Construyendo una personalidad asertiva: cómo decir no en tu lugar de trabajo

Junio 17, 2022

Si quieres tener confianza en ti mismo, también debes tener las agallas para rechazar o decir que no cuando te enfrentas a una oportunidad en la que no quieres participar. El término "agradable" a menudo se malinterpreta. No significa que tengas que hacer exactamente lo que otras personas esperan de ti. Está completamente bien rechazar a alguien de vez en cuando, especialmente cuando es por tu propio interés.

En tu vida personal y profesional, si te ves respondiendo afirmativamente todo el tiempo, no lo estás haciendo por ti, sino por las personas que te importan. Ayudar a los demás cuando lo deseas y tienes los medios para hacerlo sin poner en peligro tu propio bienestar es lo que significa ser amable. Para sobresalir por encima de los demás, debes tener la confianza en ti mismo para decir no a las cosas que no quieres. Ese es un problema que debes abordar. Aquí encontrarás algunos consejos que te pueden ayudar.

1. Desarrolla tus habilidades asertivas

Para empezar, debes practicar la asertividad, lo que significa ser más firme y resolutivo en tus declaraciones. Si alguien te pide que hagas algo con lo que no te sientes cómodo, debes tomar una decisión firme sobre tu respuesta en vez de esforzarte por apaciguar a esa persona.

Ser contundente no significa ser grosero. Como disculpa, simplemente puedes explicar por qué no pudiste hacer más. "Lo siento, pero no puedo ayudarte porque tengo otros compromisos", es una respuesta apropiada que es a la vez cortés y firme. Si te siguen insistiendo, está bien que repitas tu respuesta.

2. Actuar como un disco rayado está bien

Cuando alguien no recibe lo que quiere de ti, seguirá tratando de que digas que sí hasta conseguirlo. Las personas que carecen de seguridad en sí mismas son particularmente vulnerables a esta estrategia, razón por la cual es tan efectiva. Ten en cuenta que si alguien tiene el valor de pedirte un favor repetidamente, no tienes la obligación de responder afirmativamente solo porque te lo hayan pedido varias veces.

Comienza por disculparte o dar una explicación, pero si persisten, es hora de intensificar el juego. Di "no" en vez de "lo siento" para enviar un mensaje claro. Es importante construirte como una persona decisiva en tu lugar de trabajo si no quieres que te den por sentado. Si alguien no es lo suficientemente amable y comprensivo como para corresponder a tu cortesía, es hora de ser franco.

3. Puedes rechazar cualquier cosa que alguien te pida que hagas

No estás siendo cortés si siempre dices que sí cuando alguien te pide algo; estás complaciendo a los demás. Hay quienes asumen que decir que sí a todo es una señal de bondad, pero no es así. Antes de que puedas servir a los demás, debes ponerte a ti mismo primero. Ten siempre en cuenta que tienes la libertad de rechazar una invitación o dar una explicación.

La palabra "no" no debe equipararse con descortesía o egoísmo, sino con anteponer las propias exigencias a las de los demás. No solo tienes derecho a hacerlo, sino que es la única forma en que podemos vivir. En el trabajo, puede ser un poco más difícil decir que no, especialmente si la solicitud la hace alguien en una posición superior a la tuya. En ese escenario, explica cortésmente el motivo para que entiendan de dónde proviene tu negativa.

4. Fija y mantén unos límites

Cuando te esfuerzas por ayudar a alguien, es posible que comience a aprovecharse de tu generosidad. En el caso de que ya hayas llevado a casa a un compañero, no significa que tengas que hacerlo todos los días. Debes disculparte amablemente e informarle claramente que no es factible que lo lleves todos los días desviándote de tu camino.

Está bien emplear una estrategia de retraso o una excusa si alguien no es hábil para captar una indirecta. Para desarrollar tu autoestima, debes estar dispuesto a decir no a las expectativas que los demás depositan sobre ti.

5. Negocia un compromiso si es lo que deseas

Es preferible negociar un compromiso si quieres decir que sí, pero te pondría en muchos problemas. Ten en cuenta que decir no no significa negarse a ayudar a los demás, sino priorizar tus propios deseos y necesidades por encima de los de los demás. Es más fácil ayudar a los demás si puedes ayudarte a ti mismo primero.

Conclusión

Adquiere más confianza aprendiendo a decir no cuando no deseas participar en una determinada actividad. Para ser una persona agradable no es necesario decir que sí a todo. Es por eso que necesitas tener autoestima, claridad de propósito y seguridad en ti mismo.