Qué es la ortorexia y cómo prevenirla

Julio 27, 2022

La ortorexia es un trastorno en el comportamiento o conducta alimentaria que se caracteriza por una obsesión en la elección y preparación de los alimentos para conseguir una comida sana. 

Esta patología suele aparecer sobre todo en personas que tienen comportamientos obsesivos en general y son muy perfeccionistas. Suele surgir ante la falta de control de otros aspectos de su vida, que intentan solucionar mediante el control de la comida.

Se caracteriza por seguir una dieta muy restrictiva, que puede excluir carne, grasas, aditivos, etc, y puede conllevar importantes carencias nutricionales, anemia, carencias vitamínicas y alterar la salud mental de quien la sufre, entre otras consecuencias.

Síntomas de la ortorexia

El principal síntoma es la preocupación excesiva por todos los alimentos que se ingieren. Las personas que sufren esta obsesión suelen invertir bastante tiempo al día para planificar y preparar su comida, para asegurarse de que no ingieren ningún alimento prohibido por ellos mismos.

Si por cualquier motivo, cómo por ejemplo salir a cenar fuera, incumplen su dieta estricta, luego suelen sentirse culpables y lo intentan compensar con restricciones aún más estrictas o ayunos que sirvan para depurar su cuerpo. Esta gran necesidad de control puede hacer que sufran ansiedad y confusión emocional, además de alteraciones de humor y comportamiento.

Las personas que sufren ortorexia están totalmente convencidas de que sus hábitos alimenticios son los correctos, por lo que juzgan la forma de alimentarse y el estilo de vida de los demás, lo que puede hacer que tiendan al aislamiento social.

Suelen tener miedo a sufrir cualquier enfermedad. Además, el llevar una mala alimentación puede provocar fatigas, debilidad, y dificultades para recuperarse de cualquier virus o enfermedad común, de ahí el miedo a contraerlas.

Cómo detectar que se padece ortorexia

Tanto si tienes la capacidad de analizar tus propios hábitos para comprender si estás llevando una vida saludable, como si crees que alguien de tu entorno necesita ayuda para cuidar su salud. Estos son algunos de los principales motivos y acciones que te pueden orientar para saber si tú o alguien cercano a ti podría estar sufriendo ortorexia. 

Esta patología se suele iniciar con un hábito de vida saludable, que en principio no es un problema, pero que se acaba convirtiendo en una obsesión para la persona que lo practica.

Por ejemplo, hay que tener especial cuidado con las personas que incorporan a su vida una dieta restrictiva relacionada con algún concepto como dieta limpia, veganismo o crudivorismo. Estas dietas no son dañinas si se aplican de forma adecuada, pero, al ser difíciles de seguir, algunas personas se pueden obsesionar por seguirlas de un modo perfecto y se puede caer en obsesión por cada alimento que se consume.

Por ejemplo, cuando alguien sigue alguna de esas dietas y se empeña en eliminar cada vez más alimentos por la idea de que éstos no son sanos. Esto provoca que preparar la comida cada vez sea más complicado, y se tiene que dedicar más tiempo tanto para buscar ingredientes concretos como para hacer los únicos platos que estas personas acaban aceptando consumir, que suelen ser los mínimos.

Esto complica el día a día de la persona y de la gente que convive con ella. Además de por la complicación de compartir la comida con los demás, cuando la persona que padece este trastorno considera que se ha saltado su dieta, puede sentir una gran frustración que le puede llevar a una restricción alimentaria tan grande que tendrá consecuencias muy graves para su salud.

Cómo prevenir la ortorexia

Compartimos algunos consejos para evitar las obsesiones con la comida y la aparición de trastornos de la conducta alimentaria como la ortorexia.

Sin duda una gran medida preventiva es la educación saludable. Desde niños y especialmente en la adolescencia, hay que fomentar una buena autoestima y respeto a uno mismo y a cualquier tipo de cuerpo, así como enseñar pautas de alimentación saludable, que incluya una cantidad y variedad de alimentos adecuada para que el organismo funcione bien.

Es importante relacionar la comida con un momento positivo, si puede ser comer toda la familia junta o el máximo posible de miembros, evitando que los adolescentes coman solos.

También hay que fomentar la práctica de ejercicio, lo que ayuda a tener un peso saludable y una vida activa y sana.

Finalmente, cuando alguien sufre este trastorno, debe seguir un tratamiento basado en terapia psicológica y, si es necesario, con tratamiento farmacológico, dependiendo de las consecuencias del afectado y de si sufre estrés o ansiedad.

Además, esta persona deberá acudir a un dietista que oriente su alimentación y le proporcione educación nutricional, para que pueda incorporar poco a poco aquellos alimentos que eliminó de su dieta, de una forma saludable y que incluya alimentos de todos los grupos necesarios para el organismo.