Los mejores trucos para una noche de sueño reparador

Mayo 26, 2022

¿Sabes lo que se siente al estar a merced del sueño? Es frustrante estar despierto toda la noche cuando no te pagan por ello.

No poder descansar lo suficiente por la noche es una carga para la salud física y mental. ¿Las secuelas? Llega la mañana y tus ojos están hinchados, rojos y los músculos no te acompañan. Este es un problema serio.

El cuerpo humano está programado para trabajar durante el día y descansar por la noche. Cuando la naturaleza altera este arreglo, puedes sufrir graves consecuencias.

Si tienes problemas para conciliar el sueño, aquí encontrarás algunos trucos para ayudarte a tener una noche de sueño reparador.

1. No lo pienses demasiado

Muchas personas han renunciado a su descanso nocturno o a un sueño de calidad a pesar de que no están diagnosticados como pacientes con insomnio.

Una cosa útil que deseas hacer para mejorar tu sueño es dejar de pensar en la situación por completo.

Darle demasiadas vueltas puede afectar tu forma de pensar, lo que a su vez reprograma tu sistema corporal. Tu cuerpo se acostumbra a no descansar por la noche y continúa con esa rutina.

Por lo tanto, se recomienda que mantengas una actitud positiva hacia la falta de sueño adecuado por la noche.

Ser optimista al respecto puede ayudarte a superar tu falta de sueño y, a su vez, tu sueño mejorará. La meditación antes de acostarte también es una buena práctica.

2. Reduce el consumo de cafeína 

Es un hecho conocido que la cafeína ayuda a mantener la mente despierta.

Es posible que hayas estado tomando cafeína durante mucho tiempo, tal vez para mantenerte despierto durante el día y realizar alguna actividad por la noche. Fue útil, ¡genial!

Pero, ¿qué pasa ahora que necesitas dormir un poco? Existe la posibilidad de que el alto contenido de cafeína en tu sangre haya inducido una respuesta en tu mente para mantenerte siempre activo.

Al igual que tu alarma, la cafeína te ayuda a mantenerte despierto; tanto si quieres como si no. Para prevenir esta situación, evita la ingesta excesiva de bebidas como el té o el café. Reduce también el consumo de chocolates y bebidas energéticas.

Cuando necesites permanecer despierto, elige opciones más suaves en vez de cafeína. Puedes usar agua fría o comer una comida más ligera antes de acostarte.

3. Minimiza el uso de despertadores

Todos tenemos ese momento en el que queremos despertarnos para prepararnos para la escuela, el trabajo u otros compromisos. Los despertadores nos ayudan a llegar a tiempo.

Sin embargo, si quieres noches de descanso, lo mejor es hacer menos uso de la alarma. Cuanto más te despierte el despertador a diferentes horas, es más probable que comiences a tener descansos nocturnos cortos y un sueño perturbador.

Tu mente se acostumbra a estos tiempos de alarma de rutina, y ni siquiera es necesario que suenen antes de que te despiertes.

De alguna manera, cuando duermes, tu mente inconsciente transmite información a tu subconsciente. El primero le informa al segundo que no tienes que dormir hasta la mañana.

Si eso sucede, te despiertas a horas extrañas en la noche. Y así continúa hasta que el sueño te elude gradualmente cada noche.

4. Intenta apagar las luces

Por mucho que no te apetezca dormir en la oscuridad, deberías probarlo en momentos de noches de insomnio. Cuando la habitación está a oscuras, ofrece un ambiente de serenidad y sosiego, propicio para un buen descanso.

Por el contrario, las habitaciones bien iluminadas no son adecuadas para los ojos y podrían costarte una buena noche de sueño.

5. Haz ejercicio con más frecuencia

El sueño es un remedio natural para la fatiga. Si tienes problemas para descansar por la noche, intenta hacer ejercicios durante el día y participar en algunas actividades.

Una silla de ejercicio sit2go puede ayudar a mantener la mente activa mientras haces ejercicio y montas en bicicleta, incluso mientras trabajas, sin molestar a tus compañeros de trabajo. También mejora tu productividad.

El ejercicio ayudará a relajar los músculos y creará la necesidad de que descanses durmiendo.

6. Evita largas siestas durante el día

Se ha demostrado científicamente que las siestas son buenas para el cuerpo. Sin embargo, en situaciones en las que te resulte difícil dormir por la noche, se recomienda evitar las siestas por la tarde y, si son necesarias, que sean breves.

Esto asegura que no uses tus hormonas del sueño durante el día en vez de durante la noche.

7. Usa sábanas cómodas

Las telas como el algodón o la lana son las mejores para la ropa de cama. Son transpirables, cómodas y ligeras. Estos materiales te permiten disfrutar de un sueño de calidad.

Los materiales incómodos como el rayón o el nailon solo harán que pases la noche dando vueltas.

Evita también los atuendos ajustados y restrictivos. Te hacen sentir incómodo en la cama.

Conclusión

Aunque no sufras de insomnio, puedes tener problemas con el descanso nocturno. La dificultad para dormir por la noche es una condición poco saludable que debe remediarse temprano.

Prueba los trucos anteriores para disfrutar de una noche de sueño más reparador y sentirte fresco al día siguiente.