Hazte con tu jabón natural

Julio 20, 2022

En el blog de hoy, te hablamos de los jabones naturales. Pero, ¿de qué hablamos exactamente cuando usamos la palabra “natural”? Por lo general, se suele considerar que un jabón natural es el que está hecho a partir de ingredientes naturales, como los vegetales, minerales o derivados de animales (como, por ejemplo, lo son la leche o la miel). De todos modos, hay cierta controversia en el tema, pues hay algunas personas que opinan que, aunque los ingredientes sean naturales, si están manipulados artificialmente en un laboratorio, ya no se pueden considerar como jabones naturales... este es un tema que genera cierta confusión, ¿qué opinas tú al respecto?

El aceite, sería un claro ejemplo de ingrediente natural. Además de ser comestible, lo que indica que es completamente aceptado por nuestro organismo, se puede utilizar en el mundo de la higiene y la cosmética. Para conseguir el formato sólido que muchas veces necesitamos con este tipo de aceite, es esencial que se realice un proceso de saponificación, a través del cual los aceites (mantecas y grasas incluidas) se convierten en jabón.

 Como te podrás imaginar, hay muchos tipos de jabones naturales, algunos tienen como base el aceite de oliva y otros, no. En el artículo de hoy te hablamos de los que nos parecen más interesantes a nivel doméstico. De todos modos, nuestra elección siempre deberá depender del uso que le queramos dar a dicho jabón, pues los hay más adecuados para lavar la ropa, la cara, el cuerpo o para otro tipo de cosas.

En primer lugar, te queremos hablar del jabón de Castilla. Su base está hecha de aceite de oliva, aunque según la marca, a veces se le puede añadir un toque de aceite de cáñamo o de jojoba, por ejemplo. Este jabón es ampliamente utilizado y, en la piel, cumple función de limpiar e hidratar de forma muy eficiente. Otro tipo de jabón también muy conocido, y que se suele confundir con el de Castilla, es el de Marsella. Este último está compuesto también principalmente por aceite vegetal (tiene que ser un mínimo de 72%) pero no tiene que ser necesariamente el de oliva. Es un producto recomendable para lavar la ropa de los bebés o de personas con alergias y con pieles más sensibles.

¿Quieres conocer más jabones? Otro natural y muy fácil de conseguir (lo encuentra en la actualidad en muchos supermercados de nuestro país) es el de glicerina. Su ingrediente fundamental, como su nombre indica, es la glicerina, que también se obtiene de aceites vegetales. Este jabón tiene varias cualidades, entre las que destacan sus propiedades calmantes. ¿Y qué te podemos contar sobre el jabón de Aleppo? Sus orígenes son muy antiguos, y se localizan en Siria. Se trata de un tipo de jabón hecho a base de aceite de oliva y aceite de laurel, en diferentes porcentajes. Los jabones de Aleppo con mayor porcentaje de aceite de laurel, suelen ser más caros. Aunque algunos afirman que, si la parte de aceite de oliva es mayor, aporta mejores resultados hidratantes. El de Aleppo, como también te puedes imaginar, es especialmente adecuado para pieles delicadas y para personas alérgicas, pues como otros jabones naturales, tampoco  contiene aditivos sintéticos. Se puede utilizar para varias cosas como, por ejemplo, la higiene íntima, la limpieza del rostro y del cuerpo, lavar el cabello, desmaquillarse e, incluso, para lavar la ropa.

¿Y qué tendrías que hacer tú si quisieras tener tu jabón natural casero? Sí, uno hecho por ti mismo. En primer lugar, como te imaginarás, tienes que elegir qué ingredientes naturales vas a usar como base. Algunos comunes y fáciles de conseguir son el aceite de coco, la manteca y el aceite de lavanda, por ejemplo. Es bastante habitual combinar el ingrediente anteriormente elegido con glicerina, que le da fácilmente la consistencia de pastilla o barra. Hay que tratar la glicerina con cuidado y derretirla para poderla mezclar con el resto de ingredientes que elijamos. Como toque final, se le puede añadir unas gotas de aceites esenciales para que le puedan proporcionar el olor que más nos guste, como por ejemplo el romero, la lavanda o el cedro. Además, los aceites esenciales tienen beneficios para la salud, algunos nos pueden calmar y otros activar. ¿Quieres que tu jabón sea de un color determinado? Lo puedes conseguir utilizando unas gotitas de colorante. Si prescindimos de ellas, lo más probable es que el jabón quede de color amarillento debido a la glicerina.

Hasta aquí nuestro artículo sobre jabones de hoy. Esperamos que haya servido para inspirarte y que ya estés pensando en qué ingredientes usarás en tu primer jabón natural. Recuerda que este tipo de productos no llevan tóxicos, por lo que usarlos es beneficioso tanto para ti, como para el medioambiente. ¿No te parecen dos buenas razones para empezar a experimentar?