Errores a evitar en la gestión de equipos remotos

Julio 18, 2022

La era del teletrabajo nos ha traído grandes desafíos que afortunadamente poco a poco van sorteándose. Tanto si eres parte de un equipo remoto como si te encargas de su gestión, es habitual que debas enfrentarte a retos que hasta ahora no se habían presentado. Desde ejercer el liderazgo hasta favorecer la integración de los miembros del equipo, todas las tareas requieren a un líder capaz de llevar la administración al siguiente nivel. Si estás en esta parte del juego, muy probablemente te interese conocer cuáles son los errores que debes evitar en la gestión de equipos remotos.

1. No conectarte nunca

Uno de los puntos negativos de trabajar en remoto es que las ocasiones de conversar o contactar con un compañero no se dan por casualidad en la fotocopiadora o en la máquina de café, sino que se buscan. Así, en cada jornada laboral es vital encontrar el momento idóneo para conectar con el resto del equipo, y mucho más si eres el líder. He aquí el primer error a evitar en la gestión de equipos remotos: no aparecer nunca por el chat. ¿Qué sería lo deseable? En primer lugar, programar al menos una reunión semanal para interactuar con los miembros del equipo. En segunda instancia, estar operativo durante la jornada por si alguien pudiera requerir tu ayuda.

2. Estar demasiado encima

Otro de los grandes errores en la administración de equipos remotos es hacer justamente lo contrario, es decir, estar demasiado pendiente de lo que hacen los demás. Este modo de actuar puede ser una tentación al liderar equipos remotos, pues puedes sentir que no tienes el control sobre ellos. Sin embargo, obtendrás todo lo contrario. Ser demasiado controlador puede ocasionar ansiedad y agobio en los trabajadores. Entonces, siéntate y piensa que si el trabajo está saliendo a tiempo y estás al tanto de todos los inconvenientes que van presentándose, no hay razón para ser tan controlador.

3. No tienes en cuenta el horario de todos

En tiempos de teletrabajo una de las características de los equipos en remoto es que estos pueden encontrarse en cualquier parte del mundo. Dado que los empleados gozan de este perfil global, debes tener en cuenta esta cuestión antes de, por ejemplo, fijar una reunión semanal. Si hay miembros que residen en Estados Unidos y otros en Europa, deberías considerar que ciertas horas del día pueden no venir bien a todo el mundo.

4. No estás integrando al equipo

Otro error a evitar en la gestión de equipos remotos es no favorecer la unión entre los miembros. Fomentar los lazos entre los compañeros debe ser una obligación para un líder, pero mucho más cuando los equipos trabajan en remoto. Como sabes, al trabajar a distancia es más fácil caer en el aislamiento, algo que debes paliar creando puentes. Por ejemplo, puedes proponer dinámicas de equipo, actividades de team building, etc.

5. Eres adicto a la mensajería

La mensajería instantánea está bien para momentos puntuales, pero si las relaciones con tu equipo han quedado reducidas a unos cuantos mensajes al día, algo estás haciendo mal como líder. Recuerda que los empleados son personas de carne y hueso y no entes online, por lo que aunque estéis trabajando en remoto, no está de más que les pongas cara de vez en cuando. Sustituye el correo electrónico por videollamadas para mantener conversaciones importantes.

6. No eres flexible

El trabajo en remoto va más allá de no trabajar físicamente en la oficina. Se trata de una fórmula flexible que, en su base, promueve la conciliación laboral y familiar, por lo que no tiene sentido mantener los mismos preceptos que en un empleo de oficina convencional. Esta flexibilidad debería pasar por aspectos como, por ejemplo, permitir a los empleados ajustar el horario laboral a medida.

7. No estableces conexiones

Reiteramos que un equipo está formado por seres humanos, por lo que detrás de su avatar o correo electrónico hay una persona. Esto quiere decir que aunque la jornada laboral se realice en remoto, sería un error no tratar de conocer físicamente al equipo. Al final, los lazos se estrechan más cuando se comparte una cena o una conversación cara a cara. Asimismo, en el día a día, como líder deberías interesarte por conocer más a tus empleados, pero no solo desde una perspectiva laboral, sino humana.

8. No los mantienes al día

El sentido de pertenencia de un equipo remoto podría estar en riesgo si no se cultiva la unión con la empresa. Por este motivo, es muy importante que, como líder, mantengas a los trabajadores al día de las últimas novedades de la compañía y cómo estas les puedan afectar. Esto hará que se sientan ligados a la organización.