Nómada Digital: qué es y cómo saber si es para ti

Mayo 31, 2022

¿Qué visualizas al pensar en un nómada digital? Es posible que te imagines a alguien con su ordenador portátil sentado frente al mar en una playa caribeña y sorbiendo un mojito debajo de la sombrilla. Y es que la figura del nómada digital suscita mucha admiración, sobre todo por lo que está en el imaginario colectivo. En este artículo, te contamos qué es un nómada digital y te ofrecemos algunas consideraciones para averiguar si realmente das el perfil.

En la era del teletrabajo, son muchos los que se han convertido en nómadas digitales. El teletrabajo es una fórmula que admite diferentes planteamientos.

Una opción es ejercer el trabajo en remoto desde casa, en la misma ciudad en la que tienes la oficina. Es posible que teletrabajes todos los días o solo unos pocos. En cualquier caso, y si trabajas en el hogar, quizás te interese el catálogo de escritorios o sillas de oficina de FlexiSpot. No en vano, la idea es que asumas tus obligaciones laborales con idéntico confort que en la oficina.

Una segunda alternativa, quizás la más flexible, es convertirse en nómada digital. Es más, de acuerdo con las estadísticas oficiales de Estados Unidos, parece que en este país la figura del nómada digital ha aumentado en casi un 50 %. Pero, ¿qué es y qué tiene de especial?

Definición de nómada digital

El concepto de nómada digital echa mano de una dimensión que hace guiño a los hábitos ancestrales y de otra dimensión que mira al futuro. Ser nómada digital es ser una persona que vive de una manera nómada, es decir, de un sitio a otro. Aunque, eso sí, siempre conectado, de ahí el término digital. Un nómada digital se traslada periódicamente y no se mantiene estático, pero está aferrado al entorno digital, donde está su empleo.

En otras palabras, es un trabajador en remoto que goza de una flexibilidad al 100 %, dado que no necesita estar en la misma ciudad o región que su empresa. Por ende, puede trabajar desde cualquier parte del mundo aunque precisa de conexión a Internet. Suena bien, ¿no?

¿La vida de nómada digital es para ti?

Existe, entonces, una delgada línea entre trabajar en remoto y ser nómada digital. Hay empleados que tienen una cláusula especial con las compañías para la que trabajan a distancia que les impide asentar su domicilio en otro lugar. Sin embargo, la vida de nómada digital es perfectamente posible para aquellos trabajadores que gozan de una enorme flexibilidad.

Entonces, si te estás planteando acceder a este estilo de vida, lo primero es preguntarte por la posibilidad real. Esto significa que deberás conocer si tu empleo admite esta fórmula. Si la respuesta es afirmativa, toca averiguar si este estilo de vida está hecho para ti. ¿Cómo saber si la vida de nómada digital es para ti?

1. Habla con tu empresa

En ocasiones, pensamos que estamos obligados a residir en cierto territorio pese a que estamos trabajando 100 % en remoto. Puede ocurrir que trabajes con equipos y dispositivos electrónicos suministrados por la empresa, lo que podría dificultar tus ansias de viajar por el mundo. No en vano, es tu obligación velar por que estos estén en perfectas condiciones. En el caso de que solo necesites tu propio ordenador portátil, estarás más cerca de convertirte en nómada digital.

2. Considera las particularidades de tu destino

Si te estás planteando ser nómada digital, quizás ya tengas un primer destino en mente. Eso sí, deberás considerar varios aspectos sobre todo de tipo burocrático. Por ejemplo, tendrás que tener en cuenta si precisas visa de trabajo, el coste de vida, las vacunas y condiciones sanitarias, etc. Por supuesto, piensa bien si estarías verdaderamente dispuesto a permanecer en ese lugar una temporada.

3. Verifica la calidad de la conexión WiFi

El acceso a Internet se convertirá casi en el aire que respiras. Esto quiere decir que es imprescindible y, de hecho, el primer filtro a valorar a la hora de elegir un destino. No en vano, no querrás que te llamen la atención en tu empresa por una conexión deficiente que te impide afrontar tus tareas y obligaciones, ¿verdad?

4. Sé disciplinado

Ser nómada digital supone incorporar diferentes capacidades como la madurez o la autoconfianza, pero también la disciplina. Estarás a miles de kilómetros de tu oficina, así que debes ser increíblemente disciplinado y organizado.

5. Aprende a desconectar

Es posible que en casa no te importe que la jornada laboral se alargue más de la cuenta, pero ¡no en otro país! Estás allí para vivir una nueva experiencia, así que o aprendes a desconectar o no aprovecharás esta oportunidad.

6. Ten capacidad de adaptación

La capacidad de adaptación a nuevos entornos, costumbres, comida, etc., es imprescindible para ser nómada digital. También es importante que practiques la resiliencia.