Consejos para una piel más limpia

Mayo 27, 2022

Prácticamente todo el mundo experimenta problemas de la piel en algún momento de su vida, especialmente en la adolescencia. Pero en realidad, un brote puede aparecer en cualquier momento. Hay un millón de productos que afirman ser la cura que has estado buscando para todos los problemas de la piel y navegar por esa sección de la farmacia a menudo puede ser un poco abrumador. En verdad, el secreto de una buena piel es a menudo mucho más simple de lo que las grandes compañías de cosméticos quieren que creas.

Las formas exactas en que cuidas tu piel dependerán del tipo de problemas cutáneos que enfrentes. No importa cuál sea tu tipo de piel, repasemos las formas más básicas en las que puedes cuidar tu piel y evitar que sufras un brote.

Consejos generales sobre el cuidado de la piel

● Evita tocarte la cara

Evitar la tentación puede ser difícil, pero debes esforzarte al máximo. Tus manos están llenas de aceites invisibles y bacterias que alteran la composición natural de la superficie de tu piel. Especialmente si ya eres propenso a tener brotes o tienes la piel sensible, tocar estas zonas solo agravará el problema. Lo peor que puedes hacer si tienes acné es comenzar a hurgar en el problema. Si lo haces, es probable que solo te provoques cicatrices y decoloración.

● Usa siempre protector solar

¡La crema solar no es solo para las vacaciones! Incluso en un lugar tan nublado como el Reino Unido, es necesario usar protección UV. Sin importar que sea un día soleado o no, o que el sol se esconda detrás de las nubes, los rayos UV pueden dañar la piel. La exposición a los rayos UV no solo provoca brotes en la piel sensible, sino que también es una de las principales causas del envejecimiento de la piel. Protege tu piel durante todo el año con una base de protección UV, un hidratante o una buena crema solar.

● Usa agua tibia

Aunque puede ser relajante, usar agua caliente en la cara puede dañarla con el tiempo. El agua caliente seca la piel, privándola de los minerales importantes que la mantienen sana y equilibrada. Cuando te laves la cara y las manos, es mejor mantener el daño al mínimo y usar agua tibia.

● Hidrátate

Todo tu cuerpo necesita agua para seguir funcionando de la mejor manera, y la piel no es una excepción. Las células de la piel están expuestas a los elementos y, por lo tanto, corren mayor riesgo de daño ambiental. Asegurarse de que estas células estén llenas de hidratación ayuda a protegerlas y mantiene la piel con un aspecto saludable y fresco.

● Consigue suficientes nutrientes

Al igual que el resto de tu cuerpo, tu piel se ve muy afectada por el combustible que le pones al cuerpo. Es muy probable que las dietas llenas de azúcar y grasas saturadas provoquen brotes y se necesita una dieta variada para mantener una piel en buen estado. Consumir fuentes saludables de nutrientes como legumbres, verduras y fuentes de proteínas magras y evitar desencadenantes como el azúcar y la leche te permite mejorar tu piel con tu alimentación.

● Mejora tu descanso

Sin un sueño adecuado, el cuerpo no puede regenerarse adecuadamente. Notarás que en los períodos en los que duermes de manera irregular y te sientes agotado, tu piel reaccionará con brotes. Prevén estos brotes relacionados con el estrés durmiendo bien por la noche a una hora regular.

Piel grasa

● Lávate el pelo a diario

Si eres propenso a la piel grasa, lo más probable es que tengas el cuero cabelludo graso. Estos aceites se abren camino hacia la piel del rostro y pueden exacerbar la oleosidad. Lavarse el cabello a diario evita la acumulación de estos aceites en el cuero cabelludo, manteniendo la piel sin grasa.

● Usa productos sin aceite

Si tu piel es propensa a la grasa, agregar más aceite a la mezcla es lo último que necesitas. Elige un champú, acondicionador, hidratante y limpiador facial sin aceite para evitar la acumulación de grasa.

● Usa un tónico

La piel grasa tiende a salir porque la suciedad y las impurezas se acumulan en los poros de la piel y provocan inflamación. El tónico ayuda a tensar la piel y cerrar estos poros, disminuyendo las posibilidades de que se formen esos molestos granos.

Piel seca

● Hidratar inmediatamente después de lavar

Los hidratantes están diseñados para atrapar la humedad en la piel. Para transportar tanta humedad, debe hacerse inmediatamente después de secarse la cara, ya sea después de lavarse la cara, de ducharse o de darse un baño.

● Usa métodos de limpieza suaves

La exfoliación o limpieza agresiva de la piel puede provocar irritación o incluso la pérdida de los aceites y minerales naturales que la piel necesita para mantenerse saludable. En vez de causar irritación y desequilibrio con métodos de limpieza agresivos, lávate suavemente la cara con un limpiador sin alcohol diseñado para pieles sensibles.

● Usa productos sin fragancia

El alcohol y las fragancias tienden a secar la piel aún más, lo que los convierte en algo totalmente prohibido para las personas que ya son propensas a tener la piel seca o escamosa.

Tener una piel saludable te hará sentir más seguro en general. No dejes que tu piel sufra, prueba estos consejos hoy para proteger tu piel.