¿Quieres motivación para ir al gimnasio? Te mostramos algunos consejos clave

Julio 14, 2022

Son muchas las personas que, en algún momento de su vida, se han planteado ir al gimnasio. Muchos dan el paso y acaban apuntándose pero luego van unos días y no aparecen más por allí. La motivación es fundamental para poder empezar a hacer deporte. Así que si quieres conseguir estar motivado para empezar a acudir al gimnasio de forma regular, te animamos a que sigas leyendo.

La importancia de la motivación

Aunque antes de saber cómo motivarte para ir al gimnasio, debes saber qué es la motivación, la cual es fundamental a la hora de realizar cualquier tipo de actividad, para así sentir que no lo haces por obligación sino que resulte una actividad de ocio, una manera de disfrutar a la vez que te sientes sano.

Por eso, la motivación debe provenir de de tu interior, que sea interna y no inspirada por recompensas impuestas (como el hecho de pensar que gustarás más a las personas). Pregúntate, por tanto, cuál es el motivo real por el que quieres hacer esa actividad, en este caso, ir al gimnasio.

Tras esto, vamos a ofrecerte algunos consejos prácticos para conseguir la motivación que necesitas para lograr ir al gimnasio de forma regular.

Recompensas personales

Piensa en todas las recompensas significativas que tendrás para ti mismo, después de un tiempo acudiendo al gimnasio. Esto hará que practiques deporte con mucho más entusiasmo durante los primeros meses. Piensa, fundamentalmente, en recompensas personales como lograr la satisfacción ante la auto-superación y mejorar la salud.

Buscar ropa que te guste

Para que se incrementen las ganas de ir al gimnasio, puedes buscar ropa de tu agrado y que sea cómoda para realizar los ejercicios de tus rutinas diarias. Si usas ropa que te guste, tu autoestima se fortalecerá y habrá un incremento motivacional para acudir al gym.

Establecer un horario para acudir al gimnasio

Para crear una rutina, lo ideal es que intentes siempre asistir al gimnasio a la misma hora todos los días. Así vas a programar a tu cerebro para que se adapte a este nuevo hábito y no se te olvidará fácilmente dejar esa hora libre. Una vez que hayan pasado unos 21 días, aproximadamente, verás cómo acudir al gimnasio será mucho más sencillo y algo natural para ti.

Siempre de menos a más

No quieres ser el rey del gimnasio el primer día, debes ir poco a poco y controlando el progreso de tu evolución. Así irás consiguiendo más motivación al ver cómo avanzas en aspectos como la resistencia y la adquisición de fuerza.

Proponerte retos

Sin duda alguna, los retos te ayudan a mantenerte motivado. A medida que vas acercándote a la consecución de tu meta, la satisfacción aumenta. Los retos personales te impulsarán a ser mejor cada día, pero debes poner atención en seguir una curva de dificultad razonable.

Prueba a entrenar en grupo

A muchas personas le da pereza acudir solo a los sitios. Así que si eres de ese tipo de personas, tener un grupo de entrenamiento es una buena forma de conseguir motivación. Esto es debido a que los compañeros se apoyan entre sí cuando tienen una meta común. Aunque claro, los compañeros de gimnasio deben tener la misma motivación que tú y no menos.

Adoptar buenos hábitos de sueño

Tener unos adecuados hábitos de sueño te va a facilitar tener una mejor actividad física y mental durante el da. Si duermes las 8 horas recomendadas, estarás consiguiendo un sueño totalmente reparador para tu cuerpo, verás buenos resultados durante tu jornada de entrenamiento y no te dará pereza acudir al gimnasio. Sin duda alguna, un buen truco para acudir al gimnasio.

Escuchar música te puede motivar

La música cuenta con un gran componente motivacional. Muchos deportistas de alto rendimiento escuchan su música favorita unos minutos antes de comenzar sus entrenamientos. Lo ideal es que tengas un mix con algunas canciones inspiradoras y motivacionales que puedas escuchar mientras te preparas. Aunque, eso sí, mientras haces ejercicio, a no ser que resulte muy repetitivo (como usar la bicicleta estática y correr) es mejor evitar distracciones y concentrarte en tus movimientos.