel y el hielo, como puede ser una toallita.

Aloe Vera

La pulpa del aloe vera sirve no solo para las molestias de picaduras, sino también para las quemaduras y heridas. Hay que cortar el tallo, extraer el líquido y aplicarlo en la zona afectada. También actúa como antiséptico.

Estos remedios, además de ser muy útiles, evitan tener que gastar dinero en productos especiales, que suelen ser bastante caros. También es importante lavar bien la zona afectada por las picaduras y evitar rascarse.

Métodos de prevención

Todos los remedios que hemos recomendado son para aliviar las picaduras una vez que se han producido, pero también existen métodos naturales que podemos usar para espantar a los insectos y prevenir sus picaduras.

Hay olores que desagradan a los mosquitos y los espantan. Un ejemplo de ello son plantas como la lavanda y la albahaca, que son olores agradables para los humanos y que, colocándolas en puertas y ventanas, nos ayudan a que no entren insectos a nuestro hogar.

También podemos utilizar eucalipto, cociéndolo y colocando su agua en diferentes puntos del hogar.

Para evitar el uso de insecticidas, podemos impregnar en una cinta o en un material adherente miel, o colgar una bolsa de plástico transparente rellena de agua del techo. Ambos métodos son útiles para espantar a las moscas.

Asimismo, es muy útil la esencia de la planta de la citronela. Podemos ponernos unas gotitas en muñecas o tobillos o adquirir en un supermercado una pulsera impregnada de esta esencia.

Otro insecto muy desagradable que aparece en verano, aunque no pique, son las cucarachas. Para mantenerlas lejos de nuestro hogar podemos colocar una hoja de laurel en cada agujero o rendija por el que puede acceder a nuestra vivienda, lo que las mantendrá alejadas.