Consejos para organizar tu tiempo si trabajas desde casa

Abril 07, 2022

Muchas personas, cuando se les plantea o se les impone el hecho de trabajar desde casa, tienen una percepción sobre esta forma de trabajar que puede que no sea la real.

Si estás cansado de tener que acudir a la oficina, puede que la idea del trabajo desde casa te parezca una gran solución, por no tener al jefe delante, poder ocuparte de tareas familiares o no tener un horario marcado, por lo que puedes pecar de un exceso de positividad.

Por el contrario, si te gusta el ambiente laboral de tu empresa, prefieres salir de casa y conectar con tus compañeros a diario, puede que te resulte abrumador tener que trabajar desde tu hogar y seas reacio al teletrabajo.

Por ello, en este artículo te vamos a recomendar diferentes claves para organizar tu tiempo de la forma más eficiente posible si trabajas desde casa.

Establecer una rutina

Para tomarnos en serio el trabajo desde casa es importante fijar una rutina previa antes de comenzar. Esta debe ser lo más parecida posible a la rutina que llevaríamos si trabajamos fuera de casa. Por ejemplo, es muy importante darnos una ducha y quitarnos el pijama. Incluso es recomendable vestirse como si fueras a acudir a la oficina y tomar el café o desayuno que habitualmente consumías cuando salías a trabajar fuera.

Fijar un horario

Uno de los problemas más comunes para la gente que teletrabaja es el de fijar un horario. Sin embargo, es fundamental hacerlo. De lo contrario, se puede pensar que se tiene todo el día para realizar las tareas, con el riesgo de dejarlas para última hora y que no nos dé tiempo o, por el contrario, que trabajemos más horas que en la oficina porque se nos acumule trabajo o queramos adelantarlo para tener más tiempo libre al dia siguiente.

Para crear un hábito laboral en casa, lo más importante es cumplir el horario fijado a rajatabla. Esta tarea se puede facilitar adaptándolo a nuestras circunstancias. Es decir, si por ejemplo tenemos que llevar a nuestros hijos al colegio, podemos comenzar nuestra jornada después, pero siempre cumpliendo el horario marcado.

Además, la perspectiva de tener una hora concreta en la que finaliza nuestra jornada nos produce una sensación de control sobre el tiempo y evita que nos relajemos en exceso durante el tiempo marcado para trabajar.

Eliminar distracciones

Para aprovechar tu tiempo de trabajo en casa y ser lo más eficiente posible, es muy importante eliminar todas las distracciones externas. Uno de los mejores métodos para esto es cerrar todas las redes sociales y aplicaciones que no sean necesarias para tus tareas. También es una buena opción dejar el móvil en otra habitación, para evitar interrupciones.

Y, por supuesto, que no nos distraigan ni problemas ni visitas familiares. Es muy importante que nuestro entorno comprenda que nos encontramos dentro del horario laboral y que éste debe ser respetado.

Delimitar un espacio de trabajo

Al hilo de lo expuesto en el apartado anterior, es importante delimitar una zona de nuestra vivienda que únicamente se destine al trabajo. Esta debe ser confortable, estar bien iluminada y tener a nuestro alcance todos los materiales necesarios para trabajar.

Planificar el modo de trabajo

Para que nuestra rutina de trabajo sea verdaderamente eficiente, es imprescindible tener muy en cuenta este apartado. A la hora de organizar nuestro modo de trabajar y planificar las tareas a realizar, debemos tener en cuenta varios factores:

Las tareas prioritarias

Antes de iniciar la jornada diaria hay que anotar las tareas que se deben desarrollar ese día, diferenciando entre las prioritarias, es decir, aquellas que son más urgentes y corre más prisa en acabar o solucionar, y aquellas que tienen menos importancia.

Así se comenzará a realizarlas en orden y es más probable que dé tiempo a terminar lo prioritario y, si se puede, continuar con lo demás.

Además, en las primeras horas de la mañana la mente está más despejada, lo que facilita la concentración, por lo que también se debe tener en cuenta para comenzar con las tareas más difíciles.

Mantener el orden de las tareas

Para que nuestro trabajo tenga la calidad necesaria, lo más óptimo es evitar las multitareas, es decir, concentrarse en cada labor de una a una, dedicándole el tiempo necesario ya que, si intentamos hacerlo todo a la vez, nada nos saldrá bien.

Una de las ventajas del teletrabajo es sin duda la libertad en el modo de organizarse. Por ello, si inviertes la mayor parte de tu tiempo en las tareas más complicadas, podrás dejar el resto de la jornada para tareas secundarias, tales como contestar correos electrónicos, enviar y recibir llamadas laborales, y realizar otras tareas administrativas más mecanizadas.

La necesidad de desconexión

Por último, debemos tener en cuenta que no hay que dejarse llevar por un exceso de perfeccionismo y exigirnos demasiado, ya que podemos perder el tiempo con estas exigencias. Si el trabajo está bien hecho, es suficiente, no hay que dedicarle más tiempo ni pensar demasiado en él.

Es necesario para nuestro rendimiento y salud mental desconectar del todo en  nuestro tiempo libre y dedicarlo a disfrutar de actividades personales.