¿Qué incluir en la rutina matutina perfecta?

Julio 07, 2022

Si escuchas podcasts o lees revistas, lo más probable es que hayas oído hablar de las rutinas matutinas. Muchas personas influyentes afirman tener una rutina matutina que ha cambiado su vida y que incluye ejercicio, escribir un diario y otros hábitos saludables.

No tienes que ser madrugador para beneficiarte de una rutina matutina. Incluir hábitos saludables constantes al comienzo del día conllevará una mayor concentración y productividad a lo largo del día, así como una mejor salud mental a largo plazo.

Así es como puedes crear una rutina matutina que mejore tu salud general.

1. Una buena noche de descanso

Este paso en realidad comienza la noche anterior, pero es clave para cualquier rutina matutina exitosa. En vez de arrastrar un cuerpo exhausto fuera de la cama todas las mañanas, asegúrate de tener un sueño excelente que te deje renovado y listo para el día.

Acuéstate a una hora razonable, evita beber cafeína por la noche y asegúrate de que tu cama y colchón sean de alta calidad, para tener la mejor oportunidad de dormir durante al menos siete horas.

Si la hora a la que te levantas no importa demasiado porque trabajas de forma flexible desde casa, por ejemplo, deshazte del despertador y deja que tu cuerpo siga su ritmo circadiano natural y despiértate a la hora que mejor se adapte a tu cuerpo.

2. Una actividad relajante

Todos conocemos esa sensación. La alarma comienza a sonar y, en vez de levantarte de la cama, coges el teléfono y navegas por las redes sociales. Aunque este es un hábito matutino común, no es necesariamente saludable.

En vez de mirar el teléfono en cuanto suene la alarma, intenta realizar una actividad que sea beneficiosa para tu salud mental, como leer o meditar.

Si tienes dificultades para estar lo suficientemente cómodo en la cama para leer, prueba las bases de cama ajustables. Las camas ajustables te permiten cambiar el ángulo de inclinación de la cabecera, para que puedas sentarte fácilmente para realizar actividades como leer y meditar.

Flexispot ofrece unacama ajustable revolucionaria que permite la lectura y otras actividades con el cabecero inclinado.

Comenzar el día con una actividad relajante asegurará que tu mañana sea agradable y que puedas levantarte a un ritmo constante para ti. Si por lo general te levantas de inmediato cuando suena la alarma, incluso programar la alarma diez minutos antes puede darte el tiempo adecuado para una breve meditación, lo que tendrá enormes beneficios para tu salud mental.

3. Movimiento

Todos sabemos que mover el cuerpo produce enormes beneficios para nuestra salud, como el aumento de la masa muscular, la pérdida de peso y la reducción del estrés. Incorporar ejercicio en tu rutina matutina puede tener efectos increíbles, como mejorar tu concentración durante el resto del día y acelerar tu metabolismo.

El movimiento durante la mañana puede tener un gran impacto, incluso si es solo por diez minutos. Una vez que te hayas levantado de la cama, reserva tiempo para hacer algún tipo de movimiento, ya sea caminar o correr o simplemente hacer un circuito rápido de entrenamiento de fuerza en tu habitación.

Los ejercicios como sentadillas, zancadas o fondos de tríceps se pueden hacer desde casa sin ningún equipo y, con el tiempo, estos ejercicios de fuerza tendrán efectos visibles.

4. Un desayuno nutritivo

Cuando hayas terminado tu forma de movimiento matutino, asegúrate de recuperar tu energía con un desayuno lleno de nutrientes.

Evita los carbohidratos refinados como el pan blanco o los desayunos azucarados como ciertos cereales. En vez de eso, llena tu desayuno con fibra y proteínas para ayudarte a mantenerte saciado por más tiempo.

Intenta preparar un burrito de desayuno con una envoltura integral rellena de verduras como tomate y aguacate y una fuente de proteínas como huevos o tofu. Si deseas añadir vitaminas adicionales, pon tus frutas y verduras favoritas en una licuadora para crear un batido, de modo que obtengas un gran valor nutricional, todo en una sola comida.

5. Reflexionar

Ahora que hemos comprometido nuestro cuerpo, es hora de preparar nuestra mente para el día que tenemos por delante. Este paso implica la reflexión sobre el pasado y la planificación para el futuro.

Comienza tu período de reflexión enumerando cinco cosas por las que estás agradecido ese día. Esto hará que empieces el día con una mentalidad positiva recordándote todas las cosas en tu vida por las que deberías estar agradecido.

Cuando hayas terminado tu lista de gratitud, haz una lista de tareas para el día. Elimina la presión creando dos listas, una con las cosas que debes hacer y otra con cosas que sería genial conseguir.

Incluye solo un par de elementos en lo que debes hacer para que sea factible y luego cualquier cosa que logres hacer de la lista de tareas pendientes te dejará con una gran sensación de logro al final del día.

La línea final

La rutina matutina perfecta en realidad comienza la noche anterior con un sueño adecuado. Una vez que te hayas despertado, invertir incluso media hora en tu rutina matutina puede marcar una gran diferencia en tu estado de ánimo y productividad durante el resto del día.