Errores más frecuentes al redactar un currículum

Julio 21, 2022

Los tiempos han cambiado y ya no tenemos que conformarnos con un trabajo que no nos satisface. Si hace unas décadas lo habitual era conservar el mismo trabajo hasta el momento de la jubilación, hoy en día lo más común es que, a lo largo de la vida laboral, las personas cambien varias veces de trabajo. Para encontrar ese empleo que encaje con nuestras aspiraciones, es imprescindible elaborar el currículum apropiado. En esta ocasión, te contamos cuáles son los errores más comunes que cometemos a la hora de redactarlo para que puedas evitarlos.

Imagina que tu trayectoria laboral es excelente y gozas de los conocimientos y capacidades que requiere cierto puesto de trabajo. Dispones de un perfil que brilla por sí mismo, así que ¿por qué arriesgarte a enturbiarlo con un currículum que no esté a la altura? Recuerda que la primera impresión es muy importante y, de hecho, un CV es tu carta de presentación. He aquí los errores más habituales que solemos cometer al redactar un currículum.

1. Errores ortográficos y gramáticales

Un currículum no tiene tantas palabras como para permitirte el lujo de tener errores de tipo ortográfico y gramatical. Revísalo varias veces antes de enviarlo con el fin de evitar acentos de más o de menos o letras como la b y la v que bailen. No importa que no estés aspirando a un puesto en la Real Academia de la Lengua. A todo profesional, sea de la industria que sea, se le exige un mínimo.

2. Demasiada extensión

A no ser que dispongas de varios másteres y un PhD o hayas trabajado en empresas de renombre y debas explicar con exactitud el puesto que ostentabas, no hay razón para que tu CV más que una hoja de vida parezca una biografía. La norma es que el currículum no ocupe más de una hoja por una sola cara, de manera que el empleador pueda examinarlo de un solo vistazo. Si eres graduado en la Universidad, ¿para qué mencionar el colegio en el que estudiaste Primaria? No lo olvides: menos es más.

3. No adecuarlo al puesto

Solemos tener una tendencia a enviar de manera masiva nuestro CV a todos los puestos de trabajo que parecen encajar más o menos con nuestro perfil. Sin embargo, la tarea de buscar trabajo es una labor como otra cualquiera y, por este motivo, requiere de tiempo y atención. No es mala idea contar con un currículum genérico, pero siempre precisará cierta adaptación al puesto de trabajo. De lo contrario, te arriesgas a que la empresa descarte tu CV de inmediato. ¿Una recomendación? Resaltar tus habilidades en relación con dicho empleo.

4. Ser demasiado técnico

Otro error frecuente al redactar un currículum es echar mano demasiado de los tecnicismos. Y es que parece que, de este modo, parecemos más profesionales en nuestro ámbito. Sin embargo, esto en ocasiones resulta contraproducente. Recuerda que tu currículum caerá en manos del departamento de Recursos Humanos, que no tiene por qué dominar este leguaje.

5. Seleccionar mal la foto

Todo CV debería acompañarse de una foto de perfil que revele tu faceta más profesional. Por eso, la recomendación general es recurrir a una imagen sobre un fondo blanco y en la que aparezcamos ataviados con ropa formal. Uno de los errores más comunes es seleccionar una foto antigua o que no representa los valores que queremos transmitir a la empresa contratante.

6. No incluir palabras clave

En los tiempos que corren, la fórmula más habitual de búsqueda de trabajo es mediante potentes motores de búsqueda en Internet. En estos entornos, como imaginarás, las palabras clave juegan un papel fundamental, pues ayudan a los reclutadores a identificar los mejores perfiles. Por este motivo, al confeccionar tu CV, asegúrate de incluir términos específicos relacionados con tu profesión que pudieran ayudarte a destacar.

7. No mencionar las responsabilidades

A menudo, cometemos el error de ser demasiado escuetos en el CV y nos conformamos con mencionar únicamente los cargos de los anteriores empleos, sin profundizar en ellos. Si te pones en la piel del empleador, entenderás que este desee conocer un poco más acerca de cuáles eran tus responsabilidades en esos puestos de trabajo para averiguar si encajas con el ofertado en esta ocasión.

8. No considerar el diseño

El CV, además de revelar cuáles son tus puertos fuertes y contener información muy importante y completa sobre ti, también debe ser atractivo y estar bien presentado. De lo contrario, corres el riesgo de que el reclutador se muera de aburrimiento durante su lectura. Si no tienes conocimientos de diseño, conviene que realices una búsqueda de plantillas o que recurras a un profesional que te aconseje en este tema.