¿Qué es un escritorio de pie? Principales características.

Julio 15, 2022

Los escritorios de pie son lo que su nombre indica, es decir un escritorio que se puede utilizar estando de pie, indicado para personas que dedican un gran tiempo a trabajos de oficina.

Para poder encontrar un escritorio de pie de calidad, debemos fijarnos en diferentes factores. Su precio no es determinante, ya que se pueden encontrar modelos económicos duraderos y buenos. Lo importante es que cumpla con las características que definen dicha calidad.

Para ello analicemos los distintos requisitos que deben cumplir y sus principales características.

El material de fabricación

La mayoría de los escritorios de pie están fabricados en madera. Sin embargo, debemos tener en cuenta que existen muchos tipos de maderas. Debemos fijarnos tanto en el grosor como en la  firmeza de la misma, para asegurarnos que su superficie es resistente, así como en la capacidad máxima de carga del escritorio, para ver si se ajusta a nuestras expectativas.

Además de la resistencia de la superficie, también debemos tener en cuenta su tamaño, ya que debe ser lo suficientemente grande para que nos entren sin problema nuestros equipos y material de trabajo.

La marca

Ante la gran cantidad de ofertas que podemos encontrar disponibles en el mercado español en cuanto a escritorios ajustables, debemos buscar una marca con buenas reseñas y reputación, que nos garantice que estamos haciendo una inversión que merece la pena porque se trata de un producto de calidad. 

En FlexiSpot son expertos en encontrar soluciones ergonómicas que ayudan en el día a día a las personas a cuidar tanto su salud como a mejorar su productividad, adaptándose a las necesidades de sus consumidores, por lo que puedes confiar en sus muebles y diseños, entre los que se encuentran los escritorios de pie, con un gran periodo de cobertura de garantía a largo plazo.


Consejos de uso de los escritorios de pie

Compartimos una serie de consejos para tener en cuenta a la hora de utilizar de forma óptima un escritorio de pie.

Ajustar su altura. La clave del buen uso de un escritorio de pie es que te encuentres en una postura ergonómica y saludable. Para ello debes regular su altura, creando una postura natural y cómoda para tu cuerpo. 

En una postura correcta, su superficie debe quedar a la altura de tus codos, formando un ángulo de 90 grados. El monitor debes colocarlo a una distancia de entre 50 y 70 centímetros, ligeramente inclinado y la parte superior de su pantalla debe quedar a la altura de tus ojos.

Combinar la posición de estar sentado con estar de pie. Aunque insistimos que es más saludable estar y trabajar de pie, no se puede estar erguido todo el día, y lo ideal es combinar ambas posiciones a lo largo de tu jornada, ya que todas las posiciones tienen algún inconveniente, por lo que hay que moverse cada cierto tiempo.

Adaptar el teclado y el ratón. Quizás no le solemos dar mucha importancia a estos dos elementos, pero al trabajar muchas horas en el ordenador, podemos sufrir lesiones o dolores en las muñecas, ante tantos movimientos repetitivos. Por ello debemos controlar que nuestras muñecas se encuentren rectas a la hora de escribir, y utilizar un soporte ajustable si la posición no es confortable.

Utilizar una alfombra antifatiga. Este es otro elemento que podemos tener en cuenta para nuestra comodidad, ya que ayuda a no cansarnos en exceso cuando nos mantenemos mucho tiempo en pie. Las alfombras antifatiga estimulan los movimientos de los músculos de las piernas, mejoran el flujo sanguíneo y, como hemos dicho, previenen el cansancio.

Realizar descansos. Este consejo se debería de aplicar en cualquier tipo de trabajo, pero sobre todo si trabajas frente a una pantalla, ya que las interrupciones temporales permiten despejar la cabeza, descansar la vista y estirar los músculos. De esta forma conseguimos un mayor rendimiento y evitamos la fatiga tanto física como mental.

Revisa tu calzado. Este debe ser lo más cómodo posible, sin ser plano del todo y evitando los tacones excesivos, sobre todo si eres una persona alta. Incluso, si te es posible, puedes trabajar descalzo y utilizar almohadillas que permitan el descanso y la confortabilidad a las plantas de los pies.

Realizar ejercicios. En los periodos de descanso orientados en despejar tu mente puedes aprovechar para realizar algún ejercicio que active tu cuerpo y ayude a estirar tus músculos. Estos pueden ser simplemente caminar, estirar los brazos hacia arriba y hacia los lados y practicar movimientos circulares de rotación en pies y tobillos, lo que ayudará a destensar tu cuello y cervicales y liberar la tensión general de tus músculos.

Siguiendo estos útiles y sencillos consejos, aprovecharás al máximo los beneficios del uso de los escritorios de pie, tanto para tu salud como para tu rendimiento laboral.