Diferentes trastornos del sueño y sus síntomas

Julio 11, 2022

Dormir es una actividad diaria que la mayoría de personas realizan con total naturalidad y sin pensar en ello ni plantearse las características o calidad de su descanso. Sin embargo, para algunas personas el momento de irse a la cama puede convertirse en una tortura y en una situación verdaderamente difícil, por culpa de diferentes trastornos del sueño que afectan a su forma de dormir.

Aunque por sí mismos no sean una patología grave, estos trastornos sí que pueden ser efecto de otras enfermedades e influir de forma muy negativa en la vida diaria, por producir bajo rendimiento, agotamiento físico y mental y dificultad para afrontar las tareas cotidianas al no haber descansado bien.

Algunos de estos trastornos y sus síntomas más comunes son los que explicamos a continuación.

Apnea del sueño

La apnea del sueño se caracteriza por pausas en la respiración durante el sueño. La pausa no dura mucho, y el individuo recupera su respiración normal con un ronquido fuerte. Ocurre en la fase REM, tras la que se pasa a un sueño ligero provocando que la persona no descanse correctamente.

Sus síntomas son excesiva somnolencia diurna, ronquido estruendoso, sueño no reparador, cefaleas o hipertensión arterial.

Síndrome de piernas inquietas

Es un problema del sistema nervioso que provoca la sensación de un impulso irrefrenable a levantarse y pasear o caminar, lo que provoca que la persona no sea capaz de descansar, porque siente la necesidad de moverse en mitad de la noche y no puede dormir del tirón. 

Sus síntomas son cosquilleo, hormigueo, tirones, dolores, picazones o sensación de choque eléctrico.

Narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno neurológico crónico causado por la incapacidad cerebral de regular con normalidad los ciclos de sueño y despertar. Los afectados pueden quedarse dormidos durante segundos o minutos de forma involuntaria en cualquier momento del día, sin importar lo que están haciendo por lo que es muy peligroso que les ocurra mientras conducen o manejan algún tipo de maquinaria.

Los síntomas que provoca la narcolepsia son: somnolencia diurna excesiva, pérdida del control muscular ante las emociones (cataplejia), fragmentación del sueño, alucinaciones y parálisis del sueño, entre otras.

Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno que se produce cuando la persona afectada camina o realiza otra actividad estando dormida, de un modo semi inconsciente.

Los síntomas más comunes del sonambulismo son confusión y desorientación al despertar, comportamientos agresivos si te despiertan bruscamente, falta de recuerdos de la noche al despertar, hablar dormido o caminar durante el sueño.

Hipersomnia

Es un trastorno del sueño que se caracteriza por sufrir el paciente una somnolencia excesiva durante gran parte del día, a pesar de haber mantenido un periodo de sueño de, al menos, siete horas. Se considera una disomnia, es decir, una alteración del sueño que afecta en el horario, cantidad y calidad del sueño.

En la hipersomnia la persona está somnolienta durante el día y le cuesta despertarse tras un sueño normal, que puede ser incluso de más de nueve horas, pero no siéndole reparador ni permitiéndole descansar.

¿Cómo tratar los trastornos del sueño?

Con un adecuado diagnóstico y manejo por parte de un equipo multidisciplinar, los trastornos del sueño tienen un alto porcentaje de curación. Por supuesto, es necesario ponerse en manos de profesionales para curar cualquier trastorno.

Sin embargo, sí que hay decisiones que podemos tomar para mejorar nuestro descanso que ayudarán a la calidad de nuestro sueño.

Una de estas opciones es la adquisición de una cama articulada eléctrica, que tiene muchas ventajas para nuestra salud, ya que, gracias a sus diferentes posiciones, podemos aliviar muchos de los síntomas derivados de los trastornos del sueño.

Algunos de los beneficios de las camas articuladas son:

El principal beneficio sin duda es la mejora de la salud. Previene diferentes dolores como el lumbar, la tensión en hombros y cuello, la artritis, la hinchazón en las extremidades inferiores o los problemas de movilidad de las articulaciones.

En el caso de personas enfermas o convalecientes además de la comodidad que una cama articulada proporciona, ésta también facilita la labor de cuidadores y enfermeros a la hora de asear al enfermo o hacer el cambio de ropa de cama.

Este tipo de camas, al posibilitar un mayor número de movimientos, favorecen un sueño más profundo, reparador y saludable.

Las camas articuladas se han popularizado además de las ventajas ya mencionadas y de su ayuda a mejorar los trastornos del sueño entre otros problemas, porque tienen una gran versatilidad a la hora de facilitar la realización de otras tareas de un modo ergonómico, como leer, ver la televisión, trabajar en ordenador, etc. Así pues, no solamente son usadas por personas que padezcan alguna dolencia o enfermedad, sino también las pueden adquirir aquellos que otorgan un gran valor a su descanso y a su comodidad.