Mejores piscinas naturales de España

Junio 15, 2022

Cuando llega el verano y las altas temperaturas es necesario buscar lugares donde refrescarse y escapar de ese asfixiante calor. Quien vive cerca de la playa lo tiene más sencillo. Para los pueblos y ciudades del interior de España existe una alternativa perfecta a la costa, que son las piscinas naturales.

Aunque existen en todas las ciudades piscinas artificiales, no todo el mundo es aficionado a estos lugares, además de que el cloro y los productos necesarios para su mantenimiento son bastante perjudiciales para la piel y algunas personas no lo pueden resistir. Para ello se pueden disfrutar de estos parajes exóticos y merece la pena visitarlos.

Algunas de las piscinas naturales de España más impresionantes son las siguientes, repartidas por toda la geografía española.

El chorro de Navafría en Segovia

En el municipio de Navafría, localizado en la Sierra de Guadarrama, se encuentra un paisaje caracterizado por albergar un extenso bosque de pinos en el que hay una zona apta para el baño con piscinas naturales. Está adaptado para los visitantes, ya que cuenta con mesas, barbacoas, fuentes de agua potable, aseos y restaurante. A  un kilómetro de este lugar se halla una cascada de veinte metros de altura llamada “El Chorro”.

El Salto del Usero en Bullas (Murcia)

Es uno de los enclaves más reconocidos y visitados de la Región de Murcia. Es un espacio natural en el que confluyen la naturaleza y el agua. Está formado por numerosas pozas a las que se accede a través de un sendero. Es un lugar que permanece en su estado salvaje y natural y que recibe bastantes personas en los meses de mayor calor.

Garganta de los Infiernos (Valle del Jerte, Cáceres)

La reserva natural de la Garganta de los Infiernos está situada en el Valle del Jerte, y es conocida por sus cascadas y saltos de agua. El río Jerte, que pasa por la Sierra de Tormantos y la ladera suroeste de la sierra de Gredos, moldea durante su transcurso los diferentes paisajes. El más conocido es el paraje de “Los Pilones” o “Las Marmitas Gigantes”, que es un conjunto numeroso de pozas excavadas de forma natural por la erosión fluvial, y es donde la gente acude a refrescarse y aliviar el calor derivado de las altas temperaturas extremeñas.

Charco azul de Chulilla (Valencia)

En el Parque Natural de los Calderones, flanqueado por el río Turia, existe una zona formada por imponentes cañones y barrancos en la que, tras caminar por un sendero, se encuentra una piscina de agua turquesa conocida por ser un lugar bastante fotografiado. Esta poza en su día fue creada por los árabes para construir una presa que les ayudara a regar las huertas colindantes. Actualmente es utilizada como lugar de baño natural.

Chorreras del Cabriel (Cuenca)

El paisaje natural creado por el paso del río Cabriel es de gran interés turístico, sobre todo a su paso por los pueblos de Enguídanos y Villora, recorrido que está lleno de pequeñas cascadas y saltos de agua que terminan en pozas naturales donde te puedes bañar. A su alrededor se realizan diversas rutas de senderismo para observar la fauna del lugar.

Fuentes del Algar (Alicante)

Son unas piscinas naturales llenas de cascadas de agua fría que se encuentran en la localidad alicantina de Callosa d’en Sarrià. Un lugar espectacular en plena naturaleza pero en el que hay que tener en cuenta que se paga entrada para poder acceder a él.

Arenas de San Pedro (Ávila)

En la carretera del Hornillo, en pleno cauce del río Arenal, se encuentran estas piscinas naturales del municipio de Ávila. En la presa que se forma en estas aguas, se encuentran dos piscinas divididas por un puente de cemento, una de gran profundidad, en la que incluso hay un trampolín y otra apta para niños. 

En esta zona también se encuentran diferentes lugares de gran belleza natural, como el Charco de la Chiva y el Charco de la Tinaja.

Cueva del gato en Benaoján (Málaga)

La Cueva del Gato es un monumento natural formado por una caverna y una cavidad que da paso a las aguas del río Guadares. Está situado en el municipio de Benaoján, a pocos kilómetros de Ronda, ubicado dentro del Parque Natural de la Sierra de Grazalema. Tiene un gran valor paisajístico, tanto natural como cultural. Una vez superas su tramo subterráneo de más de cuatro kilómetros, encontrarás unas aguas permanentes, cristalinas y calmadas.

Gulpiyuri (Asturias)

Es considerado casi como una playa, ya que no se divisa fondo en el horizonte. Es similar a una cala, pero termina en una zona montañosa. Esto es debido a que su agua proviene de unas cuevas y la existencia de la piscina natural, así como la posibilidad de bañarse, depende del estado de las mareas.

Sin duda todos estos lugares están formados por impresionantes paisajes realmente recomendables para conectar con la naturaleza y pasar un buen rato en verano.